Memorias PAco Rodriguez Ecija

MIS MEMORIAS Y RECUERDOS – VI (Década de los 50)
EL TREN DE ECIJA QUE CONOCIMOS
Autor: Paco Rodríguez – 2020.

Paco Rodriguez Ecija

EL TREN QUE CONOCIMOS.-

En los años 50, y hasta el 1969, que desapareció, se podía viajar en tren, desde Écija a Sevilla o desde Écija a Córdoba y viceversa. Para la capital de la Provincia de Sevilla, había que hacer trasbordo en Marchena. Digo que se podía, porque precisamente por la ausencia de personas que lo utilizara con más frecuencia, es por lo que la Compañía RENFE, decidió unilateralmente, a espaldas de los ciudadanos ecijanos, y sin haber accedido a las peticiones, que en su conjunto realizaron los alcaldes que regían los municipios afectados: Osea, Écija, Marchena, Fuentes de Andalucía, La Luisiana, La Carlota, Fuente Palmera y Guadalcázar. RENFE propició, con la clausura de la línea, que Écija quedase sin aquél medio de locomoción tan importante para el progreso de la comarca. Queríamos tener el mismo servicio, o una línea similar a la que tenían poblaciones de nuestro entorno: Osuna, Marchena o Palma del Rio sí gozaron de ese favor. Para no entrar en vericuetos políticos ni en agravios comparativos, que a nada conduce, que no es la finalidad de estas MEMORIAS, el TREN que utilizábamos los ecijanos tenía una premisa máxima: “¡¡NADA DE PRISAS NI URGENCIAS!!”. ¡¡Tranquilos todos que viajábamos despacito pero seguro!! (…).

La primera vez que monté en el tren, lo hice con mi padre a Sevilla. El viaje duró ¡cinco horas!. Subimos a las 5.30 de la mañana y llegamos a la Estación de Córdoba a las 10. El recorrido era de Écija-Marchena-Sevilla. En Marchena nos apeamos para hacer trasbordo a otro convoy destino a la Capital sevillana.

Tren en la Estacion de EcijaAños más tarde a la edad de dieciséis años, acompañado de Antonio y Gerardo Parejo, -éste tenía mi edad- viajamos a Madrid en tren desde Écija, haciendo escala en Córdoba, con objeto de presentarnos a unas oposiciones a la Administración de Justicia, en Córdoba cogimos un tren EXPRESO, que nos dejó en la estación de Atocha de Madrid, sobre las ocho de la mañana del día siguiente, o sea el viaje duró unas pocas de horas, desde la capital de Córdoba. Una auténtica paliza, pues en el tren no se podía dormir. No tiene punto de comparación a cómo se viaja en la actualidad, en comodidad y duración del trayecto..

*En definitiva, a modo conclusión, creo que el tren con todos sus defectos, tenía la virtud de que te solucionaba el problema de viajar más barato, aunque más incómodo. Las autoridades hicieron cuanto tuvieron a su alcance, dentro de sus competencias, par que no clausurasen la línea de ferrocarril. Incluso la propuesta que le hicieron a RENFE, por parte de todos los alcaldes afectados, junto a los gobernadores civiles de Córdoba y Sevilla, consistente en la modificación de las vías de velocidad, similares a Marchena, Osuna y Palma del Rio, fue rechazada de plano. Según la información de fuentes de todo crédito, con las que tuve contacto personal hace muchos años. Aquello ocurrió antes de los ayuntamientos democráticos, o sea en pleno franquismo.

NOTA.- Según reflexión personal, que puede ser errónea, a partir de 1979, con los Ayuntamientos democráticos, tanto el PSOE como el PP han gobernado España. Y las mismas formaciones política han ido gobernando el Ayuntamiento de Écija. No han conseguido modificar la postura intransigente de RENFE ¿Por qué no tenemos suerte?. La respuesta habría que buscarla en EL DIABLO COJUELO….

Salud.