ALBUM PARA EL OLVIDO
REVISTA FERIA DE ECIJA – 2006
Autor: Rafael Cano

Rafael Cano Rodriguez EcijaNo son las cosas que desaparecen las que mas queremos, pero si las que mas precisamos.

Cuando comenzamos a hacer algo bueno por nuestra ciudad, ponemos los cinco sentidos, con un comienzo fugaz y una rápida visión de lo que queremos y donde lo necesitamos. De pronto agotamos nuestra voluntad y salta la chispa que parece quemarnos y la abandonamos al olvido.

Ya no recordamos como desapareció el asilo de ancianos, el tren, los salesianos, las bandas de música municipal y del Carmen, las ferias de Mayo y de Muestras, se está perdiendo el puente Hierro y hasta el agua del río Genil a su paso por nuestra ciudad, tan poco agua lleva, que la que contiene, parece salidera de alguna industria o fecales, siendo hediondas y contaminantes y por lo tanto inaprovechables. ¿Y pensar que años atrás los bañistas se tiraban desde el puente?.

Granada si recuperará este año el caudal del Genil , gracias a una inversión de 5.000 millones de pesetas. Nosotros seguiremos teniéndole reseco, dolido y olvidado.

Pero concentrándome en la desapariciones, comenzaré sobre la Banda Municipal de Música y la de Tambores y Cornetas del Carmen y Nta. Sra. Del Rosario, tan primordial e importante para nuestra Semana Santa, Reyes Magos, Carnaval, Pregones y otros actos públicos y religiosos.

La próxima semana de pasión, es posible que algunas hermandades ecijanas se quede si música o tendrá que ir ya contratando una banda para el desfile procesional de sus titulares y quizás a mayor precio.
La Banda Municipal de Música, fue creada el 14 de Septiembre de 1924, hoy cumpliría 70 años si no se hubiera desmoronado el año de 1976, estando en activo 52 años.
Esta agrupación, llego a concursar con otras bandas, cosechando grandes éxitos y puede decirse que fue la ultima en tocar en un entierro.

Otras de la Agrupaciones musicales fue la de Tambores y Cornetas, compuesta por jóvenes educados, que tan famosa se hizo que requerían sus servicios desde puntos muy distantes de Andalucía. Y por ultimo la Banda Nta Sra. Del Rosario, llamada también como la de Pablo, ultima en desaparecer, estando en activo mas de veintiocho años. Esta feria no escucharemos por las mañanas sus ya famosas dianas floreadas.

La música en Écija gusta mucho, tanto que es indispensable, sobre todo, en los desfiles procesionales, siendo esta un poderoso medio ambiental, para despertar a perezosos y también sintonizar con ella con el animo de quien la escucha, invitándole o recordándole que el Santísimo Cristo ó Maria Virgen está en la calle. Una muestra, la tenemos en la ausencia musical, el día de su peregrinar por las calles ecijana de la Patrona Virgen del Valle, que pareció no verse enterado nadie de su salida, con motivo de su restauración, pues lo escasos fieles que la acompañaban, unido a las casi desiertas acera, podía deberse quizás al chaparrón de calor de aquel 2 de Julio, al espectáculo ecuestre en nuestra plaza de toros, a la selección española en televisión, el día, la hora, la música o quizás sin pretenderlo a la mala organización.

La verdad fue que sólo asistió, un grupito de piadosas personas, con el alcalde de nuestra ciudad y que algunas de éstas fueron desapareciendo por las estrechas calles del nomenclátor ecijano.
Lo mismo sucedió aquel 23 de Noviembre del año 1985, cuando salió recién restaurado el Santísimo Cristo de la Salud de la iglesia de la Victoria, camino hacia San Gil. Seguramente en aquella ocasión, fuera el frió y el aire de la desapacible tarde, la causa de no concurrir en esas formaciones al estilo San Pablo.

Tampoco se les vió el pelo a los ecijanos en la procesión del pasado día 16 de Julio, festividad de Nuestra Sra. Del Carmen, dándose la circunstancia de que no le acompañaba ninguna banda de música.

Pero no ocurrió lo mismo el pasado día 24 de Mayo de este año 1994, festividad de Maria Auxiliadora, que sin ser domingo, los vecinos de Écija, si hicieron acto de su presencia dentro y fuera de las filas del desfile procesional, abarrotando calles y aceras, como pocas veces se había visto, dándose la paradoja de que la archicofradía contó con los servicios de dos bandas de música.

Esperemos que esta álbum del olvido sirva de recordatorio y entre todos aportemos siquiera un átomo de luz y hagamos perdurar lo nuestro para que no desaparezca.