ECIJA EN SEPIA
POR D. RAMON FREIRE GALVEZ (2007)

INTRODUCCION

DEDICATORIA :

A mi nieto, Sergio Castilla Freire, por ser esta la primera publicación que ve la luz desde que él nació en Noviembre de 2005, para que el día de mañana. con el discurrir de sus años, se muestre orgulloso de la Ciudad que nos vio nacer y la defienda, donde y ante quien proceda.

INTRODUCCIÓN :
A lo largo de varios años, han sido muchas las publicaciones sobre Ecija, en las que se han aportado numerosas fotografías que, desde finales del siglo XIX, se han realizado de nuestra Ciudad. Yo personalmente, he sido uno de ellos, en varias de mis publicaciones, concretamente las realizadas respecto de las biografías de Don Juan N. Díaz Custodio, Don Manuel Salamanca y Don José Sanjuán Ariz-Navarreta, quienes nos dejaron un legado maravilloso de los distintos rincones de este hermoso pueblo nuestro, sobre todo, hasta la década de los años 1960.

Dentro de ese periodo, también nos han llegado diversas postales que, sobre Ecija, realizó y editó Luciano Roisin desde Barcelona, junto con otras anónimas que hasta mi han llegado, regalos de varias personas que a lo largo de esta publicación serán citadas y que, como quien escribe, estaban enamorados de la tierra que nos vio nacer.

Fotografías, todas ellas merecedoras también de nuestro aplauso, porque en definitiva, nos impregnan de un sentimiento romántico lleno de nostalgia que incluso tiende, a que el espectador piense sobre lo que se perdió y no llegó a ver por razón de edad o desaparición de tal o cual rincón.

Las fotografías que, de y sobre Ecija, como legado, nos dejaron quienes cité y citaré, ya fueran como autores o simplemente tenedores de tan romántico tesoro, no cabe duda que es un medio ideal para trasladarnos con su imagen en el tiempo y podamos decir: “esto estaba así” o “esto ha sido así”, provocando en cada uno el pensamiento de lo que se perdió o se reencontró con su restauración de aquel o de este monumento, de aquella o de esta torre… No cabe duda que habrá quien opinará no debieron permitirse ciertas actitudes urbanísticas a lo largo de todos los años pasados y presentes, pues con ello, en algunas ocasiones, desnudaron de su belleza lo que intentaron vestir de nuevo y, en otras, no sólo lo desnudaron, sino que el viento de la incompetencia y la desidia de sus vecinos, provocó que ese mismo viento se lo llevara para siempre de la riqueza monumental de nuestra tierra, con su abandono y destrucción.

No pretendo, dentro de esa nostalgia sentimental que acompaña a todo lo que no hemos conocido, o que de haberlo hecho, no lo veamos actualmente y en el peor de los casos, lo contemplemos alterado, decir que tiempos pasados fueron mejores, porque no somos nosotros jueces de la historia, sino meros participantes de ella, aunque sí podamos, dentro de esta libertad cultural que nos ocupa, decir en voz alta nuestros pensamientos, sin olvidarnos que un pueblo que no recuerda su pasado, no puede vivir su presente y no tiene futuro. Ello es lo que pretende esta publicación, recordar nuestra historia cultural pasada a través de las numerosas fotografías que aportamos, para que aquello que, a juicio de cada uno, se hizo mal, no se vuelva a repetir en el presente y sirva como ejemplo para lo que se pueda realizar en el futuro.

La antigüedad de todas y cada una de las panorámicas que ilustrarán la segunda parte de esta publicación, es la que nos ha llevado a titular esta obra como: “Ecija en sepia”, porque es dicho color, cálido y suave, el que nos envuelve con el manto de cariño que a esta tierra le profesamos. En la primera parte de esta publicación y siguiendo la senda que otros ecijanos hicieron cuando sobre nuestro pueblo escribieron, detallaremos el callejero actual ecijano, para lo cual aportaremos el primero que de ellos tenemos noticias, de cuando la división administrativa que se hizo sobre Ecija en 1816, así como las variantes que sus calles han sufrido, no haciéndolo en cuanto a las actuales por ser conocidas o poderlo ser por los que aquí vivimos, uniendo con dichos datos antiguos un poco más de nostalgia junto a las fotografías que contemplaremos. Asimismo he considerado necesario aportar una pequeña biografía de los autores de las fotografías que formarán parte de esta publicación, para que todos a los que llegue la misma, conozcan la identidad de los mismos.

Será en la segunda parte de esta publicación, donde aparecerán dichas panorámicas y las incorporaremos unidas en el tiempo, con independencia del autor y fecha en que fueron realizadas, a fin de no distraer la visión del lector cuando observe un rincón o plaza determinada, panorámicas que, en definitiva, nos llevarán al recuerdo de aquella Ecija a la que se contraen.