DIARIO ECLESIASTICO, NECROLOGIO Y SOCIAL EN LA IGLESIA MAYOR DE SANTA CRUZ (1623 – 1835)
D. Ramon Freire Galvez (Edición 2.000)

DEL LIBRO 7 - Se inicia en el año 1695

Páginas 5 vta. a 8 vta.- 1 de Mayo de 1782.

HONRAS QUE EL VENERABLE CLERO DE ESTA CIUDAD DE ÉCIJA, HIZO AL EMINENTÍSIMO Y EXCMO SR. DON FRANCISCO XAVIER DELGADO Y BENEGAS, POR LA GRACIA DE DIOS, PRESBÍTERO CARDENAL DELGADO, PATRIARCA DE LAS INDIAS, GRAN CANCILLER DE LA REAL DISTINGUIDA NUEVA ORDEN ESPAÑOLA DE CARLOS III, DEL CONSEJO DE ESTADO DE SU MAJESTAD, SU LIMOSNERO Y PRO CAPELLÁN MAYOR, VICARIO GENERAL DE LOS REALES EJÉRCITOS DE MAR Y TIERRA Y ARZOBISPO DE SEVILLA. En la ciudad de Écija, habiéndose juntado el venerable clero en la Iglesia de Nuestra Señora Santa María, a efecto de elegir diputado para las honras de Nuestro Eminentísimo Prelado, la que presidió el Sr. Licenciado Don Jospeh Bentura Díaz Azpeitia, Vicario de esta ciudad, beneficiado de la Iglesia de Santa Bárbara, Juez subdelegado de Cruzada y Administrador de Rentas decimales de esta Vicaría, juez de testamentos, Abogado de los Reales Consejos, se leyó una carta orden del lltmo. Sr. Deán y Cabildo de la Santa Metropolitana y Patriarcal Iglesia de la ciudad de Sevilla (sede vacante), en la que se manda se hicieran honras por dicho Eminentísimo Prelado, que había fallecido en la villa y corte de Madrid el día once de Diciembre del año próximo pasado de 1781; por lo que se nombraron por dicho señor Vicario y clero por tales diputados a Don Juan de la Vega, beneficiado presidente de Santiago, a Don Pedro Díaz, beneficiado presidente de Santa Cruz; a Don Francisco Ariza, cura de dicha iglesia de Santiago y a Don Ignacio de Alba y Avilés, presbítero, Comisario originario del Santo Oficio de la Inquisición de la ciudad de Córdoba, clérigo de la Iglesia de Santa María y cuyas exequias se determinaron para el día 27 y 28 de febrero de este año de 1782, para lo que por dichos diputados se mandaron imprimir esquelas para el convite de comunidades, universidad, Ayuntamiento, el que evacuado en la tarde del día 27 de dicho mes de febrero, concurrieron todas las comunidades a cantar vigilia y responso en la Iglesia Mayor de Santa Cruz (a excepción de los Padres Predicadores Gerónimos y Carmelitas Descalzos, que se excusaron por no permitirlo sus leyes, aunque se les dejó esquela para el doble y asistió el de Carmelitas con los demás prelados en la mañana del día 28), dándoseles a dichas comunidades la expresada tanda de velas de a dos onzas y a los prelados de a cuarterón, y al venerable clero, universidad y Ayuntamiento se les dio por la mañana de a cuarterón, juntamente con los prelados de las Comunidades y asimismo al pertiguero, sacristanes, cruceros, monaguillos, campanero, seminarios y a los sacristanes y cruceros de las demás parroquias, para lo que se hizo un túmulo de tres cuerpos, cuya armazón queda en esta Iglesia, el que se revistió de damascos carmesíes, poniendo en el último cuerpo dos almohadas de terciopelo del mismo color y encima las tres mitras que obtuvo, que fueron la de Canarias, Sigüenza y Sevilla, y el báculo pastoral con muceta y sombrero con las borlas de Cardenal y vara de plata al lado siniestro: y en el segundo cuerpo las armas de dicho señor Eminentísimo con su pabellón, que queda en el archivo de esta Iglesia, cuyo túmulo se vistió con candeleros de plata y cera amarilla de a dos libras cada una y alrededor del túmulo ocho hacheros, con cirios de a seis libras cada uno blancos, y en el altar mayor seis cirios de a cuatro libras, dos para los hacheros de a seis y dos velas de a media libra para la cruz y dos codales para los ciriales y dos velas de a libra para cada altar de cera blanca; ofició y dijo la misa dicho señor Vicario y este convidó de vestuarios a Don Cristóbal de Arroyo y Carmona, cura y beneficiado de esta iglesia y a Don Gregorio Serrato, presbítero y los diputados convidaron las capas que fueron cuatro, dos del clero y dos de la universidad, siendo orador de esta función don Fernando Tirado y Rojano, presbítero de la iglesia de señor Santiago el Mayor de esta ciudad y concluidas las honras en el siguiente día primero del mes de marzo, fueron dichos diputados con el pertiguero en coche a dar las gracias a las comunidades, universidad y cabildo, dejándoles papeletas a cada uno y yendo asimismo a las casas capitulares.

GASTOS

Al ministro o alguacil eclesiástico por la cobranza de las pólizas 005
Del costo de las armas y porte 045
De la impresión de esquelas y papeletas 015
De los coches para convidar y dar las gracias 044
De traer y llevar los candeleros, bancas, hacheros y demás 022
De mandados 024
De docena y media de bizcochos de polvorón 020
De cuartilla y media de vino 010
De los sacristanes de esta iglesia por hacer los coros de las comunidades 006 De los derechos de los ministros de esta iglesia repartidos según
memoria del colector 086 De los derechos de la música por su asistencia a las dos funciones
de la tarde y mañana 080
Al Sr. Vicario por la misa 008 De poner y quitar el túmulo, vestirlo con costo de clavos, alfileres, etc., y
salario del que lo custodió y encendió, a quién se dieron diez reales 088
De ochenta y tres libras de cera a diez reales que resaltaron en dicha función 830
Por el alquiler de la cera amarilla 040
Por el alquiler de la banca gruesa 010
Del sermón 240

Importan dichas partidas mil quinientos setenta y cuatro reales de vellón, cuya cantidad se repartió entre las fábricas de las iglesias de esta ciudad, a excepción de la de San Gil, que a nada concurrió. Por dicho señor Vicario, quién lo firmó con dichos diputados, en primero del mes de marzo de mil setecientos ochenta y dos años.- Ldo. D. Josef Ventura. D. Juan Díaz de la Vega.- Azpeitia Díaz. D. Francisco Xavier de Ariza.- Pedro Díaz de A. Ignacio de Alba y Avilés.

Página 32.- 21 de Marzo de 1783.

En veinte y uno de marzo de mil setecientos ochenta y tres años, el parroquial de esta Iglesia Mayor de Santa Cruz de la ciudad de Écija, sepultó el cadáver de un hombre que falleció de muerte violenta y su cuerpo era de más de dos varas, color blanco, cariaguileño, ojos grandes, pelo corto, la vestimenta chaleco azul de laberinto, chupín y calzones de jergueta.Borja.

Páginas 65 a 69 vta.- 4 de Noviembre de 1784.

Junta celebrada por los curas y beneficiados de esta Iglesia Mayor de Santa Cruz el día 4 de Noviembre de este año de 84, a consecuencia de cierto acuerdo del Ayuntamiento de esta ciudad en que se leyó dicho acuerdo y su proposición hecha en el día 3 del dicho mes y año, cuyo tenor es el siguiente:

PROPUESTA: El Sr. D. Francisco de Murcia expone a la ciudad le parece cosa extraña, el que no habiendo faltado nunca este Senado a la atención y buena armonía que corresponde con la Parroquia de Santa Cruz, habiendo pasado la ciudad y nobleza a dar gracias a Dios Nuestro Señor por el feliz parto de la Serenísima Princesa de Asturias, al tiempo de retirarse de dicha parroquia, notó que el reverendo clero no salió a despedir hasta la puerta de la calle, lo que acaso sería algún descuido y siendo esto digno de reparo en la atención que se merece el Senado y nobleza en una pública función.

ACUERDO: La ciudad, hecha cargo de la proposición hecha por el caballero decano, acuerda que por uno de los presentes escribanos se pase oficio al parroquial de dicha iglesia, de quién espera, que hecho cargo de la adjunta proposición se sirva en lo venidero se enmiende esta falta, para que siendo recíproca la atención entre el Ayuntamiento y Parroquial, siga la buena armonía que debe haber, trayendo al primer Cabildo la respuesta que se diese para determinar lo conveniente.

RESPUESTA DE ESTE PARROQUIAL: La que en dicho día se entregó a Ignacio Prieto, Escribano de Cabildo, recogiéndose recibo:

Hecho cargo este congreso parroquial del expresivo del testimonio que se le hizo presente y penetrado del más vivo dolor, de que nada le basta, para vivir en la satisfacción de que evacua cuantas políticas arbitra en obsequio al digno mérito de tan respetable cuerpo, como que es de su propio honor cuanta veneración le de y por otro lado no dejando de penetrar, que el mismo Ayuntamiento ha empezado a escasearle a este parroquial y a otros cuerpos eclesiásticos algunos oficios, que hasta aquí le había dispensado y les dispensaba por estilo político, sin que de alguna se haya quejado, ni representado a la ciudad el haberlo siquiera conocido, por no ello haber dejado de seguir el ceremonial urbano de loable estilo y costumbre y considerando que a este congreso no le arguye el dictamen de su razón en la falta de política, porque esta misma acción se la guía la reputación de la ciudad, que en el mismo sitio, en que la parroquia recibe y despide al cuerpo de su ayuntamiento, la deportación de el recibo a las comunidades sagradas del clero secular y regular cuando lo hace y asegurado al mismo tiempo en la práctica inconcusa. antigua y inmemorial, que nunca se ha despedido sino a las mismas puertas de la Iglesia, pues la novedad que ahora hay para este reparo pende de estar demolida la principal iglesia, que se está obrando ha tiempo de nueve años y solo en este tiempo se recibe y despide en el pórtico continuo a la iglesia que hoy se usa, de la cual a la media un atrio que carece de todo reparo y por la obra incómoda en cuyo tiempo de los nueve años sin intermisión se ha recibido y despedido a la ciudad en el mismo sitio y no ha manifestado el muy Ilustre Ayuntamiento extrañeza alguna, conociendo que el recibir y despedir en el es seguir la práctica antigua de hacerlo en la puerta del templo, desde luego no innovando en esta práctica y con deseo de aquietar al muy Ilustre Ayuntamiento en el más leve escrúpulo de que se haya notado este parroquial, ofrece al Ayuntamiento en satisfacción a su queja, que haciendo la descripción más ajustada al sitio y la narración más cierta de la práctica la presentará al Real y Supremo Consejo de Castilla o a donde corresponda, para que su alta comprensión le de un ceremonial que obliga así al Ayuntamiento como a esta parroquial, al que se sujeten para evitar en lo sucesivo motivos de esta naturaleza; que es lo que puede responder en este particular, mandando se pusiera por acuerdo y que el Sr. Beneficiado Secretario diera testimonio de él para el muy Ilustre Ayuntamiento, firmándolo todos los concurrentes conmigo el Secretario de que doy fe.- Pedro Díaz de Aguilar.- Don Juan Josef de Carmona.- D. Manuel Gil de Bonilla.- Josef Rodríguez Borja.- Rodrigo Galván.- Manuel Joaquín de Bonilla.- Cristóbal Arroyo y Carmona.- Josef María Arroyo.- Por acuerdo de los beneficiados y curas de esta Iglesia Mayor de Santa Cruz.- Josef de Morales y Mendoza.Beneficiado secretario.

Y luego inmediatamente se determinó por este parroquial se escribiese al Sr. Don Pedro Joaquín de Murcia del Consejo de Su Majestad, con inserción del acuerdo de la ciudad y nuestra respuesta, para así prevenir cualquier intempestivo recurso que pudiera demorar fuesen atendidas nuestras razones y fundamentos y que como patricio y afecto a este parroquial dispusiese lo más conveniente a la conservación de su honor. Y asimismo se dispuso y ordenó de común acuerdo se pusiera lo dicho en noticia de nuestro Excmo. Prelado, todo lo que efectuado, habiéndose leído en el cabildo que celebró el Ilustre Ayuntamiento en el día nueve del presente mes y año nuestra respuesta y persuadido el Caballero Regidor Don Pedro Albornoz por tan claras razones, en que nada había faltado este parroquial a la atención debida al Ayuntamiento, procuró hacerlas patentes para sosegar el ánimo de al-unos caballeros capitulares, que aún quedaban con algún escrúpulo en esta materia; por lo que se determinó por el Ayuntamiento se le confiriese al mencionado caballero capitular Don Pedro de Albornoz, todas las facultades para que tratase este particular con el parroquial y habiéndose acercado a este fin, se reiteró por los individuos de este clero la expresión de los fundamentos contenidos en nuestra respuesta y además que nuestras leyes no nos permitían extenderemos a más de lo que ejecutábamos, pues por el Sínodo de este Arzobispado celebrado con las licencias y aprobación del Real Consejo, se nos prohibía, que con sobrepelliz vagueásemos fuera de las iglesias o cementerios, por ser vestimenta propia y determinada por la Iglesia para los oficios sagrados y sólo se nos permitía ir vía recta desde nuestras casas a dichas iglesias o cementerios o bajo de nuestra cruz parroquial, por lo que si el Ilustre Ayuntamiento apetecía se le contentase en el modo que insinúa su acuerdo, lo haría este parroquial con manteo y bonete, y habiéndose expresado por el mencionado Don Pedro de Albornoz que por alguno de los caballeros capitulares se quería poner por regla de nuestras políticas a las comunidades religiosas y en especiales del Sr. San Pablo, que el día de su festividad salían hasta la esquina y calle que sale o va a dicho Convento, se le respondió que las comunidades religiosas recibían donde nosotros, desde las puertas de su iglesia y que si llegaban hasta la que sale a la calle era por componerse de muchos individuos y que la de San Pablo salía a dicho sitio en el día de la fiesta de este Sagrado Apóstol, bajo de la cruz, para entregarla al Preste que venía presidiendo dicha procesión, y que aún dado caso se excediesen todas las comunidades religiosas en este modo de política, no debía de servirnos de regla, porque cada una tiene y conserva su estilo. Además de que porque lo que va referido, los religiosos pueden hacerlo (aunque no lo hacen) porque el hábito que usan es uno mismo para la Iglesia y divinos oficios. Últimamente se le hizo presente a dicho caballero comisionado, que este parroquia] al tiempo que procuraba excederse en sus atenciones, experimentaba una grande escasez en las que había merecido al Ilustre Ayuntamiento; quedando convenidos en que seguiríamos el ejemplo que en este particular nos dice el Ayuntamiento por medio de sus diputados; y que para mayor crédito de nuestra atención a tan ilustre cuerpo, saldríamos a recibirle y despedirle hasta el arco inmediato a la puerta de la iglesia, habiéndose formado una proposición con las expresiones más rendidas y afectuosas, para que a nombre de este parroquial la presentase al caballero apoderado a la ciudad, pidiendo su licencia para pasar a las Casas Capitulares y reiterarla personalmente, dándole gracias por haberse servido manifestar la buena armonía que quería seguir el Ayuntamiento con este Parroquial por el poder conferido a dicho Don Pedro Albornoz, el que habiendo manifestado a los caballeros capitulares el convenio referido y lo contenido en la proposición, se mandó por la ciudad avisar a el parroquia] que para este efecto tenía nombrados por diputados a los Sres. el Doctor Don Manuel Gil de Bonilla, cura de esta Iglesia y beneficiado propio de la de Santa Bárbara y a Don Joseph de Morales, beneficiado de esta. los que con el pertiguero pasaron al Cabildo, ejecutándose como expresa el acuerdo siguiente de la ciudad:
ACUERDO DE LA CIUDAD: La ciudad enterada de lo expuesto por el Sr. Don Pedro Albornoz, acuerda se de aviso al venerable clero de la Parroquia de Santa Cruz, para que cuando guste venga a la Sala Capitular su diputación, a quién espera con mucha satisfacción y habiéndose pasado la noticia, se presentaron inmediatamente en las casas capitulares los Sres. Don Manuel Gil de Bonilla y Don Jospeh de Morales, de que avisaron los porteros de maza y saliendo algunos capitulares y jurados a recibirles, entraron y tomando asiento al lado derecho del caballero decano, repitieron las mismas expresiones que había hecho el Sr. Don Pedro Albornoz, añadiendo otras muestras políticas y cariñosas, que oídas por el Ayuntamiento correspondió con iguales muestras de atención, dándoles muchas gracias por su buena correspondencia, expresando que nunca dudaron de su afecto y quedando enteramente satisfecho, se retiraron los caballeros comisionados por el venerable clero, quedando a su despedida la misma política que cuando entraron, y para ratificar más y más lo acordado, nombra la ciudad a los Señores Don Juan de Flores, Don Pedro Albornoz, Regidores y Don Francisco de Vera, Jurado, para que inmediatamente pasen a la Iglesia de Santa Cruz en calidad de diputados y en nombre de la misma den noticia al reverendo clero de este acuerdo.

OTRO ACUERDO: Respecto a que se nota, que el campanero de dicha iglesia no tiene el cuidado que corresponde en tocar la queda y rematarla a las horas debidas, ni manejar el reloj como debe, de forma que anden las horas como corresponde para el gobierno del público, se encarga igualmente a la diputación que debe pasar a dar noticia del acuerdo antecedente, hagan presente a los reverendos curas la falta de no cumplir con su obligación dicho campanero, suplicándoles se sirva mandarle cumpla con la obligación de su ministerio, por lo que con ello se interesa el gobierno del pueblo.

Enterado este parroquial en la venida de los caballeros diputados de la ciudad, se dispusieron para recibirles por medio de sus diputados y otros beneficiados y eclesiásticos presbíteros de dicha iglesia y el pertiguero con su garrocha y lo ejecutaron con las mayores expresiones de atención y política, y enterados en el contexto del último acuerdo, determinaron llamar al campanero, al que se le amonestó previniéndole que de no enmendarse se daría cuenta al Sr. Provisor y que todo lo referido se pusiese en el libro de acuerdos de este Parroquial, como también la respuesta del Sr. Don Pedro Joaquín de Murcia, quién en vista de estar ya cortado este asunto, de lo que se le dio aviso, correspondió a este Parroquial con los más expresivos ofrecimientos en su favor.

Página 74 y vta.- 31 de Diciembre de 1784.

En la Fiesta de la Purísima Concepción de Nuestra Señora que el muy Ilustre Ayuntamiento de esta ciudad hace el día octavo, con asistencia de Parroquias y Comunidades, habiéndose juntado en la Parroquia de Santa María, para venir en procesión como es estilo, desde dicha iglesia a esta Mayor de esta ciudad y dando principio a llover, por el Mayordomo de la Universidad se propuso a dicho Ilustre Ayuntamiento si le parecía se celebrase en dicha Iglesia la fiesta por no permitirlo el día y fue respondido por el Sr. Corregidor no se le ofrecía reparo, siempre que conviniera en ella este Parroquial y para asegurarse más y usando de la política acostumbrada, vino al coro de dicha Iglesia Don Francisco de Murcia, decano de dicho Ayuntamiento e hizo por sí la propuesta en vista de la del Mayordomo de la Universidad y presente todos los beneficiados de esta Iglesia Mayor se dieron las gracias a dicho caballero _ Regidor por su atención y que desde luego, atendiendo a un motivo tan justificado, eran gustosos se celebrase la función en dicha Iglesia de Santa María, como allí se ejecutó, asistiendo el pertiguero de esta Iglesia Mayor, que había ido para la procesión con el Parroquial y remitiéndose a esta Parroquia Mayor de Santa Cruz la ofrenda, que en dicho día hace el muy Ilustre Ayuntamiento.

Página 81.- 9 de Mayo de 1785.

En el día nueve del mes de Mayo de mil setecientos ochenta y cinco años se leyó un memorial por este Parroquial de la Iglesia Mayor de Santa Cruz, dirigido a él y firmado por Don Diego María Fernández de Oropesa, Presbítero, dignísimo Prepósito de la venerable Congregación de San Felipe Neri” , pidiendo licencia para que por horas se permitiese asistir dos hermanos de dicha Congregación con luces en las manos ante el Augustísimo Sacramento el día destinado para su veneración por la Iglesia, desde que se manifieste Su Majestad hasta que diese principio la procesión; a que por este Parroquial se correspondió pasando un beneficiado a dar las gracias por tan devotísimo modo de pensar y mandando se pusiese por acuerdo en el libro destinado a este fin, firmando la respuesta todos los beneficiados. Borja.

Página 101.- 30 de Agosto de 1785.

HONRAS QUE EL VENERABLE CLERO DE ESTA CIUDAD DE ÉCIJA HIZO AL SERENÍSIMO SR. DON LUIS ANTONIO JAIME DE BORBÓN’ , INFANTE DE ESPAÑA, CARDENAL Y ARZOBISPO QUE FUE DE SEVILLA Y DE TOLEDO, EN LOS DÍAS 16 Y 17 DE SEPTIEMBRE DE 1785.

En la ciudad de Écija a 30 de Agosto del mencionado año, habiendo antecedido citación del Sr. Vicario a los diputados de las Iglesias Parroquiales se juntaron en la de Nuestra Señora Santa María y se leyó una carta del Secretario del Excmo. Sr. Don Alonso Marcos de Llanes y Argüelles, Arzobispo de esta Diócesis, por la que en virtud de orden superior con que se hallaba para que se celebrasen honras por el Serenísimo Sr. Don Luis Antonio Jaime de Borbón, Infante de España. Cardenal de la Santa Iglesia Romana y Arzobispo que fue de la Diócesis de Toledo y Sevilla, manda a el Clero de esta ciudad las ejecutase según estilo y costumbre, obedeciendo lo mandado se pasó a nombrar diputados que dispusieren todo lo correspondiente a dicha función y con efecto se eligió a los Sres. Don Christóbal García de Ortega, Beneficiado de la dicha Iglesia de Santa María, Don Francisco Duarte de la Escalera, Cura de la de San Gil; Don Pedro Díaz de Aguilar, Beneficiado Presidente de la Mayor de Santa Cruz y Don Joseph Ximénez de Henestrosa, Mayordomo de fábrica de dicha Iglesia, los que admitieron dicho nombramiento y confiriendo el modo más acertado de evacuar su comisión, ofreciéndose en el la el reparo al modo y color en que había de vestirse el túmulo y que insignia o distintivo habían de fijarse en él, por no haber muerto en la actualidad de ocupar la Silla; se resolvió recurrir a Don Pedro Díaz, Sacristán Mayor de la Catedral de Sevilla para que informase y resolviese los puntos que se le consultaban a que contestó diciendo que el túmulo debía ser todo de negro y que no debían ponerse las insignias de mitra, báculo y capelo y que la misa debía cantarse de “die obitus” con la oración “inclina domine” y arreglándose la Junta a este dictamen se celebraron las honras en días 16 y 17 de Septiembre de este año de la fecha, a lo que precedió el convite a las comunidades por esquelas y visita a el Ilustre Ayuntamiento solamente para la función de la mañana y para esta y la tarde anterior a las mencionadas comunidades y a la venerable universidad en su mayordomo y al Sr. Vicario para el clero, para que todos estos cuerpos eclesiásticos se uniesen en la mencionada Iglesia Mayor a cantar el oficio de vigilia y misa, y para que esta que celebró el clero se suplicó a los Reverendos Prelados su asistencia y concluida la función los señores diputados en coche y con el pertiguero pasaron a dar las gracias en el modo que antes se había hecho el convite.

TÚMULO: El túmulo se hizo de tres cuerpos, cuya armazón queda en esta Iglesia. Se situó a el lado del Evangelio, vistiose de balletas negras y en el último dos almohadas, un crucifijo y a el pie una calavera con dos bujías. En los otros dos cuerpos se repartieron diez y ocho blandones de plata con cirios de a dos libras de cera blanca y en pavimento ocho hacheros con cirios de a libra y dos del mismo peso en los dos inmediatos a el altar mayor; en los seis blandones de este, igual número de cirios de a tres libras y cuatro velas de a media libra para la cruz de dicho altar y dos codales para los ciriales y de los altares del cuerpo de Iglesia se pusieron dos velas de a media libra. A las comunidades se les repartió velas de a dos onzas en la tarde que cantaron la vigilia y de acuarterón a los prelados y en la mañana. para el responso, también de cuarterón a el clero, ciudad, prelados, ministros de esta Iglesia y los que de otras concurrieron. El Ayuntamiento volvió su cera concluido el responso pero el clero la devolvió a la Sala Capitular de dicho Ayuntamiento donde se quedó.

MISA: La misa se convidó al Sr. Vicario el que por sus habituales accidentes no la admitió y se pasó a casa del Sr. Don Juan González de Mendía. Cura de Santa Bárbara y beneficiado propio de la de San Juan que se convino a decirla y nombró por sus asistentes a el altar a Don Juan de Aguilar. Beneficiado de Santa María y a Don Blas López de la Peña. Notario de Rentas decimales, este por el clero y el otro por la universidad. Y del mismo modo las cuatro capas en vigilia y misa. No hubo sermón por no haber estilo cuando el difunto no es actual Arzobispo.

De la impresión de esquela 030 reales
De la docena y media de bizcochos de polvorón 033 id
De media arroba y media cuartilla de vino 019 id
De la música 080 id
A el colector de obtenciones para los ministros de esta iglesia 086 id
De la limosna de la misa 008 id
A dos sacristanes de otras Iglesias para repartir la cera 010 id
De los mandados 046 id
De formar el túmulo, clavos, alfileres 104 id
De las ballestas para cubrirlo 052 id
De armar los coros para las comunidades 006 id
Del porte de dos cartas 001,60 id
Del coche para los convites 060 id
Del gasto de cera de quema y alquiler 950 id
A el alguacil de la vicaría por la cobranza de las pólizas 005 id Del mayordomo que se ha entregado en los muebles que han servido en horas y cuidado de la plata y cera de ocho días 048 id

Componen dichas partidas 1.538.6 reales.

Componen las dichas partidas mil quinientos treinta y ocho reales y seis maravedíes, cuya cantidad se repartió entre las fábricas de las Iglesias de esta ciudad, a excepción de la de San Gil que no concurre a estos gastos, en cuyos términos firmamos esta cuenta los mencionados señores vicarios y diputados en Écija a 19 de Septiembre de 1785.- Romero.Cristóbal García de Ortega.- M. Francisco Duarte de la Escalera.- Pedro Díaz- Josep Jiménez de Henestrosa.

NOTA: Se dio principio a el doble en el medio día el que se leyó la carta. Continuó el siguiente entero y el inmediato hasta el medio día y en el medio día que antecedió hasta concluirse en el día siguiente la misa se dieron treinta y cinco redobles en todas las parroquias y acompañaron en los mismos días las comunidades y religiosos de la filiación.

Se advierte que a la Comunidad de RR.PP. Carmelitas Descalzos y de Gerónimos, aunque por sus estatutos no se les permitiese la asistencia a honras de esta clase, no obstante se les repartieron esquelas de convite y gracias, acompañaron el doble y el prelado de la primera concurrió con los demás a la misa y a esta y a la vigilia algunos de sus religiosos de particulares y por el Padre Prior de la segunda se excusó por estar en cama con tercianas.- Fecha ut supra.

Páginas 207, 208 y vta.- 15 de Diciembre de 1786.

En la ciudad de Sanlúcar de Barrameda a once días del mes de Octubre de mil setecientos ochenta y seis años. El Excmo. Sr. Don Alonso Marcos de Llanes y Arguelles por la gracia de Dios y de la Santa Sede Apostólica, Arzobispo de Sevilla del Consejo de Su Majestad, habiendo visto los autos formados ante el Vicario Eclesiástico de la ciudad de Écija, a instancia de la Parroquia de Santa Cruz de ella, sobre que el R.P. Prior y Comunidad del Convento de San Pablo y Santo Domingo le impidieron el asistir a la iglesia del referido convento a hacer el oficio de misa y vigilia al cadáver de Don Juan González de la Riva, Administrador General de todas las Rentas del Puerto de Santa María, comisionado por Su Majestad para visitar las Administraciones de Rentas provinciales del Reyno, el cual falleció en dicho convento y eligió sepultura en la Iglesia de él cuando se hallaba en la visita de la Administración de aquella ciudad, cuya pretensión ha resistido el R. Prior y Comunidad, teniendo al mismo tiempo presente Su Excelencia la escritura de compromiso otorgada en la razón en cuatro de agosto anterior, ante Joaquín Antonio de Molina, por la que ambas partes se obligaron a estar y pasar por la resolución y determinación que en la materia tomase dicho Excmo. Sr. bajo las penas que tuviese a bien imponerles, teniendo igualmente su Excelencia en consideración cuantos por una y otra se ha dicho y expuesto por el Promotor Fiscal Eclesiástico, fundamentos, ejecutorias, noticias e instrucciones que ha estimado convenientes para el mejor acierto, especialmente la costumbre inmemorial observada en este Arzobispado sobre este punto, siendo como es notorio que el dicho Juan González de la Riva, no fue miembro de la comunidad, doméstico ni comensal del Monasterio, pues casualmente le acometió la última enfermedad en el Convento. Dijo que para que se conserven ilesos los derechos de cada uno de los dos cuerpos y vuelva a reinar entre ellos la misma paz, misión, buena armonía y correspondencia que hasta aquí, y que de una vez se corten y terminen estas diferencias sirviendo en adelante de norma y gobierno la resolución que ahora se tome para evitar motivos de desavenencia a cuyo fin encuentra su Excelencia también dispuestos los ánimos de todos y para restituir a la Parroquia del claro y violento despojo que se le ha interferido por el Reverendo Padre Prior y Comunidad, dando sepultura al cadáver de Don Juan González de la Riva, por sí sola y sin la asistencia de aquella, debía de mandar y mando que la Parroquia y clero pasen procesionalmente con capa y cruz alta a la iglesia de dicho Convento de San Pablo y Santo Domingo y celebren las exequias ordinarias, según costumbre, saliendo a recibirlas a la puerta de ella la reverenda comunidad quién les satisfaga los derechos parroquiales en los propios términos que si hubiese asistido al funeral, todo en el preciso.

Página 158.- 9 de Marzo de 1793.

En la ciudad de Écija día nueve de Marzo de mil setecientos noventa y tres años. El parroquial de esta Iglesia Mayor dio sepultura al cadáver de Don Francisco de Albornoz, viudo de Doña Antonia González, que vivía en calle Merinos, testó en el día veinte y siete de febrero de este año ante Jph. de Cañizares Morgado, escribano público de esta ciudad y en fe lo firmé.- Juan de Aguilar y Pérez.- Al margen: D. Francisco de Albornoz, Maestro de la Capilla de Música y Organista de esta Iglesia con ejercicio en dichos empleos de 72 años. Murió a la edad de 85 años.

Página 101 y vta.- 4 de Octubre de 1800.

En la ciudad de Écija día cuatro de Octubre de mil ochocientos años salió el viático de esta Iglesia Mayor de Santa Cruz para la señora Doña Bernarda de Olmedo, Condesa Viuda de la Vega del Pozo, natural y vecina de la villa y corte de Madrid, que se hallaba en el Lagar de Don Luis Cruzado, perteneciente al territorio y collación de dicha iglesia, pasando la cuarentena por orden y disposición de la Junta de Sanidad de esta dicha ciudad, a causa de haber venido de la ciudad de Jerez que se hallaba contagiada. Y en el día cinco del expresado mes murió, cuyo cadáver por las causas mencionadas, no se condujo a esta dicha Iglesia Mayor, dándosele sepultura en el comedio del vallado de la era de dicho lagar, cuyo fallecimiento y sepultura entra otros, presenciaron el M.R.P. Fray Phelipe de Sadava, religioso capuchino que se hallaba asistiéndole para bien morir, Francisco Sequera, vecino de la expresa ciudad de Écija y capataz del expresado Lagar, sito en el Pago llamado de Val Bermejo y Juan Cerrillo, enterrador de dicha ciudad. Y para que conste extiendo esta partida que firmará conmigo el dicho R.P. Fray Phelipe de Sadava, por cuanto los demás expresados dijeron no saber firmar no lo harán.- Josef de Robles. Phelipe de Sadava.

Página 112 y vta.- 15 de Enero de 1801.

En veinte y seis de Diciembre de mil y ochocientos uno años, Thomas Palacios, marido de Francisca Ballesteros, naturales ambos de la villa de Robledo, Arzobispado de Toledo, murió en el pago de Valbermejo, en la hacienda propia de Francisco Arroyo, término y jurisdicción de esta ciudad de Écija y correspondiente al territorio y collación de esta Iglesia Mayor de Santa Cruz, cuyo cadáver fue sepultado en dicha hacienda en la gavia de la villa de dicho Francisco Arroyo, por mandato de la Junta de Sanidad de dicha ciudad, a todo lo cual fueron testigos oculares el dicho Francisco Arroyo, Francisco Orejuela, aperador de la referida hacienda, Juan Cerrillo enterrador de dicha ciudad, Don Antonio Bonilla y Manuel Delgado, todos de esta vecindad y para que conste en la vía y forma que por ello haya lugar. Yo Dr. Don Josef de Robles, cura propio de dicha Iglesia Mayor de Santa Cruz, lo pongo por diligencia en el libro correspondiente de entierros de la referida iglesia que firmaron los que sepan de dichos testigos, que ante mi comparecieron e hicieron relación de todo lo susodicho y a quienes doy fe.- Conozco, Écija y enero quince, de mil ochocientos uno.- Dr. Robles.

DEL LIBRO 8 - Se inicia en el año 1704

Página 8.- 30 de Mayo de 1704.

En 30 bendición de la Iglesia del Convento de las Mercenarias Descalzas, que la hizo el Sr. Vicario y fue todo de gracia. Un día hizo la fiesta el clero y paga a los ministros de esta Iglesia 58 reales.

Página 13 y vta.- 7 de Septiembre de 1704.

En 7 calenda y maitines pluviales a la Natividad de Nuestra Señora, con nueve villancicos de música y el mismo aparato que la noche de Navidad y el Santísimo manifiesto se cantaron a la oración, a expensas de Don Diego Valeros Gudiel, presbítero Sochantre de esta Iglesia.

En 8 la fiesta con hacimiento de gracias, celebrado en el día de la Natividad de Nuestra Señora, la fábrica de esta Iglesia y la Hermandad del Santísimo, por la victoria que consiguió la armada del Rey Cristianísimo y el Sr. Conde de Tolosa en el Mar Océano contra la de Inglaterra que se celebró con el aparato y circunstancias que se dejan en el borrador de este año.

Página 41 vta.- 18 de Marzo de 1706.

En 18 a pedimento de la Reina Nuestra Señora se trajo a esta ciudad Nuestra Señora del Valle a esta Iglesia 9 días y se trajo con rogativas y plegarias por el buen suceso de Nuestro Rey Don Felipe Quinto en las guerras que tenía este último contra los ingleses imperiales y los levantados y se llevó el Señor San Pablo desde esta Iglesia en procesión de rogativa a la del Valle con asistencia de la ciudad, clero y todas las comunidades. Y se trajo a Nuestra Señora del Valle a esta Iglesia donde estuvo colocada nueve días en el altar mayor con el aparato y culto que se deja en el borrador de este año.

Página 60 vta.- 7 de Mayo de 1707.

FIESTA DEL ESTADO.- En 7 el estado eclesiástico de esta ciudad a sus expensas celebró fiesta en esta Iglesia con el Santísimo descubierto y procesión general desde Santa María a esta Iglesia, con todas las religiones y la ciudad que la convidó el estado eclesiástico en hacimiento de gracias por la victoria que se consiguió por Sr. Phelipe V, contra las armas enemigas en Valencia.

Página 61.- 11 de Mayo de 1707.

En 11 la fiesta y procesión general que celebra la ciudad por la victoria de las armas católicas en Valencia, se celebró conforme a la del estado eclesiástico del día 7 de dicho, excepto el sermón que lo predicó el M.R.P.M. Fray Francisco Dávila, Comendador de la Merced Calzada.

Página 61 vta.- 20 de Mayo de 1707.

En 20 una fiesta con tercia, misa mayor y sermón, que en esta Iglesia celebró el gremio de los curtidores por la cual pagaron 72 reales de vellón y fue en hacimiento de gracias por la victoria que consiguieron nuestras armas contra los levantados de Valencia.

Página 65.- 18 de Julio de 1707.

En dicho día procesión general en rogativa con todo el clero, comunidades y ciudad, por el feliz parto de la Reina.

Página 65.- 31 de Julio de 1707.

En 31 en esta Iglesia procesión general con las comunidades y clero que hizo la ciudad en letanías por el buen suceso del feliz parto de la Reina Nuestra Señora Doña Luisa Gabriela de Saboya. Se hizo desde Santa María a esta Iglesia en rogativa y se puso en el Altar a Nuestra Señora del Socorro, a quién dio de limosna la ciudad la cera del altar y trajeron al Sr. San Pablo en procesión.

Página 67.- 29 de Agosto de 1707.

En 29 la fiesta (gratis omnia (todo) de acción de gracias por el feliz parto del príncipe Don Luis primero, hijo de Don Fhelipe V, Rey de Castilla y de Doña Luisa Gabriela de Saboya, Reina de las Españas que la celebraron en esta Iglesia unos devotos.

Página 67 vta.- 30 de Agosto de 1707.

En 30 fiesta y procesión general que celebra en esta Iglesia a Nuestra Señora del Socorro la ciudad, en acción de gracias por el feliz nacimiento de el referido príncipe.

Página 70 vta.- 19 de Septiembre de 1707.

Algáribo.- En dicho en esta Iglesia otro pobre que enterró la Santa Misericordia, natural de Córdoba. No se supo su nombre, lo hallaron ahogado en la aceña del Tabalejo en el cabo del puente. No testó.

Página 90.- 30 de Septiembre de 1707.

En 30 procesión general que se hizo de orden del Sr. Obispo con las comunidades y la ciudad y rogativa por los buenos sucesos de Flandes, en acción de gracias por la venida de la flota.

Página 95 vta.- 17 de Noviembre de 1708.

En 17 misión por tiempo de cuatro días, ejecutada por los Padres de la Compañía, a pedimento de Nuestro Rey Don Philipo V y de comisión del Excmo. Sr. D. Manuel Arias, Arzobispo de Sevilla.

Página 155 Vta.- 11 de Diciembre de 1710.

En 11 procesión general en hacimiento de gracias desde Santa María a esta Iglesia, con asistencia del clero y comunidades y la ciudad, a cuyo pedimento se ejecutó, por haberse retirado el ejército enemigo de la Corte de Madrid y ciudad de Toledo, de que estaba apoderado el Archiduque de Austria. Este día hubo toros y máscara de gala y la ciudad, para dicha procesión y misa, envío la cera que acostumbra a los ministros en sus fiestas y más media libra de cera para el altar, y que se quedase a la Hermandad del Santísimo, a cuyo cuidado estuvo el altar y más envío 6 velas de a media para el altar mayor que se entregaron al parroquial.

Páginas 164, vta., y 165.- 27 de Mayo de 1711.

En 27 de Mayo de 1711 hubo noticia a la ciudad de haber muerto el Serenísimo Delfín de Francia, Padre de Nuestro Rey y Sr. Don Fhelipe V, que Dios guarde, y en el acuerdo que hizo el Ayuntamiento se mandó que se doblase lo que era costumbre y que el día primero de Junio se celebraran honras en esta Iglesia con asistencia de todo el clero, universidad y religiones, sin exceptuar ninguna y convidaron para decir la misa al Sr. Doctor Don Eugenio Martínez Carrera, Visitador General que al presente se hallaba en esta ciudad en la visita y predicó el M. Rvdo. Padre Prior de Carmelitas Descalzos. Nombró la ciudad por diputados a Don Juan de Henestrosa Cabrera y a Don Sebastián de Carrizosa y al Jurado Don Cristóbal Sánchez Delgado, quienes pasaron a cumplimentar al Sr. Vicario y a esta Iglesia y a pedir se diese licencia para doblar, y concedida por el Sr. Vicario se mandó doblar por espacio de tres días desde la noticia, en esta forma: Una hora a las nueve de la mañana, otra a las doce y otra a las tres de la tarde, y otra a las cinco y otra a la oración, empezando con veinte redobles solemnes con la mayor y prosiguiendo media hora con los esquilones a media vuelta y la otra media doble mayor. Y en el día 1 de Junio de 1711 se celebraron las honras, empezando a doblar la víspera a medio día en la dicha conformidad hasta que se concluyera. Dijo la misa dicho Sr. Visitador y se vistieron de Epístola Don Marcos Phelippe Dorado, Capellán de Honor de Su Majestad y Administrador de Rentas decimales y de Evangelio el Dr. Don Pablo Gómez Gamero, cura y beneficiado de San Gil y Vicario que ha sido de esta ciudad. Predicó el M.R Padre Fray Joshep del Espíritu Santo, Prior del Convento de Carmelitas Descalzos. Se hizo el túmulo de cuatro cuerpos de frontales negros en la capilla mayor sin imperial y algunas flores de lis. No dio cera la ciudad a nadie, sino sólo para el altar, ni a las comunidades que todas vinieron a decir misa y vigilia, excepto San Gerónimo. Doy fe de todo y lo firmo. Valero.Al margen: Siendo Vicario el Sr. D. Antonio Ignacio Sevillano.

Página 173 Vta.- 13 de Diciembre de 1711.

En 13 procesión general en hacimiento de gracias del Sacramento, que hicieron los dos estados, la ciudad y clero, concurriendo la ciudad con los gastos de cera de altar que fue como los hace la Hermandad de las Animas en la fiesta del Patrocinio y pagó el trabajo de hacer dicho altar y pagar la música y sermón y fue-os y el clero asistió con sobrepellices a celebrar dicha fiesta y no hubo procesión y que dotada por el Sr. Felipe quinto, Rey de España, en esta forma para siempre y el clero con esta obligación ha de asistir sin derechos algunos de que se pidiera testimonios de ambos estados para la perpetuidad. Hubo Sacramento.

Página 183 vta.- 10 de Mayo de 1712.

HONRAS.- En 10 habiendo muerto el Sr. Duque de Borgoña, Rey de Francia y hermano del Sr. Felipe Quinto, rey de las Españas, la ciudad determinó hacerles honras y publicó lutos por seis meses y nombró diputación que diese cuenta al Sr. Vicario y clero de esta ciudad y avisase a las religiones todas para este día, a celebrar dichas honras en esta Iglesia, en cuya virtud el día de la publicación se dobló veinticuatro horas a veinte redobles solemnes y prosiguiendo con los esquilones a media vuelta y el día 10 se dobló y el día 9 por la tarde vinieron todas las comunidades a decir su vigilia y responso, excepto los Gerónimos y en siguiente día misa y responso. Hizo la ciudad túmulo de cuatro cuerpos de frontales y dijo la misa el Sr. Ldo. Don Antonio Ignacio Sevillano, Vicario, y predicó el M. R. Padre Fray Juan Trujillo, Corrector.

Página 185.- 10 de Junio de 1712.

En dicho repique general y luminarias por tiempo de tres días por el parto de la Reina Nuestra Señora Doña María Luisa Gabriela de Saboya, Reina de España y mujer del grande Don Fhelipe V, Rey de España y 3° parto de un infante, que fue el infante Don Fernando.

Página 198.- 1 de Enero de 1713.

EDICTO DE LA FE: En 1 en esta Iglesia se hizo publicación de un edicto de la fe de orden del Santo Tribunal de la Inquisición de Córdoba y para ello, antecediendo pregón público en la Plaza Mayor, se juntaron en esta Iglesia el Comisario, Alguacil Mayor. Sr. Notario y demás familiares.

Páginas 199, vta., 200 y vta.- 8 de Enero de 1713.

ANATEMA DEL SANTO OFICIO: En 8 en esta Iglesia se publicó la anatema y descomunión del Santo Oficio y para ello se juntaron en la Sacristía de esta Iglesia, el comisario. Alguacil Mayor, Notario y demás familiares, habiendo precedido pregón público en la Plaza Mayor para que todos asistiesen a esta Iglesia a la hora de las nueve. Juntose todos los señores eclesiásticos con sobrepellices y formado el Tribunal en la dicha sacristía, desde este sitio salimos acompañando al Tribunal al presbiterio, donde estaban prevenidas las bancas repartidas en ambos lados, que este año fue el primero que tomaron asiento en dicho presbiterio, tomando el Sr. Comisario el primer lugar del lado de la Epístola y a su lado derecho el Alguacil Mayor y al otro coro y lado el Notario del Santo Oficio, que lo era Don Julio Crisóstomo de Carmona Thamariz, Beneficiado presente de esta Iglesia, y después, de un lado y otro, le seguían los familiares y quedando en este sitio nos fuimos al coro a empezar la tercia y misa mayor y acabado el Evangelio, que estaba vestido con su paño, Don Julio de Vergara. uno de lo, familiares, cortejándole los eclesiásticos que asistieron del evangelio y pertiguero y puesto su sombrero y en voz alta empezó a decir el anatema, a la mitad de ella, todos lo, tendidos por la crujía en forma de procesión, con velas encendidas, precediendo la Cruz y manga negra cubierta con velo negro y preste con su pluvial negro y los acólitos con dalmáticas negras, que todo estaba prevenido en el coro, se formó procesión desde el coro al presbitério, diciendo las letanías a su tono en la forma que se acostumbra, sin dejar de leer en el presbiterio la anatema y luego que llegamos al presbiterio, puestos en forma en dos coros y fenecida la letanía, se dijo el salmo des laúdes meas, responsorio y antífona con la, demás preces que previene el ceremonial, y luego que el Notario dijo que se apagasen las candelas con el agua bendita, todos los eclesiásticos apagaron las velas en la caldereta de agua bendita prevenida en este sitio para este fin y fenecida la anathema el preste dijo la, preces, que proviene el ceremonial y en el ínterin que se ejecutó todo el acto de procesión se tocaron las tres campanas mayores a descomunión como es costumbre y el preste feneció el acto con la, oraciones que previene el ceremonial y se bajó el dicho familiar del púlpito. tomó su asiento cortejándole en la misma forma y el preste, cruz y acólitos se entraron en la sacristía y nos fuimos al coro, donde prosiguió la misa y al tiempo de la paz salieron dos pares, la una que bajó al coro y la otra para el Tribunal a quién se le dio la paz. Luego que se comenzó en el coro y acabada la misa todos los eclesiásticos cortejaron al Santo Tribunal hasta la Sacristía, donde se desvistieron y se feneció toda la función.

Página 207.- 18 de Mayo de 1713.

Canonización de San Félix de Cantalicio. En 18 la canonización de San Félix de Cantalicio, del Orden de Capuchinos, se celebró en su convento con tres días de fiesta, que el primero lo hizo la ciudad.

DEL LIBRO 9 - Se inicia en el año 1714

En la portada: LIBRO DE LAS OBENCIONES Y FEES DE MUERTE DE ESTA IGLESIA MAYOR DE EZIJA DESDE PRIMERO DE HENERO DE 1714 AÑOS, SIENDO SOCHANTRE DON DIEGO VALEROS GUDIEL. PRESBITERO (sic).

Página 1.- 1 de Enero de 1714.

En 1 de dicho enterramos en el Convento de San Francisco, con toda la Iglesia a todas tres funciones, música y responsos y seis religiones, la universidad, Don Álvaro Vélez de Guevara, Marqués de Quintana de las Torres, marido de la Señora Doña de Ana de Bar. barrera de Unosos. No testó.

Página 13 vta.- 1 de Septiembre de 1714.

En 1 enterramos en esta Iglesia un pobre que enterró la Santa Misericordia que no se supo su nombre, que lo hallaron muerto en la esquina de la calle del Reloj. Que era zagal de pastor y montañés de nación, de edad de 14 años.

Página 20 vta.- 26 de Enero de 1715.

En 26 el Tedeum Laudamus y misa de acción de gracias que en esta Iglesia celebró el Sr. Don Antonio Ignacio Sevillano. Vicario y Juez de Testamentos y el estado eclesiástico por el casamiento de nuestro Rey- Felipe V con la Serenísima Sra. Doña Isabel Farnesio, hija del Sr. Duque de Parma. Y en este día hubo regocijo de toros v se atajó la plaza, cuyo andamio cayó estando en los toros por la mañana.

Página 38 vta.- 21 de Marzo de 1716.

En 21 de Marzo de 1716 enterró en esta Iglesia la Santa Misericordia aun pobre algáribo. No se supo su nombre ni de donde era. De buen cuerpo. pelo corto, ojos negros y como de edad 60 años. Lo mataron a puñaladas junto al Cortijo de la Arcuza.

Página 67 vta.- 14 de Noviembre de 1717.

Doble por el Eminentísimo Cardenal Arias. En 14 en esta Iglesia y demás parroquias de esta ciudad, veinticuatro horas de doble por el Eminentísimo Sr. Cardenal Arias, Arzobispo de Sevilla, con cincuenta redobles solemnes de señal.

Página 68 vta.- 23 de Noviembre de 1717.

POSESIÓN DE VICARIO: En 23 en esta Iglesia tomó la posesión de Vicario que en sede vacante se le dio al Sr. Doctor Don Antonio Ignacio Sevillano, Cura y Beneficiado de esta Iglesia y Administrador de las Rentas Decimales. El cual juntó el clero en esta Iglesia por la convocatoria del Doctor Don Pablo Gómez Gamero, cura más antiguo de esta ciudad, por ante Don Miguel Jospeh de Vargas, Notario de la Vicaría, se hizo saber el título de vicario dado en sede vacante a dicho Sr. Sevillano y se reunió con el clero y cura más antiguo, el cual se aceptó y se le dio la posesión de tal Vicario en el asiento y silla del medio de las tres de la presidencia. Se repicó y dispararon cohetes. Doy fe.

Página 69 vta., y 79,- 5 de Diciembre de 1717.

JUNTA DE ESTADO: En 5 la junta que se hizo del estado en Santa Bárbara, que la presidió el Sr. Don Antonio Ignacio Sevillano, Vicario de esta ciudad, en que manifestó la carta orden con que se hallaba del Ilustrísimo Cabildo de Sevilla, sede vacante, demandando se celebrase honras a la muerte del Eminentísimo Sr. Cardenal Arias, Arzobispo de Sevilla, a costa de las fábricas. Y vista dicha orden se nombraron por diputados para ellos al dicho Sr. Vicario, al Dr. Don Pablo Gómez Gamero, cura más antiguo, Don Antonio Casimiro, Cura y beneficiado más antiguo del Sr. Santiago, y a Don Diego Valeros Gudiel, presbítero. Sochantre y maestro de ceremonias de esta Iglesia. Y se asignó el día 20 de este mes para dichas honras en cuya virtud dichos diputados en coches pasaron a convidar a todas las comunidades con el pertiguero de esta Iglesia, para que asistiesen a celebrar sus oficios en dicho día en esta iglesia, como es costumbre y prevenido lo que era necesario para esta función.

Páginas 72 a 75 vta.- 20 de Diciembre de 1717.

HONRAS.- En veinte las honras y exequias que en esta Iglesia celebró el venerable estado eclesiástico a la muerte del Eminentísimo Sr. Cardenal Arias, Arzobispo de Sevilla, Comendador de Quiroga, de la Orden de San Juan, Gobernador que fue del reino y dos veces presidente del Supremo de Castilla, las cuales se ejecutaron en la forma siguiente:
TÚMULO: Se hizo un túmulo de seis cuerpos,
en medio de la crujía v de los arcos inmediatos a los púlpitos y para ello se juntó toda la crujía. Y el túmulo fue de cuatro caras, vestido con igualdad, con frontales muy ricos bordados y de tela y frontaleras talladas y doradas y en el penúltimo cuerpo cuatro encomiendas grandes de la Orden de San Juan y en el último un telliz encarnado (de dicho color estaba vestido todo el túmulo). Sobre la tumba en la parte de arriba hacia el altar mayor mirando al coro dos almohadas de terciopelo carmesí con sus borlas y encima una mitra muy rica de filigrana de plata y al lado izquierdo de dicha mitra un báculo de plata y en el testero de la tumba que mira a el coro un juego de borlas apostólicas y sombrero y muceta y a el lado izquierdo del capelo una de las mazas del cabildo de la ciudad y en las veinticuatro esquinas de dicho túmulo, 24 blandones de plata, de hechura de zapatos con cirios de a cuatro libras que lo hermoseaban y en la parte anterior del dicho túmulo que mira al coro una alfombra grande y doce hacheros dorados con cirios de a doce libras.
TEATRO: Se hizo un teatro cerrado con dos ordenes de bancas desde los pilares de los púlpitos hasta los del coro, para la asistencia a el sermón de las religiones y por testeros pegados a las verjas del coro de la parte de afuera, bancas para los prelados que presidían el teatro y en toda la Iglesia y capillas, bancas para los seglares.
ÓRGANOS: Se previnieron los órganos para los maestros y padres de provincia de las religiones, títulos y caballeros particulares.
COROS: Y asimismo se hicieron ocho coros para los oficios de las comunidades en los dos colaterales, sagrario, altar mayor, capilla de San Gregorio, Mármoles y Socorro.
COLGADURAS: Se colgó la capilla mayor y pilares de la Iglesia, de colgaduras encarnada. conforme al túmulo.
CORO: En el coro se quitó el fascitor y águila y se alfombró y se pusieron tres ordenes de bancas para el clero. No se permitió entrar persona alguna de ningún estado aunque fuese de las gentes.
MISA: La misa fue de réquiem la primera y la dijo en el altar de testamentos de esta, ciudad, con terno rico y negro, fueron diáconos el Sr. Don Pablo Gómez Gamero. Vicario que fue de esta ciudad y beneficiado más antiguo del Sr. San Gil y el Dr. Don Salvador Clavijo, beneficiado más antiguo del Sr. San Juan.
ALTAR: El altar mayor se vistió de negro, con sus blandones de plata con cera amarilla y los ciriales y los demás altares de toda la Iglesia y capillas de negro con cera amarilla y las velas grandes del altar mayor descubiertos y la cruz negra en el pedestal. Asistieron a el altar Don Diego Valeros Gudiel, Maestro de Ceremonias de esta Iglesia con su puntero, dos capellanes vestidos de incensarios y cuatro sacerdotes con sobrepellices.
PÚLPITO: El púlpito se puso en el pilar inmediato del coro del lado del Evangelio, vestido de negro.
SERMÓN: El sermón lo predicó el Muy Reverendo Padre Juan González, Catedrático de Teología Moral de la Compañía de Jesús de esta ciudad. Y se le dio de limosna diez y seis escudos de plata.
DOBLES: Se dobló para esta función veinticuatro horas, siendo la señal en esta Iglesia y todas las demás, cincuenta redobles con la grande.
En este día los diputados, desde bien temprano, estuvieron en esta Iglesia con sobrepellices. Todas las comunidades que vinieron como es estilo a decir su misa y vigilia y responso a quienes el estado eclesiástico dio cera. Y la vigilia del Estado se dijo la tarde de antes.
MINISTROS: A los ministros de esta Iglesia, sacristanes, pertiguero, campanero y acólitos y seminarios se le dio setenta y cinco reales por su trabajo y asistencia.
Tuvo de costa esta función por mayor mil cuatrocientos y setenta y dos reales, que se repartieron a las fábricas. A Santa Cruz 300 reales; a Santiago 300 reales; a Sra. Santa María 300 reales, a Sr. San Juan 200 reales; a Santa Bárbara 200 reales y a San Gil 162 reales, de que se hizo memoria en forma y la distribución firmada de los diputados y se enteró al Sr. Vicario para su resguardo como diputado mayor que fue de esta función, juntamente con el Dr. Don Pablo Gamero, Don Antonio Casimiro y Don Diego Valeros Gudiel, presbítero, Sochantre y maestro de ceremonias de esta Iglesia, a cuyo cuidado estuvo toda la disposición y ejecución de todo lo referido, quién para su mayor esplendor consultó sobre todo a Don Bernardo Luis de Castro Palacios, Maestro de Ceremonias de la Santa Iglesia Metropolitana de Sevilla y su Arzobispado, cuya respuesta y dirección original es que la que sigue, que para que conste se cosió en este libro a continuación de esta función, todo lo cual así certifico. Y doy fe para que conste en todo tiempo y lo firmo en veinticuatro de Diciembre de mil setecientos y diecisiete. Don Diego Valeros Gudiel.

Página 79 vta., y 80.- 21 de Febrero de 1718.

En este día empezó en esta Iglesia una misión apostólica por religiones del Orden de San Francisco, Conventuales del Seminario y Colegio de la Villa de Arcos, la cual duró por espacio de ocho días, predicando todas las tardes. Una plática de la explicación en la doctrina y después sermón. Se vistió el púlpito y altar con paramento morado y cuatro luces y a mediodía y vísperas se tocó a sermón y antes de empezar, desde su convento, hicieron por las calles todos los días el asalto como es costumbre y asistieron todos los eclesiásticos de esta Iglesia a recibir y despedir la misión y el último día confesaron y comulgaron en esta Iglesia, para ganar los jubileos que traían a los que dieron la dicha misión.

Página 80.- 26 de Febrero de 1718.

En 26 de dicho unas honras por la Señora Doña María de la Concepción y Castrillo, vecina de Andújar, que le hizo la Hermandad de Nuestra Señora del Socorro, en agradecimiento de un vestido de tela de tisú que dio a esta Santa Imagen, asistió toda la Iglesia y pagó la hermandad el parroquial.

Página 85.- 4 de Mayo de 1718.

NOVENARIO DE NUESTRA SEÑORA DEL VALLE: En 4 se trajo a esta Iglesia la devotísima Imagen de Nuestra Señora del Valle, en procesión general y asistida de la ciudad, clero y comunidades, y estando estos dos se ejecutó en esta forma:
El día dos la diputación de la ciudad \ ¡no a participar a esta Iglesia como se había determinado la ciudad por la falta de agua para los campos, y los panes, se trajese a esta Iglesia esta Santa Imagen. En ella las religiones celebraron novenario por sus antigüedades, que lo ejecutaron diciendo cada una cada día tercia misa ti al fin la rogativa “ad petendam pluviam” por la mañana y a la tarde salve, letanía y rogativa. todo con asistencia de la música y todos los eclesiásticos de esta Iglesia asistieron con gran puntualidad a recibir }° despedir las comunidades y cortejan a la ciudad con sobrepellices y para el resto del día se señalaron por turno un beneficiado y cuatro capellanes, el uno sacerdote y los demás de menores, y el último día estuvo el Santísimo manifiesto. Hizo la fiesta la ciudad y clero, asistiendo plenariamente uno y otro príncipe. Se dijo este día la misa a Nuestra Señora con conmemoración del Santísimo y de la rogativa.

PROCESIÓN PARA TRAER A NUESTRA SEÑORA DEL VALLE. En el día cuatro, convocado al Clero en esta Iglesia por el Sr. Vicario y juntas todas las comunidades, hasta los Descalzos Carmelitas, a las cinco de la tarde pasó toda esta Iglesia con sobrepellices y su cruz acompañada de la diputación de ciudad a sus casas capitulares a traer al Sr. San Pablo, donde estaba la ciudad formada y habiendo dicho la antífona, verso y oración. A cortejo de la ciudad los señores beneficiados y capellanes tomaron a el Sr. San Pablo desde la sala capitular y colocándolo en las andas se formó procesión en el modo regular, trayendo los cuatro cabos de andas cuatro señores Regidores y el Santo colocado en medio del clero y detrás la ciudad, formada con la asistencia de música y mientras llegó el Santo a esta Iglesia, la diputación empezó a formar la procesión general con todo lo referido y luego que llegó el Santo a esta Iglesia se empezó la procesión de letanías de los santos con terno morado y en la forma de las demás religiones llevando a el Sr. San Pablo en procesión hasta el Convento del Valle, a donde luego que llegamos los que cantaban las letanías a el fin de ellas y entrada de dicha Iglesia repitieron “ut congruentes que lubram fidelibus tuis comedere digne y te rogamos señora”. Y llegado el preste a las andas de Nuestra Señora se cantó la antífona nativitatus con su verso y oración y en el ínterin incensó la Imagen y acabada todo el clero y pueblo de rodillas canta la música con verso y oración de Nuestra Señora y después las preces y oraciones que pone el manual “ad petendam pluviam” y fenecido se volvió a empezar la letanía y volvió la procesión en la misma forma a esta Iglesia trayendo a Nuestra Señora en hombros los eclesiásticos sacerdotes y capellanes: en los cabos de andas cuatro religiosos jerónimos revestidos de diáconos y el prior delante de las andas y otros cuatro religiosos de dicho convento que llevaban el palio: seis hachas y seis faroles con dieciséis luces delante de la Imagen y detrás del clero la ciudad formada y se llegó a esta Iglesia en rogativa y disparando fuegos. Entró la procesión en el Convento de Santa Inés y luego que llegó a esta Iglesia se feneció las letanías y después de la rogativa “ad petendam pluviam” en la forma dicha, con que se dio fin a la procesión y desde el Valle trajo la ciudad cera encendida, la cual no ofreció. El último día estuvo descubierto el Santísimo y Nuestra Señora en sus andas y el Sr. San Pablo se formó procesión de letanías en la forma referida para llevar a Nuestra Señora a su casa, donde se le cantó Salve. Luego que llegó se volvió toda la procesión a esta Iglesia formada con el Sr. San Pablo, donde estaba manifiesto el Santísimo y se feneció la letanía y se encerró a Su Majestad en la misma forma que las rogaciones. Y la ciudad en este día llevó cera encendida al valle que ofreció a Nuestra Señora y acabado todo fue esta Iglesia con su cruz a llevar a el Sr. San Pablo a cabildo en la misma forma que se trajo y volvió la diputación con la cruz y clero, hasta dejarla en esta Iglesia agradeciendo la puntualidad y asistencia.

MISA EL ÚLTIMO DÍA: La dijo el Sr. Don Salvador Clavijo, beneficiado más antiguo del Sr. San Juan, por estar enfermo el Sr. Vicario. Se vistieron de diáconos dos beneficiados y dos capellanes de incensarios, seis capellanes con seis hachas a la gloria, evangelio y misa que las dio la ciudad. Y asimismo las seis hachas sirvieron a todas las religiones para el mismo efecto.

Altar y aparato a expensas de la ciudad, se hizo en esta Iglesia un majestuoso altar de tres cuerpos, ricamente adornados de sitial dorado, urna y frontaleras doradas y frontales bordados y vestidos dichos altares de diez y ocho blandones de plata, zapatas con cirios de a tres libras, dos arañas pendientes del dicho sitial y seis hacheros en las gradas y cuatro en el presbiterio y ocho luces en la lámpara que por todas ardían cuarenta y cuatro luces días y noches en el cuerpo de la Iglesia, para las noches cuatro hachas en los posteles de plata y ricos ternos en que hubo particular esmero y todos nueve días por las noches se vistió la torre de luminarias y cohetes y al alzar todos los días y a gloria traquerías y se colocó en el altar en el segundo cuerpo al Sr. San Pablo y a la izquierda y al Sr. San Pedro a lado derecho, todos los nueve días y el primero se puso al Sr. San Pedro en sus andas en el presbiterio del lado derecho y el último día se bajó a Nuestra Señora para descubrir al Santísimo y se puso en sus andas en medio al presbiterio y San Pedro y San Pablo en sus andas como el primer día y el último se quedó el Sr. San Pedro en esta Iglesia y el Sr. San Pablo acompañó a Nuestra Señora hasta su casa y los nueve días se quedaron cuatro religiosos del Valle en esta Iglesia velando a Nuestra Señora de día y noche. Pagó la ciudad ciento setenta y seis reales al campanero por las nueve torres, aceite, ovillos y trabajo. Y al sacristán mayor y de cruz por hacer y desbaratar el altar, cuidado de encender y apagar, ciento y veinte y cuatro reales y siete velas de a libra para el presidente y ministros acostumbradas como se deja en el libro de a folio.

Página 112.- 19 de Octubre de 1719.

OBISPO AUXILIAR: En 19 entró en esta ciudad el Iltmo. Sr. Don Fray Joseph de Esquivel, de la Orden de Santo Domingo y Auxiliar del Ilustrísimo Sr. Deán y Cabildo de la Santa Iglesia de Sevilla, sede vacante, de cuya comisión vino a confirmar a esta ciudad y lo salieron a recibir las iglesias en coches. Posó en su convento de Santo Domingo y el día siguiente volvieron las iglesias en coches a cumplimentarlo. Hubo repiques a su entrada. Y el día 20 vino a confirmar a esta Iglesia y fue diputación de esta Iglesia en coches a su convento por el y la hubo por la noche luminarias y ministriles y cohetes para hacer notoria la función. Se le puso tapete y almohada en el presbiterio sin reclinatorio y al lado del Evangelio se le puso sitial que no lo debían poner y por excusarse porfías se le puso con tapete y almohada a los pies, donde confirmó con la asistencia de toda esta Iglesia y salieron a despedirlo también con sobrepellices y en el coro confirmó, doy fe.

Página 118.- 15 de Diciembre de 1719.

En 15 en esta Iglesia un hombre algáribo que lo hallaron muerto de un balazo en el cortijo de Don Juan de Aguilar en traje de soldado \ no se supo su nombre y lo enterró la Misericordia.

Página 131.- 12 de Septiembre de 1720.

NOTA DE PESTE: En el día 12 de este mes hubo decreto del Re\ a la ciudad para que se hiciese procesión general de rogativa por la peste que en este tiempo había en Francia y se ejecutó desde Santa Bárbara a la Compañía con todo el clero y la Imagen del Sr. San Sebastián y el Sr. San Roque y el arcángel San Miguel y que el día antes el parroquial de esta Iglesia con la diputación llevó en procesión a Santa Bárbara y de camino se llevó al Sr. San Miguel de la Compañía y el parroquial de San Gil con dicha diputación se trajo al Sr. San Roque, cuyas imágenes se llevaron en procesión de rogativa y procesión general a la Compañía en este día, donde se dijo la misa de rogativa “pro tempores pestilentia”, en conmemoración del Ángel. San Sebastián y San Roque, estando patente el Santísimo, donde se dio fin aquella mañana, acabada la misa y rogativa se quedaron los santos en la Compañía hasta la tarde que el parroquial de esta Iglesia y el de San Gil con la diputación, los volvió a llevar a sus casas en la forma que los habían traído. Y se continuó la rogativa en todas las parroquias, conventos y monasterios muchos días y todo se ejecutó conforme al Decreto del Rey y la ciudad no dio cera a los ministros ni aún para codales ni derechos algunos, de que doy fe.

Página 132.- 20 de Septiembre de 1720.

NOTA DEL GOBERNADOR: En 20 entró en esta ciudad el Sr. Don Pedro de Olea, gobernador, provisor y vicario general de este Arzobispado por el Excmo. Sr. Phelipe Antonio Gil de Tabuada, Obispo que fue de Osma, Presidente de Castilla y a la presente Arzobispo de Sevilla por muerte del Excmo. Sr. Cardenal Arias, su antecesor y salieron a recibir al dicho Sr. Provisor todas las iglesias en sus coches, no se le repicó en su entrada, por descuido o mala inteligencia de lo que se debió ejecutar. Posó en el Mesón de los Caballeros y no quiso admitir el aposentamiento que estaba prevenido con toda decencia en el Colegio de la Compañía y en las casas del Vicario y se le salió a despedir en la forma que se le recibió, de que doy fe.

Páginas 137 a 139.- 20 de Noviembre de 1720.

ENTRADA EN ESTA CIUDAD DE EL SR. ARZOBISPO DE SEVILLA DON PHELIPE ANTONIO GIL DE TABLADA.
En 20 salieron todas las iglesias de esta ciudad en coche,, y la diputación de la ciudad al camino del Arrecife de Córdoba a recibir a el Excmo. Sr. Phelipe Antonio Gil de Tabuada, Arzobispo de Sevilla y presidente que fue del Supremo de Castilla y Chancillería de Valladolid y de presente Obispo de Osma: una legua de Écija pararon todos los coches y luego que llegó se apearon todos menos su Excelencia y llegaron a dar la obediencia y besarle la mano. Y el Vicario de esta ciudad se adelantó a la ciudad de Montilla por donde vino, un día antes para explorar el modo de su entrada y despachar aviso a todas las Iglesias, comunidades y ciudades y entró en la forma siguiente:

ENTRADA: Habiendo tomado los coches todas las iglesias y su Excelencia tomó el de la diputación de la ciudad, se vinieron a Écija y llegaron a la puerta del medio de esta Iglesia mayor, donde estaba prevenido el Vicario vestido de preste y diáconos de terno blanco y al lado derecho de la puerta sobre el rebate con la reliquia en la mano y a su lado derecho el diácono y en la otra puerta junto al cancel el sacristán con la manga blanca rica y el subdiácono y luego que llegó su Excelencia se apeó del coche estando prevenido todo el clero con sobrepellices, las comunidades y la ciudad formada, tomaron el palio cuatro caballeros regidores y el preste dando a el diácono el bonete y cruz de reliquia hincado de rodillas y besando la mano, administró el hisopo a su Excelencia y a la entrada de la puerta en un tapete y almohada prevenido hincó la rodilla y asperjó a todos y volviendo el preste a tomar el hisopo lo dio a el diácono y tomó la cruz de reliquia y bonete y puesto delante del prelado y el diácono a la izquierda se formó procesión, entonando el Sochantre Tedeum Laudamus, con la música, instrumentos y ambos órganos. Y se prosiguió hasta el presbiterio adonde tenía reclinatorio y tapete donde se hizo oración y el preste, cruz y diáconos se subieron a el Altar Mayor y se empezó la antífona, feneciendo dijo el preste la oración del ritual y acabada se cantó la antífona del titular con su oración y fenecida se entraron adentro preste y diáconos y subió al altar mayor su Excelencia y echó la bendición solemne y después pasó a ver el Sagrario de los curas con el mismo acompañamiento y forma, donde había tapete y almohadas y no se cantó nada y con el mismo acompañamiento se volvió a tomar los coches con la ciudad formada detrás de su Excelencia. Posó en la Compañía, donde pasaron el Sr. Dr. Don Paulo Gómez Gamero y el Sr. Dr. Don Salvador Clavijo, Diputados del clero a visitarle y les dio silla. Hubo aquella noche fuegos y luminarias en todas las iglesias y el día siguiente por la mañana se salió acompañando todo el clero en la forma referida y se fue acompañando el Sr. Vicario hasta la Monclova.

Páginas 139 vta., 140 N- vta.- 22 de Noviembre de 1720.

En 22 procesión general de todo el clero y cruces con letanías y rogativas, desde esta Iglesia a la del Sr. Santiago, donde estaba patente el Santísimo y concluyó la letanía y preces, todo por los buenos sucesos de las guerras de África. Por la peste que en éste tiempo había en Marsella y por no haber llovido en este otoño. Asistió la música y se llevó en la procesión la devota Imagen de Jesús Nazareno. el de esta Iglesia, y se volvió la procesión des Santiago en la misma forma y donde luego que llegó a esta Iglesia se cantó el verso y la oración de la misa y se feneció y se nombraron dos diputados para el gobierno y gasto de ello y no asistieron comunidades ni la ciudad y los nueve días siguientes se colocó a Jesús en el Altar Mayor con mucho aparato, donde se celebró novenario y en el tíempo de los nueve días salieron todas las religiones, cada una en su día. por sus antigüedades y cada una hizo su procesión de penitencia, formando su rogativa a las iglesias de su devoción donde platicaban. Todas las procesiones se hicieron por la tarde y sin cruz parroquial. Asistió el Sr. Vicario con toda su audiencia de manteo detrás de las procesiones para no permitir acompañase mujeres, ni dentro ni fuera de las procesiones, en virtud de orden que tuvo para ello y salieron los padres de la Compañía, de que doy fe. El Ldo. Diego Valeros Gudiel, Presbítero Administrador de la fábrica de Santa María y Administrador de la torre de Santa María y Sochantre de esta Iglesia Mayor.

Página 145 Vta.- 21 de Enero de 1721.

En 21 se convocó el clero en esta Iglesia para la posesión de la Vicaría de esta ciudad al Sr. Don Antonio Sevillano, Cura Beneficiado de esta Iglesia, quién había ldo en la sede plena del Sr. Cardenal Arias, Arzobispo de Sevilla y por su muerte en la sede vacante. Y junto el clero hizo dicho Sr. Vicario al clero y el Notario de la Vicaría hizo notorios los dos títulos de vicario y -juez de testamentos. Se aceptó por el clero, tomó su asiento y se feneció.

Páginas 148 vta., y 149.- 24 de Abril de 1721.

MUERTE DEL PONTÍFICE: En 24 participó el Excmo. Sr. Do Phelipe Antonio Gil de Tabuada al Vicario de esta ciudad como e día veinte y tres de marzo de este año, había muerto Nuestro Muy Santo Padre Clemente Undécimo Pontífice Máximo y dicho Si Arzobispo le mandó que junto el estado eclesiástico participase esta noticia para que se celebrase con toda autoridad y pompa las honra y exequias acostumbradas. Y entendido por el estado se acordó que el día siguiente, que fue el día veinte y cinco de este mes, se empezase a doblar con 20 redobles con las campanas mayores que es la seña que se prosiguiese el doble, alternando los esquilones a media vuelta cuya noticia la participó el Sr. Vicario a todos los conventos, comunidades, quienes luego que oyeron la señal de esta iglesia mayor acompañaron el doble las dichas veinte y cuatro horas. Y en este di se señaló el día diez de mayo de este año para celebrar las honra, par cuya función se nombraron por el estado eclesiástico cuatro diputado que lo fueron: Don Francisco Luis de Caracena, cura beneficiado de esta iglesia, Don Benito de Lucena y Saavedra, cura de Santa María. Don Roque Franco y Montemayor, cura beneficiado de Santa Bárbara, Don Diego Valerios Gudiel. Sochantre de esta Iglesia y se ejecutaron las honras en la forma que se dirá en el día 10 de mayo de este año.

Página 149 vta.- 4 de Mayo de 1721.

FIESTA DE JESÚS NAZARENO: En 4 la fiesta de Jesús Nazareno que en esta Iglesia celebra la Hermandad, con tercia, misa, sermón y vísperas, quién paga a esta Iglesia de derechos ciento cinco reales que su distribución se deja en el libro de a Tulio.- NOTA: En este año hubo procesión por la Torrecilla del Gallo que importaron sus derechos cuarenta y ocho reales, que en todo se perdonaron.

Páginas 150 a 152.- 10 de Mayo de 1721.

HONRAS DE NUESTRO MUY SANTO PADRE CLEMENTE UNDÉCIMO.- En 10 se celebraron en esta Iglesia por el venerable estado eclesiástico las honras de nuestro Smo. Padre Clemente Undécimo, Pontífice Máximo de feliz recordación, siendo diputados en ellas Don Francisco Luis de Caracena, Cura beneficiado de esta Iglesia, don Benito de Saavedra, Cura de Santa María, Don Roque Franco Morente Mayor, Cura y beneficiado de Santa Bárbara, Don Diego Valeros Gudiel, Sochantre de esta Iglesia, quién dirigió la función que se ejecutó en esta forma:

Se convidaron todas las comunidades, hasta la del Valle para que el día nueve por la tarde vinieren a cantar la vigilia y el día diez por la mañana su misa responso, como tienen obligación y se les dio cera que cada comunidad la trajo y asistieron todas, menos la del Valle, y se hizo un túmulo de cinco cuerpos, vestidos de carmesí, de frontales y frontaleras doradas y bordadas muy ricas, en el primer cuerpo sirvieron los tres frontales y frontaleras de esta iglesia, de Santiago y de San Juan, y en la cara de adelante de este cuerpo el del altar de cuarenta horas de Santa María, todo de talla y dorado. En el segundo cuerpo sirvieron el del altar mayor del Carmen, tallado y dorado. El marco y dos frontales de Santa Bárbara, marco y frontal del altar mayor de los Carmelitas Descalzos y frontalera de los terceros de San Francisco. 3° cuerpo sirvieron frontal de talla dorado del Sr. San Judas, frontal y frontalera del Dulce Nombre de Santa María, frontal rico de las Recogidas, frontal y frontalera de San Lorenzo y frontalera de San Pedro. 4° cuerpo sirvieron frontal de talla dorado del camarín de esta Iglesia, las tres frontaleras del sagrario de Santa María, adentro y fuera dos frontales de las Recogidas y otro bordado de las Monjas Teresas. 5° cuerpo se puso un telliz o colcha grande sobre un banquillo de vara y media de alto y encima dos almohadas de terciopelo carmesí con sus borlas y encima dicha capa pluvial blanca bordada, que la casulla miraba a el altar mayor y las caídas de la cenefa al coro y encima de la capa, sobre el pectoral, una tiara blanca con dos llaves cruzadas y adornaban este túmulo diez y seis blandones grandes de plata de hechuras de zapatas, todos iguales en las dieciséis esquinas del túmulo con cera de a dos libras y en el altar de celebrar otros cuatro candeleros de plata más, se alfombró toda la circunferencia del túmulo y se pusieron en el suelo, en las cuatro esquinas del túmulo, cuatro hacheros dorados que perfilaban con los blandones del túmulo y a continuación con el suelo otros ocho hacheros con sus hachas, tallados y dorados. Se quitó la crujía y se sacó el fascitor del coro, donde se duplicaron dos ordenes de bancas demás de la sillería. Se previnieron 60 bancas para seis coros que se hicieron a las comunidades en los dos colaterales, capilla de Jesús Nazareno, la de los Mármoles y el Sagrario. Se pusieron en todos los altares de la iglesia dos velas de a libra en cada uno; dijo la misa con terno negro el Dr. Don Antonio Ignacio Sevillano, Vicario y Juez de Testamentos, cura más antiguo y beneficiado de esta Iglesia. Se vistieron de diáconos el Ldo. D. Julio Crisóstomo, Comisario del Santo Oficio y beneficiado y Presidente más antiguo de esta Iglesia y el Licenciado Don Antonio Casimiro de Lucena, cura y beneficiado más antiguo de la Iglesia del Sr. Santiago. Se hizo la vigilia el día 9 de este mes por la tarde, con pluvial y dalmáticas negras, circundando el preste el túmulo en el responso con asperjes y incienso como es costumbre. Se puso la cruz a el lado de la Epístola de la parte anterior del túmulo y el día sábado se cantó la misa de réquiem que es la primera, con sus oraciones pro paga, no se repartió cera de manos al estado, no hubo sermón y el costo de lo referido que fue 350 reales se repartió a las fábricas y se dobló en esta función otras 24 horas en la forma que se menciona en el día 29 de abril que se hizo señal y asistió la música, a quién se le dieron sesenta y seis reales por su asistencia y se trajo la madera y bancos de la Hermandad de Nuestra Señora del Carmen Descalzos, a quién se dio de alquiler treinta reales, de todo lo cual doy fe y lo firmé en dicho día.

Página 174 vta.- 18 de Junio de 1722.

HONRAS DEL EXCMO. SR. DON PHELIPE ANTONIO GIL DE TABUADA, ARZOBISPO DE SEVILLA, PRESIDENTE QUE FUE DEL CONSEJO SUPREMO DE CASTILLA.

En 18 en esta Iglesia las honras del Excmo. Sr. Don Phelipe Antonio Gil de Tabuada, Arzobispo de Sevilla, se celebraron de orden del Cabildo. sede vacante y carta al vicario de esta ciudad, que participó al clero y se nombraron cuatro diputados. que fueron, D. Francisco de Burgos, cura y beneficiado de Santa María. Don Salvador del Rayo, cura y beneficiado de esta Iglesia, Don Antonio Borrego. beneficiado de Santa Bárbara y el Vicario mandó hacer un túmulo de cuatro cuerpos. vestido de frontales negros y frontaleras doradas y en el remate un banquillo con un telliz encarnado con sus borlas, dos almohadas encarnadas y encima una mitra y báculo en la parte alta que mira al coro y 16 luces gruesas por esquina con los candeleros de zapatas de plata de esta Iglesia y las de Santa María. No hubo sermones. Asistieron todas las comunidades por convite y se le dio cera. La víspera por la tarde a cantar la vigilia y el día siguiente a cantar la misa y dijo la misa el Sr. D. Antonio Sevillano, Vicario de esta ciudad. Y se vistieron Don Francisco Montemayor, cura y vicebeneficiado de Santa Bárbara y Don Antonio Casimiro de Lucena, cura más antiguo de esta ciudad, siendo Sochantre el Ldo. D. Diego Valeros Gudiel, presbítero, mayordomo de la fábrica de Santa María y administrador de la obra de la torre y sacristía de dicha Iglesia de Santa María, quién dispuso todo el túmulo y demás que se ofreció.

Página 191.- 12 de Marzo de 1723.

En 12 de dicho entró en esta ciudad el Excmo. Sr. Don Luis de Salcedo y Azcona, Arzobispo de Sevilla y antes era Obispo de Coria y después Arzobispo de Santiago y oidor que fue de la Real Audiencia de Sevilla y de la Real Chancillería de Granada. Salieron a recibirle todas las iglesias de esta ciudad y otros muchos caballeros en coches. Vino a apearse a esta Iglesia donde estaban prevenidas la ciudad, formada por las comunidades y todo el clero. Y el Vicario de esta ciudad, con su capa blanca, con la reliquia, vestuarios y la cruz blanca. Está la Iglesia prevenida de luces como el día de la basílica, tocaron los dos órganos y la música y clarín y se puso el sitial en el altar mayor y reclinatorio en el plan del altar mayor abajo y se alfombró todo el presbiterio. Se puso a la entrada de la puerta un tapete y almohada y luego que se apeó le dio el preste el hisopo y al instante se empezó a cantar la antífona “sacerdos pontifex” y en lugar ora pro nobis, con todos los instrumentos y órganos y clarín y acabada la antífona de la basílica, estando de rodillas Su Excelencia en su reclinatorio subió el preste al altar mayor y vuelto de medio lado a el lado de la Epístola dice versículo. Y las oraciones de la visita de Iglesia y basílica y acabado todo esto Su Excelencia sube al altar mayor, y echa la bendición solemne y se baja y toma el coche. Su Excelencia posó en casa del Vicario de esta ciudad. Hubo luminarias y fuegos en todas las iglesias. Esto mismo consta en el folio 137 en la entrada del Sr. Tabuada que está en este dicho libro al dicho folio 137.