AYER Y HOY DE LAS HERMANDADES Y COFRADÍAS ECIJANAS
POR D. RAMON FREIRE GALVEZ – 2002

INTRODUCCION

En este breve, pero sentido epílogo, quiero dejar nuevamente constancia de mi agradecimiento a todos aquellos amigos, personas y entidades, que me han ayudado, para que sea posible la edición del presente; tanto en cuanto a alguno de los documentos que han hecho llegar a mi poder, como de los numerosos testimonios gráficos, inéditos la mayoría de ellos, y que guardaban celosamente en sus cofrades hogares; recuerdos de momentos vividos personal y familiarmente por los mismos, cerca de sus titulares; testimonios que, muchos de ellos, nos acercará a lo que fueron nuestras Hermandades y Cofradías en el siglo XX, así como, estoy seguro de ello, que, algunos de dichos testimonios, nos hará desprender sentidas lágrimas en recuerdo de nuestros antepasados, y que servirán, sin duda alguna, para demostrar el agradecimiento y orgullo de haber recibido de ellos, lecciones de amor y cariño hacia los titulares de nuestras advocaciones cofrades.

Deberá quedar claro en todo momento, que no pretende esta publicación sentar “cátedra cofrade” en momento alguno, como nunca lo he pretendido con ninguna de mi publicaciones, pero si pueden estar ustedes seguros, pertenezcan o no al mundo cofrade ecijano, que la única idea y fin que me ha movido a ello, como hice constar en la introducción, ha sido el de aglutinar, en un sólo libro, cuantas publicaciones sobre este mundo, se han realizado a lo largo de casi quinientos años y que han podido llegar a mis manos, para que, en primer lugar, sepamos agradecer el legado religioso, histórico y artístico que nos dejaron cuantos nos antecedieron, y en segundo lugar, que sepamos mantenerlo, defenderlo y ampliarlo para que, las futuras generaciones, puedan recibirlo, difundirlo, conservarlo y aumentarlo, pues con ello no haremos más que cumplir con nuestra obligación de ciudadano de Ecija, que es título del que solamente nosotros podemos hacer uso, aunque es cierto y de justicia reconocer, que muchas personas, no nacidas en esta bendita, cristiana y mariana tierra, hicieron de ella su pequeña patria y la defendieron y defienden como lo pueda hacer el mejor de los ecijanos.

Sólo me queda ya, invitarles a que disfruten con esta publicación, y pedirles disculpas por cualquier error u omisión que, en su redacción, haya podido cometer, que en todo caso, habrá sido involuntaria.

Ramón Freire Gálvez.