AYER Y HOY DE LAS HERMANDADES Y COFRADÍAS ECIJANAS
POR D. RAMON FREIRE GALVEZ – 2002

4º.- DE DOS PLEITOS ENTRE LAS HERMANDADES ECIJANAS, EN RAZON DE SER UNA MAS ANTIGUA QUE OTRA.

Con independencia de que, la mayoría, de las Hermandades ecijanas se fundaron en la segunda mitad del siglo XVI, con escasa diferencia de años entre unas y otras, siempre ha sido un orgullo para cada una de ellas, mostrar y hacer pública, la mayor antigüedad de una respecto de la otra, con independencia de los privilegios burocráticos que ello conlleva.

     Con tanta pasión se defendió –creo que sigue defendiéndose igualmente, pero de forma menos apasionada al existir mayor número de publicaciones -, que se produjeron dos pleitos o litis entre tres hermandades ecijanas, sobre cual de ellas era más antigua. En los dos juicios, aparece la Hermandad del Santísimo Cristo de la Exaltación y Nuestra Señora de la Piedad (coloquialmente llamada Hermandad de la Piedad). En uno de ellos contra la Hermandad del Santísimo Cristo de la Sangre y en el otro con la conocida popularmente como Hermandad del Confalón.

     Respecto del primero, gracias a un legajo encontrado en Madrid, cuyo original obra en mi poder, concretamente a los folios 1-3, aparece la celebración de un Cabildo de fecha 27 de Marzo de 1746, en el que se da cuenta a los hermanos de la Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad y el Santísimo Cristo de la Exaltación, del resultado de la ejecutoria del pleito que se mantuvo con la Cofradía de la Sangre.
     Textualmente, el acta de dicho Cabildo, es como sigue:

     “EJECUTORIA DEL PLEITO QUE SIGUIO ESTA HERMANDAD DE NUESTRA SEÑORA DE LA PIEDAD Y EL SMO. CRISTO DE LA EXALTACION, CONTRA LA DEL CRISTO DE LA SANGRE, ESTE AÑO DE 1746.

     En la ciudad de Ecija, día veinte y siete de marzo, año de mil setecientos cuarenta y seis, estando en este Convento de Nuestra Señora de la Merced Calzada, del Real y Militar Orden Redención de Cautivos, convocados a son de campana, como lo han de uso y costumbre los hermanos de la Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad y el Santísimo Cristo de la Exaltación, para tratar y conferir lo conveniente al Servicio de Dios Nuestro Señor y de su Santísima Madre, y a la Conservación, aumento y lustre de nuestra Confraternidad y habiéndose exhortado a ello por el M.R.P. Fray Manuel Sánchez y Bañez, en su Doctor, y hermosa plática; por los hermanos y Diputados: FRANCISCO SANCHEZ, JOSE MARTINEZ DE LA ESCALERA, JUAN CAMPUZANO, PEDRO DIAZ, ALONSO RUIZ Y ESTEBAN MARTINEZ SU HIJO, presentes en este Cabildo a los hermanos que en él se hallan, para que les conste, y por su medio se comunique y llegue a noticia de los demás, como cosa tan importante, que mediante el favor divino han tenido buen efecto y feliz éxito los fervorosos deseos, impensas y fatigas con que se ha defendido la antigüedad y procedencia de esta confraternidad, de que injustamente pretendía despojarle la del Cristo de la Sangre, sita en el Convento de Religiosos Agustinos de esta dicha ciudad, pues demás de la Ejecutoria, que esta nuestra Confraternidad tenía desde el año de mil setecientos treinta y tres de su quieta e inmemorial posesión, ahora últimamente la ha obtenido en propiedad. De lo cual dichos hermanos diputados dan y repiten mil parabienes a todos los hermanos de esta Confraternidad, que aquí se hayan congregados, por sí y en nombre de los ausentes, y suplican dichos hermanos diputados a todos y cada uno de los demás hermanos, que después de tributar a Dios las debidas gracias imploren su amor por la paz, para que ahora con motivo de la presente victoria, ni en adelante sirviese nuestro anhelo y perturbación de partes de la dicha Cofradía de la Sangre sobre su mal apetecida procedencia, no se ofrezca escándalo u otra mala resulta, procurando siempre nuestros hermanos obviar todo inconveniente y usar de toda la moderación y prudencia que se requiere así en funciones públicas como en concursos particulares, huyendo de la jactancia y no contestando la provocación, y cuando (lo que Dios no permita) aconteciere que por los individuos de dicha Cofradía de la Sangre, o por cualquiera de ellos se nos vulnere de obra o palabra, o se nos intente perturbar nuestra antigüedad y precedencia, en tal caso nuestros hermanos o cualquiera de ellos con la mayor cordura amonesten y requieran a los contrarios se moderen y contengan, y si todavía no bastare esto, tomar testimonio o hacer testigos para justificación del lance y participarlo a nuestra Confraternidad convocándola a Cabildo, para deliberar en él la más segura y seria satisfacción Judicial, y por lo que en las funciones públicas pueda importar o contener violencias, siempre se vayan a ellas, llevando la Regla con dichas Ejecutorias, para si fuese allí necesario manifestarles a quién ignorándoles verdadera o afectadamente quisiere pervertir el orden. Y oído y entendido lo referido por los hermanos todos/de esta Confraternidad/ de conformidad, dando a Dios las debidas gracias y a los hermanos Diputados muchos agradecimientos, acordaron, que en todo y por todo se ejecute lo propuesto por los hermanos Diputados, y que cada cual de los que aquí concurren lo participe a los ausentes.”

     En cuanto al segundo de los pleitos que mantuvo la citada Hermandad de la Piedad, en esta ocasión contra la Hermandad del Confalón, igualmente respecto de la antigüedad de cada Hermandad, transcribimos, sin añadir nada de nuestra propia cosecha (como en la anterior transcripción), de su legajo correspondiente, encontrado de las investigaciones realizadas, la certificación original expedida en 22 de Abril de 1841 por el Escribano público Don Cayetano Muñoz Carrasco, expedido en papel con sello 4º de 40 Ms, año de 1841, conteniendo el sello central la siguiente letanía: “Isabel 2ª. P.L.G.D. Dios y la Const. Reyna de las Esp. 1841.”, cuyo tenor literal es el siguiente:

     “Antigüedad de la Hermandad del Stmo. Cristo de Confalón a la del Stmo. Cristo de la Piedad.- Yo el Infrascrito Escribano de S.M. en todavía Nación Española de esta vecindad, público de la misma, doy fe: Que por el Sr. Don José Joaquín Jiménez Pérez, Alcalde segundo Constitucional de esta Ciudad se ha expedido el certificado que con la las actuaciones que le subsiguen a la letra dicen:

     CERTIFICADO: D. José Joaquín Jiménez Pérez, Alcalde segundo Constitucional de esta Ciudad.- Certifico que en el libro de Juicios e Conciliaciones celebrados ante mi aparece el que a la letra dice.- En la Ciudad de Ecija a quince de Abril de mil novecientos cuarenta y uno años, el Sr. Alcalde segundo Constitucional, comparecieron a celebrar juicio de conciliación Antonio Castañeda y Juan Rodríguez, el hermano mayor y el secretario de la hermandad del Stmo. Cristo de Confalón demandando a José Romero y Ramos hermano mayor y Juan Romero Secretario de la del Stmo. Cristo de la Piedad sobre que estos presenten los documentos que acrediten su antigüedad para que en lo sucesivo se eviten las disputas que sobre ello han ocurrido en los años anteriores a cuyo fin hacían presentación de la de su hermandad. Los demandados contestan presentando la suya y otros documentos contestan presentando la suya y otros documentos para acreditar su antigüedad, en cuyo caso los hombres buenos que lo fueron por parte de los demandantes Don Francisco de Paula Arce y por la de la Piedad Don Juan Bautista Guerrero, Presbítero, dijeron: Que para orillar esta disputa con el conocimiento debido les parecía que cada una de las referidas hermandades, nombrasen por su parte una persona de su confianza, a quienes se entregaran todos los documentos, para que fijaran por escrito su dictamen sobre la antigüedad que se disputaba a cuya resolución se atuviesen y pasaren ambas hermandades para lo sucesivo. Los demandantes y demandados convinieron en este medio conciliatorio y en su congruencia Antonio Castañeda y Juan Rodríguez nombraron a Don Francisco de Paula Arce, nombrando al mismo efecto José Romero Ramos y Juan Romero a Don Mariano Fernández de Bobadilla, a quienes confirieron las facultades de compromisarios prometiendo estar y pasar por lo que las dos personas nombradas determinasen. En cuya virtud el Sr. Alcalde mandó se lleve a puro y debido efecto el convenio hecho condenando las partes a estar y pasar por lo que acuerden los Jueces compromisarios nombrados bajo la multa de quinientos R. de vellón y que se una el referido dictamen a este Juicio para que unidas salgan certificadas franqueándose copias a las hermandades que las pidan, concluyéndose este acto que firmaron.- José Joaquín Jiménez Pérez.- Juan Rodríguez.- José Ramos.- Juan Romero.- Francisco de P. Arce.- Juan Bta. Guerrero.- Es copia conforme a su original que obra en mi poder a que me refiero.- Ecija diez y seis de Abril de mil ochocientos cuarenta y uno.- José Joaquín Jiménez Pérez.-

     NOTIFICACION Y ACEPTACION.- En Ecija a veinte de Abril de mil ochocientos cuarenta y uno.- Yo el Escribano leí íntegramente el anterior auto inserto al certificado que antecede al Sr. Don Mariano Fernández de Bobadilla, quien enterado dijo acepta el nombramiento de Juez árbitro que se le hace, se obliga a su desempeño bien y fielmente y en corroboración lo firma y le di copia literal.- Doy fe.- Mariano Fernández de Bobadilla Muñoz.- Sucesivamente yo el Escribano hice igual notificación que la antecedente dando copia literal del anterior certificado a Don Francisco de Paula Arce de esta vecindad, Juez compromisario nombrado por las partes y quien aceptó el encargo y ofreció desempeñarlo bien y fielmente y lo firma doy fe.- Francisco de Paula Arce.-

     LAUDO.- En la ciudad de Ecija a veintiuno de Abril de mil ochocientos cuarenta y uno.- Los Sres. Don Mariano Fernández de Bobadilla y Don Francisco de Paula Arce, de este vecindad, Jueces compromisarios nombrados en este negocio por mi el Escribano dijeron: Que penetrados de la cuestión de procedencia y antigüedad promovida entre la hermandad de Columna y Azote, que modernamente se denomina de Confalón, establecida en la Iglesia que fue Convento de la Victoria y la de Ntra. Sra. de la Piedad, Stmo. Cristo de la Exaltación, establecida en la iglesia que fue Convento de mercenarios calzados, cuyo cargo de Jueces tienen aceptado, han convenido en que el orden de antigüedad debe reglarse por las fechas respectivas de las referidas hermandades, las cuales inspeccionadas resulta que en una carpeta de la reglas de la Piedad expresa ser en el año de mil quinientos sesenta y siete en cuyo número cinco del quinientos se advierte alguna enmendadura pero de esta fecha, no se hace caso, por no tener autorización alguna. Al final de esta regla se hace la aprobación del Provisor de Sevilla don Martín de Acosta en dieciséis de marzo de mil, que no se entiende la palabra que sigue por una mancha del papel y setenta y siete.- A continuación se hace una ratificación del Provincial del Convento Fray Pedro Carrillo fechada en igual año de mil quinientos setenta y siete y más adelante una reforma de capítulos de la regla practicada en veinte de septiembre de mil setecientos ochenta y nueve, autorizada por Fray José García, Comendador, Fray Juan Tortolero, Fray Fernando del Rey y otros, en la cual se expresa terminantemente que la regla fue aprobada en el año de mil quinientos setenta y siete, por lo tanto esta es la fecha que se fija a esta Hermandad. Y la de Confalón presentó una copia autorizada de su regla por la que conste fue aprobada por el Provisor de Sevilla el Dr. Mejía de la Zenda y autorizada en doce de diciembre de mil quinientos y setenta años, y a su vez hay una autorización o declaración hecha en treinta de marzo de mil seiscientos veinte y cuatro por el Dr. Juan de Checa, Canónico de la Iglesia de Sevilla y Visitador General del Arzobispado, en que dicho Sr. declara que por hallarse viejo y en mal estado el original primitivo fue sacado este traslado y que está exactamente trasladado y corregido con su original cuya declaración se haya también autorizada por el Notario de la visita Lorenzo de la Peña. En cuyo virtud se fija por época de su creación el citado año de mil quinientos setenta. Por lo tanto fallaron que el derecho de antigüedad y presidencia compete a la Hermandad de Confalón en todas las procesiones y actos en que concurran reunidos, sin que la Hermandad de la Piedad ponga obstáculo ni impedimento alguno, reservando a ambas corporaciones el derecho de presentar los documentos que crean oportunos para manifestar el que tengan en contrario de este laudo, que si justos y convincentes los hayamos, lo revocaran y dictaran la providencia que corresponda, pero entre tanto que cosa en contrario presenten, mandaron que se observe lo aquí dispuesto condenando a la parte inovediente, en los quinientos M que impusieron de multa en el juicio que antecede. Así lo expresaron, mandaron y firmaron de que doy fe.- Francisco de P. Arce.- Mariano Fernández de Bobadilla.- Cayetano Muñoz y Carrasco.-

     NOTIFICACION.- En Ecija a veintidós de Abril de mil ochocientos cuarenta y uno.- Yo el Escribano leí íntegramente el anterior laudo y di copia literal del mismo a Antonio Castañeda, hermano mayor de la Hermandad del Stmo. Cristo de Confalón, de esta Ciudad y no firma por no saber, lo hace a sus ruegos como Secretario Juan Rodríguez de esta vecindad, doy fe.- Firmado.- Juan Rodríguez.- Muñoz.

     OTRA.- Y también en citado día, mes y año, yo el Escribano hice igual notificación que la antecedente a Juan Rodríguez, Secretario de la Hermandad del Stmo. Cristo de Confalón y lo firma doy f e.- Juan Rodríguez.- Muñoz.

     OTRA.- Siguientemente yo el Escribano leí íntegramente el laudo anterior y di copia del mismo a José Ramos hermano mayor de la del Stmo. Cristo de la Piedad y lo firma.- Doy fe.- José Ramos.- Muñoz.

     OTRA.- En Ecija en el propio día, mes y año, yo el Escribano leí íntegramente el anterior proveído y copia del mismo a Juan Romero, Secretario de la antedicha hermandad y lo firma.- Doy fe.- Juan Romero.- Muñoz.

     Las diligencias insertas están conformes con su original que por ahora obran en mi poder a que me remito. Y para que conste, a solicitud del hermano mayor del Stmo. Cristo de Confalón Antonio Castañeda, pongo el presente que signo y firmo en la Ciudad de Ecija a veinte y dos de Abril de mil ochocientos cuarenta y uno.- Firmado, signado y rubricado.- Cayetano Muñoz y Carrasco.”

     No cabe duda, que de haberse encontrado por los “jueces” nombrados en el pleito que antecede, el documento que al capítulo I hemos transcrito (Decreto del Arzobispado de Sevilla de 1623), y que obraba en el interior del Libro de Difuntos de la Parroquia Mayor de Santa Cruz, no hubiesen tenido necesidad de revisar los documentos aportados por las Hermandades, dado que del susodicho Decreto Arzobispal, la fecha de aprobación de las reglas respectivas de cada Hermandad, que, en definitiva, fue el dato en que se basaron dichos “jueces” nombrados, para determinar como más antigua a la Hermandad de Confalón, podemos comprobar que esta tiene, como fecha de aprobación en sus reglas, la de 12 de Diciembre de 1570, mientras que la de la Piedad, tiene como tal fecha, la del 16 de Marzo de 1577, es decir, en ambas, las mismas que aparecen en las reglas examinadas por “jueces” dirimentes de tal controversia.