Cabecera Documentos Historicos Ecija

DOCUMENTOS HISTÓRICOS DE LA CIUDAD DE ECIJA

Visita de los Reyes de España a Écija.

El texto dice lo siguiente:

Nos alegra mucho a la Reina y a mi venir a Écija por primera vez oficialmente y con motivo de la concesión – y hoy entrega – del Premio a la Escuela Emprendedora del Año 2019 al centro Safa Écija, concedido por la Fundación Princesa de Gerona. Agradecemos oficialmente el cariño mostrado por todos los ecijanos y su Corporación Municipal y queremos dejar constancia en este Libro de Honor de nuestro afecto por esta ciudad que tanta historia atesora y nuestra admiración por mantener su esplendor como conjunto histórico artístico de Andalucía y de España. Hoy la excelencia y la modalida educativa se unen a la historia y las culturas que con Écija y su comarca se han aposentado durante tantos siglos.

Con todo afecto y gratitud

(firma del Rey Felipe VI y la Reina Letizia)

Écija, 6 de febrero de 2020.

Fuente: Ciberecija y Casa Real.

Libro del repartimiento de la Villa hecho por Alfonso X. Écija - 1263

Incorporada Écija a la Corona de Castilla en 1240, Fernando III permitió que la población musulmana continuase en la villa. Mediante una ventajosa capitulación, sus habitantes lograron salvar no sólo sus vidas y propiedades, sino conservar su propio estatuto jurídico, su religión, sistema fiscal y autoridades tradicionales.

Las capitulaciones estuvieron en vigor hasta 1263, año en que Alfonso X decidió expulsar a la población musulmana, procediéndose en 1263 a la repoblación y reparto de la villa y su término. La villa se dividió en cuatro collaciones: Santa Cruz, Santa María, Santa Bárbara y San Juan. A continuación se repartió la zona inmediata a la población -“término de la legua”-, más tarde se fijaron los límites con los concejos colindantes, y por último se repartieron las aldeas del término.

Fuente: Archivo Histórico Municipal.

Privilegio Rodado de Alfonso XI al Concejo de Écija. Madrid, 12/08/1329

Privilegio rodado de Alfonso XI al concejo de Écija confirmando la exención de portazgo concedida por Sancho IV y confirmada por Fernando IV.

El privilegio rodado era el documento real de mayor solemnidad expedido por las cancillerías medievales, de ahí que fuera siempre utilizado para la concesión o la confirmación de los privilegios de mayor relevancia.

Son varios los privilegios rodados que se conservan en el Archivo Municipal de Écija. Por este privilegio rodado, que ahora mostramos, Alfonso XI confirma al concejo de Écija la exención del tributo del portazgo, exención que había sido concedida en 1287 por Sancho IV.

Fuente: Archivo Histórico Municipal.

Carta de Merced de Enrique III restituyendo a la Villa de Écija el título de Ciudad. Sevilla 14/03/1402

Con fecha 31 de marzo de 1402, Enrique III restituía a la villa de Écija el título de ciudad que había ostentado con anterioridad a la invasión sarracena. Era el resultado feliz de un largo proceso de peticiones a los monarcas anteriores, en las que Écija hacía relación de sus pasadas grandezas y de las hazañas por las que, a su entender, merecía el tratamiento de ciudad. Junto a su afán por recuperar el rango ciudadano, el concejo de Écija también había solicitado en numerosas ocasiones la restitución de la silla episcopal, perdida durante la dominación musulmana. Sin embargo este anhelo, largamente reiterado durante los siglos XVI al XIX, nunca pudo hacerse realidad.

Fuente: Archivo Histórico Municipal.

Real Provisión concediendo al concejo de Écija licencia para ensanchar la Morería. Ocaña, 13/12/1498

Conquistada Écija en 1240 por las tropas cristianas de Fernando III, el propio Repartimiento de la villa -efectuado en 1263- afirma que “fue vaciada de moros”. Sin embargo no llegó a vaciarse totalmente, permaneciendo un exiguo número de población mudéjar que sobrevivió hasta la época de los Reyes Católicos, concentrada en una céntrica zona del casco urbano, que era conocida con el nombre de “la Morería” y que se hallaba en las inmediaciones de la Plaza Mayor.

Este colectivo se vio incrementado a fines del siglo XV con la llegada de musulmanes procedentes del antiguo reino nazarita, lo que llevó a los Reyes Católicos a promulgar esta Provisión autorizando al concejo ecijano a ensanchar la referida Morería.

Fuente: Archivo Histórico Municipal.

Expediente de los servicios prestados por Écija a la Corona en la guerra de Granada. Écija, 09/01/1569 y 02/08/1577

En 1568, con ocasión del levantamiento de los moriscos en Granada, fueron numerosos los servicios prestados por la ciudad de Écija a la Corona.

Recibida el día 28 de diciembre de 1568 una carta del Marqués de Mondéjar, Capitán General del Reino de Granada, en la que se comunicaba el levantamiento y se requería la ayuda de la ciudad, Écija no tardó en aprestar dos compañías -una de infantería y otra de caballería- que partieron con destino a Granada el día 9 de enero de 1569. Salidas ambas compañías se realizaron nuevos alistamientos con vistas a un segundo y tercer socorro.

En total el concejo envió 220 jinetes, 800 infantes y gastó más de 30.000 ducados en la empresa. Fueron también numerosos los caballeros ecijanos que acudieron por propia voluntad al llamamiento real, aportando soldados y armas a su costa. Se trata de los conocidos clanes ecijanos de los Henestrosa, Castrillo, Zayas, etc.

Fuente: Archivo Histórico Municipal.

Pragmática de Felipe II sobre la política a seguir con los moriscos deportados del reino de Granada. Madrid, 06/10/1572

En esta Pragmática se plasman las bases de una política de asimilación de los moriscos expulsados del reino de Granada, tras el levantamiento en las Alpujarras de la Navidad de 1568. La orden real viene acompañada de unas instrucciones que precisan y amplían el contenido de algunas disposiciones.

En ella se ordena la realización inmediata de un exhaustivo padrón de la comunidad morisca, a cuyos integrantes se les prohíbe vivir en un mismo barrio, hablar en su idioma, conservar la escritura y costumbres árabes, etc…Aunque Felipe II no se olvidó de ampararlos y ordenó que fueran objeto de buen trato y que se nombrara a un Superintendente para su defensa. Pero sobre todo la Pragmática hace especial hincapié en el adoctrinamiento cristiano de este colectivo, punto clave para la integración definitiva.

Fuente: Archivo Histórico Municipal.

Padrón de la población morisca. Écija, 1573-1599

La comunidad morisca cobra un singular protagonismo en la vida de Écija con la llegada de los granadinos deportados por Felipe II. El levantamiento de las Alpujarras es la causa directa de la expulsión del reino de Granada y el posterior asentamiento en tierras de la Andalucía del Guadalquivir y Castilla.

En mayo de 1570 ya se había instalado en Écija el grueso de la comunidad morisca, muchos de ellos en tránsito hacia otras zonas. Como medida de control de este colectivo llegado a Écija, se procedió en septiembre de 1571 a su empadronamiento.

El recuento realizado en este año arrojó un total de 2.678 personas, sin embargo un porcentaje muy elevado salió en el mismo año de Écija en dirección a Plasencia, de donde fueron distribuidos a otros núcleos.

En 1573 se realiza otro padrón que nos permite conocer el número de integrantes de esta comunidad disidente: 658 personas. Registros similares se efectuaron en años sucesivos, siempre con la clara intencionalidad de ejercer un férreo control sobre este colectivo, integrado en 1610 por 1.100 personas, cifra que excluye a los esclavos por no afectarles la deportación decretada por Felipe III.

Fuente: Archivo Histórico Municipal.

MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA. Écija, 27/03/1589

Firma de Miguel de Cervantes en carta de pago a favor de Juan Rodríguez de Palma y otros vecinos de Écija, por ciertas fanegas de trigo y cebada que les embargó.

En septiembre de 1587 llegaba Miguel de Cervantes a Écija en calidad de comisario de abastecimientos de la Real Armada. La ciudad recibía periódicamente la visita de este tipo de oficiales regios, encargados de embargar provisiones para abasto de la tropa; periodicidad que en el reinado de Felipe II se vio incrementada con creces, ante la intensa política exterior de carácter bélico desplegada porel monarca.

La estancia de Cervantes en Écija no pasó inadvertida. Entre 1587-1589 embargó considerables cantidades de cereal a particulares y a entidades eclesiásticas. Su rigurosa actuación en las sacas le acarreó una especial hostilidad en el sector eclesiástico, hasta el punto de que llegó a ser excomulgado por el Arzobispado de Sevilla.

Asimismo entre los vecinos de Écija despertó una clara animadversión, debido a dos poderosas razones: las malas cosechas de esos años y la escasa formalidad de la Corona en el pago de la mercancía embargada, que solía retrasarse varios años.

Fuente: Archivo Histórico Municipal.

Dibujo del la Fuente de las Ninfas. Ècija - 1592

Luis Vélez de Guevara en su famosa obra El Diablo Cojuelo  alude a la existencia, en la Plaza Mayor de Écija, de una fuente de jaspe “…con cuatro ninfas gigantas de alabastro derramando lanzas de cristal…”. Se trata de la denominada “fuente de las Ninfas” que logró subsistir hasta que, en 1866, fue desmontada con motivo de las reformas urbanísticas que afectaron a la Plaza Mayor.

La Fuente de las Ninfas formó parte de un magno proyecto que el cabildo ecijano acometió en las últimas décadas del siglo XVI: la regeneración del suministro de agua a la ciudad. Las obras fueron encargadas a Hernán Ruiz III, maestro de obras, quien firmó las condiciones del contrato en 1584, si bien el diseño original de esta fuente se debe a Juan de Ochoa.

El retraso de las obras y el incumplimiento del contrato, motivaron el encarcelamiento de Hernán Ruiz, y la consiguiente paralización de las obras de esta fuente. Finalmente se encargó de su terminación el maestro de obras ecijano Francisco Fernández de Medellín, quedando la obra ultimada en 1606.

La Fuente, de estilo manierista e inmersa en la estética del Bajo Renacimiento, está cargada de simbolismo. La figura principal, portadora del tridente, ostenta diadema solar, en clara alusión a la ciudad; y la escultura de Neptuno, sobre la que se alza victoriosa la personificación de Écija, puede simbolizar al río Genil, cuyas aguas son ahora encauzadas y dominadas.

Fuente: Archivo Histórico Municipal.

Acta del cabildo municipal acordando proponer al Rey que los bienes raíces de los moriscos pasen a engrosar el patrimonio municipal para mitigar el descalabro económico que causaría su expulsión. Écija, 27/01/1610

El 9 de diciembre de 1609 Felipe III ordena la expulsión de los moriscos del reino. El documento de la expulsión consta de un amplio preámbulo en el que Felipe III expone las causas que han motivado una determinación tan radical; los recargos formulados contra los moriscos son de tipo religioso y político. La seguridad del Estado y el rechazo a la fe cristiana son los argumentos esgrimidos a la hora de justificar la proscripción de los miembros de esta minoría “de cualquier edad y condición que sea”. La única excepción contemplada en él afecta a los esclavos.

El contenido del decreto llega a manos de las autoridades municipales astigitanas el 18 de enero de 1610. Alarmado el cabildo por las negativas consecuencias económicas que la expulsión de los moriscos acarrearía para la ciudad, acuerda en sesión capitular de 27 de enero elevar propuesta al Rey para que los bienes raíces de los moriscos pasaran a engrosar el caudal de propios de la ciudad.

La respuesta fue negativa y los preparativos para la expulsión se iniciaron con celeridad. Las instrucciones reales difundidas en febrero de 1610 eximieron también de la expulsión a los matrimonios mixtos integrados por cristiano viejo y morisca únicamente, así como los hijos legítimos nacidos, los descendientes de berberiscos y turcos convertidos a la fe cristiana y los moriscos que hubiesen hecho voto de castidad.

Fuente: Archivo Histórico Municipal.

Diseño del Retablo para el convento del Espíritu Santo. Écija - 09/02/1610

Firmado por Pedro Freila de Guevara. A tinta, con toques de aguada. Papel 410 x 265 mm.
Forma parte de la escritura otorgada por Pedro Freila de Guevara, vecino de Córdoba, a favor del convento del Espíritu Santo de Écija, por la que se obliga a hacer un sagrario, año 1610.

En el año 1610 el convento del Espíritu Santo de Écija encarga la ejecución de un sagrario para su iglesia a Pedro Freila de Guevara, polifacético artista cordobés -escultor, arquitecto y retablista- de reconocido prestigio.

El diseño proyecta un retablo que básicamente sigue el modelo del retablo manierista y que morfológicamente parece un trasunto en retablo de los tabernáculos-custodia.

Fuente: Archivo Histórico Municipal.

Catastro del Marqués de la Ensenada. Écija - 1751

El Catastro del Marqués de la Ensenada responde al deseo de implantación en Castilla de un sistema tributario denominado “Única Contribución”. Sistema más equitativo y racional que el cúmulo de impuestos indirectos que integraban las rentas provinciales, nunca pasó de proyecto. Sin embargo estos Catastros se convirtieron, gracias a los datos que se recopilaron, en la fuente básica para el estudio de la vida económica, social y jurídica de la España del siglo XVIII.

El Catastro realizado en Écija consta de 23 volúmenes, dos índices y un informe preliminar.

Fuente: Archivo Histórico Municipal.

Libro de Actas de la Junta Revolucionaria de Écija. Septiembre/Octubre - 1868

Iniciada el día 17 de septiembre de 1868 la revolución que puso fin al reinado de Isabel II, Écija se sumó a los insurrectos el día 22 del citado mes. En este día fueron ocupadas las Casas Capitulares, instalándose en ellas una Junta Provisional de Gobierno bajo la presidencia de Francisco Fernández Golfín. Consolidado el movimiento, la Junta se disolvió el día 21 de octubre de 1868, quedando inaugurada una nueva etapa política española dentro del marco constitucional. 

Fuente: Archivo Histórico Municipal.

Certificado defendiendo características del Escudo de Écija. Madrid, 15/03/1906

Certificado de don Luis Rubio y Ganga, cronista y rey de armas, expedido a favor de la ciudad de Écija, definiendo las características de su escudo.

Documento inscrito en la corriente de recuperación de la conciencia histórica local que trajo consigo el romanticismo decimonónico, constituyendo este pergamino la prueba irrefutable del interés que la propia Corporación Municipal de Écija tuvo por el pasado glorioso de su ciudad. La expedición de este artístico documento supuso a las arcas municipales un desembolso de 250 pesetas, cantidad desorbitada para la época.

Fuente: Archivo Histórico Municipal.

Partida de Bautismo - LUIS VELEZ DE GUEVARA

Partida Bautismo Luis Velez de Guevara Ecija

Aunque ello sea anecdótico, lo que si es un poco más preocupante es que nadie indagara sobre el nacimiento de Luis Vélez de Guevara hasta el año de 1903, en que el escritor Don Felipe Pérez y González, desde Madrid y para un artículo que sería publicado en la revista La Ilustración Española y Americana, dedicado a Vélez de Guevara, encarga a Don Evaristo Mejía de Polanco, Procurador y primer teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Ecija su búsqueda en las Parroquias ecijanas, encontrando su partida de bautismo en la Parroquia de San Juan, acudiendo al ecijano Don Juan N. Díaz Custodio, para que realice la correspondiente fotografía de dicha inscripción.

Fuente: Ecija, lo que no conocimos…. lo que perdimos…. (Ramón Freire Gálvez-2004)

Firma del Testamento de Luis Velez de Guevara

Traslados de la Cruz del Milagro de San Pablo.

Felipe IV Cruz Milagro San Pablo

Siguiendo el orden cronológico, aparece que El Cabildo ecijano, en 19 de septiembre de 1633, acordó conceder al citado Monasterio, la suma de 200 ducados para poner en lugar decente la Cruz de San Pablo.

Del documento original encontrado, por la llevanza de dicha Cruz a Palacio en Madrid, en el año de 1635, para un nuevo parto de la reina Isabel de Borbón, demuestra igualmente que la Cruz fue llevada para el parto de la reina en el año de 1629 (Príncipe Baltasar Carlos de Austria), cuyo documento de 9 de febrero de 1635 (está decretado al margen personalmente por el Rey Felipe IV), encabezado por Fray Pablo de Carmona, Prior del Monasterio de San Pablo y Santo Domingo, aprovechando su estancia en la corte con dicho motivo, le recuerda al Rey, la promesa real de entregar la suma de 1.500 ducados al convento, con motivo del nacimiento en el año de 1629 del Príncipe de Asturias Baltasar Carlos de Austria (1629-1646), concediéndole el Rey, con cargo a las arcas reales, a cuenta, la suma de 200 ducados solicitados, ordenándose por el Rey que así se hiciera y el resto lo hiciera el Concejo de Indias en Sevilla, a la mayor brevedad posible.

El contenido literal del mencionado documento que a continuación reproducimos, dice así:

Al margen: “Está bien lo de los 200 ducados y lo demás he mandado al Consejo de Indias se lo pague con la mayor brevedad posible”.- Firma del rey Felipe IV.

Fuente: Ecija, lo que no conocimos…. lo que perdimos…. (Ramón Freire Gálvez-2004)

Solicitud Real traslado cruz milagro san pablo

En Septiembre de 1638 y cuando la Reina Isabel de Borbón se encontraba nuevamente embarazada, el Prior del Convento de San Pablo y Santo Domingo, recibe una orden real, en la que se le ordena y manda que envíe enseguida la Santa Cruz de San Pablo a Palacio, para el parto de la reina. El Prior Juan de Morales acude al Cabildo ecijano, en solicitud de fondos para sufragar los gastos del traslado, y así aparece reflejado, durante la celebración del Cabildo Municipal de 6 de Septiembre de 1638, en el que comparece Fray Juan de Morales, Prior del Convento citado: “…leyó a la Ciudad una carta del señor Patriarca, en el que le ordena y manda S. M al dicho Prior, que envíe enseguida con un religioso la Santa Cruz del glorioso San Pablo, que está en dicho convento, para el parto de la Reina. La Ciudad acordó, dado lo forzoso del caso y su interés por el buen parto de la Reina, que se le de licencia al Prior para el traslado, y como el convento no podía sufragar los gastos de una litera en que la cruz fuera decentemente, que se costeara el gasto de los propios…”

El documento original del traslado de la Cruz a la Corte, que hasta mi ha llegado por igual conducto que el anterior, acredita dicho traslado de la Cruz, para el parto de la reina, fruto del cual nació MARIA TERESA, posteriormente Reina de Francia por su casamiento con Luis XIV.

Fuente: Ecija, lo que no conocimos…. lo que perdimos…. (Ramón Freire Gálvez-2004)

La Feria del Ganado de Écija

Felipe IV feria ganado ecija

El día 8 de Septiembre de 1652, el rey Felipe IV, concedió a Ecija la celebración, bajo la advocación de San Mateo, de una feria pechera, esto es no franca, remitiendo la correspondiente carta real, donde fijaba que no podía durar más de dieciséis días, iniciándose el día 21 de Septiembre y en la que se pudieran vender y comprar todos y cualquier género de mercaderías sin exceptuar ningunos.

Ecija cuenta con una de las ferias más antiguas de España por concesión real. El rey Alfonso X, cuando hizo el reparto del término municipal ecijano, firmó en Santo Domingo de la Calzada, el día 29 de Enero de 1274, un privilegio por el que autorizaba al Concejo de Ecija, para que pudiera hacer feria cada año, ocho días antes de cuaresma mayor mediada y ocho después. El Cabildo de Ecija, al concederse idénticos privilegios a poblaciones cercanas a nuestra Ciudad, con el fin de que nuestra feria tuviese mayor importancia, solicitó en diversas ocasiones el traslado de la feria a otras fechas, concediendo dicho traslado el rey Alfonso XI por Real Privilegio. Unas veces se celebró el 15 de Mayo y así también, se opuso el Condado de Palma. Al crear Córdoba su feria en dicho mes, Ecija acudió en súplica al rey Enrique III el Doliente, quien autorizó su traslado por carta real firmada en Madrid el día 17 de Enero de 1394, al mes de Septiembre, donde se fijó su comienzo en el día 15, por espacio de quince días.

Fuente: Ecija, lo que no conocimos…. lo que perdimos…. (Ramón Freire Gálvez-2004)

Sentencia de Bandoleres. Écija - 1817

Ya en el año de 1817, en las causas que conoció la Justicia en Sevilla, procedentes de Ecija, Carmona, Fuentes de Andalucía, Lora, Marchena y Osuna, por los delitos cometidos por dicha banda, sus componentes eran imputados como “salteadores de camino, incendiarios, asesinos, forzadores de vírgenes y mujeres honradas y otros delitos”, dictándose sentencia decretando la rebeldía de seis de los Niños de Ecija, llamados Pablo Aroca “Ojitos”, Juan Antonio Gutiérrez “El Cojo”, Diego Meléndez, Francisco Narejo “Becerra”, José Martínez “El Portugués”, y el nominado “El Fraile” y demás personas que componen la cuadrilla llamada de los Niños de Ecija, ofreciendo como premio por la muerte o prisión de uno sólo de estos bandidos, mil ducados de vellón, excediendo de uno hasta cuatro inclusive, mil pesos por cada uno y mil duros por cualquiera de los demás hasta su exterminio.

Fuente: Ecija, lo que no conocimos…. lo que perdimos…. (Ramón Freire Gálvez-2004)

Hierros ó Marcas de la Ganadería Caballar de Écija - 1878

La importancia de las ganaderías caballares en Ecija, queda reflejada dentro del Catálogo de los Hierros o Marcas, que usan los criadores para sus ganados caballares en las provincias de Andalucía, Extremadura y Mancha, editado en el año de 1878, por el Excmo. Sr. Don Antonio López de Letona, Director General de Caballería, en los establecimientos tipográficos de M. Minuesa, c/Juanelo 19 y Ronda de Embajadores de Madrid.

En Septiembre de 1952, por el Profesor Veterinario Don Joaquín Bravo, se publica en la revista de feria Ecija, un cuidado artículo sobre la presencia del caballo en la feria de Ecija, donde se mencionan diversas ganaderías ecijanas, que, para su conocimiento, lo reproducimos seguidamente: “…que no sólo conservaron las razas puras, sino que, en un afán de superación, imprimieron a éstas ciertos caracteres que hicieron famosos a sus propietarios.

Hierros Ganaderia Caballar Ecija 1878

Fuente: Ecija, lo que no conocimos…. lo que perdimos…. (Ramón Freire Gálvez-2004)

 

Inauguración de la Calle Miguel de Cervantes - 1912

En la Feria de Septiembre de 1912, se produjo la apertura de esta arteria principal, que partiendo desde la Plaza Mayor o Salón se comunicase con lo que conocimos como “El Cerro” (anteriormente se le denominaba “Cerro de la Pólvora”), supuso un hecho de gran relevancia para el desarrollo de la Ciudad de Ecija, creando un acceso importante hacia el propio centro, donde, en general, se encontraba establecido el comercio. Todavía hoy le seguimos llamado popularmente “la calle Nueva” (no conviene confundirla con la que de verdad se denomina así, que se encuentra en el lado opuesto de la Ciudad, concretamente donde se encuentra el Depósito de Recría y Doma), aunque fuera nominada como calle Miguel de Cervantes que, en un principio, solamente llegaba hasta lo que hoy es la Avenida de Andalucía (antigua carretera general Madrid-Cádiz), para, posteriormente alargarse hasta la que después fue también, al desplazarse la misma, la citada carretera general, hoy llamada Avenida del Genil.

Fuente: Ecija, lo que no conocimos…. lo que perdimos…. (Ramón Freire Gálvez-2004)

Kiosko o Tablado de la Música de Écija.

Hasta la década de los años 1960, los ecijanos pudimos disfrutar de algo que fue emblemático para nuestra propia Ciudad, como era el Kiosco o tablado de la música que, desde el año de 1913, hasta su desmantelamiento en la década citada, permaneció en el centro de la Plaza Mayor o Salón y donde se celebraban los correspondientes conciertos que ofrecía la Banda Municipal de Música.

El diseño y proyecto del mencionado kiosco o tablado, fue original del ecijano Manuel Salamanca Tordesillas, pintor y fotógrafo de profesión, quien lo realizó en nombre de la Hermandad de San Gil (Archicofradía de la Coronación y del Santísimo Cristo de San Gil), para su presentación ante el Ayuntamiento de Ecija, donde se tramitó el correspondiente expediente. La intervención de dicha Hermandad, en la que ocupaba cargo el autor Sr. Salamanca, se produce por ser la misma arrendataria del impuesto sobre colocación de sillas en calles y sitios públicos, por adjudicación que le fue hecha por la Corporación Municipal, que exigió a la citada Hermandad cuando finalizó el contrato en 1896, la construcción, a sus expensas, de una plataforma permanente para la banda de música, eximiéndole, a cambio, de los arbitrios municipales durante el tiempo del arriendo, que se establecía en 18 años.

Cuando expiró el contrato de arrendamiento en el año de 1913, la Hermandad solicitó su renovación, ofreciéndole al Ayuntamiento la construcción de una artística baranda y una marquesina de hierro fundido y troquelado en la plataforma existente. Para ello, el citado Sr. Salamanca, comisionado por acuerdo capitular que le confirió la Hermandad, presentó solicitud del citado arrendamiento con duración de veinte años, obligándose a ejecutar en dicho kiosco las obras de embellecimiento con arreglo al plano que se adjuntaba, valoradas en más de tres mil pesetas.

Kiosko ó Templete de la Música en Ecija

Fuente: Ecija, lo que no conocimos…. lo que perdimos…. (Ramón Freire Gálvez-2004)