ALGUNAS EFEMERIDES ECIJANAS
REVISTA FERIA DE ECIJA – 1969
Autor: T. C.

Nuestra Écija, es tan pródiga en actos y hechos célebres en su historia, que, por su importancia y heroísmo, están llenas de fechas conmemorativas.

Algunas, quizás las menos, sean conocidas, pero hay mucha gente que la ignoran los propios naturales de nuestra bella ciudad. Y allá vamos a recordarlas.

En el año 581 (antes de Jesucristo) es fundada Astigi por los Celtas.

El 19 de noviembre del año 66 de nuestra Era, fue el martirio de San Crispín primer obispo de Écija.

En el 619 fallece San Fulgencio, cuarto obispo ecijano. En el 633 Abencio, que le sustituyó en la silla episcopal astigitana y en el 64, Estéfano.

En el año 1000 era obispo ecijano Martino, que hizo el número once. Y en 1049, Servando duodécimo obispo de la Ciudad del Sol.

En mayo de 1240 fue conquistada Écija por Fernando III. Y en 1262 los últimos árabes desalojaban la ciudad.

En 1264 el Rey don Alonso concedió a Écija los mismos fueros y privilegios que tenía Córdoba.

En 1368, el rey don Alfonso XI confirmó en Trujillo los privilegios y gracia que Écija tenía.

Columnas ecijanas Alameda HerculesEn el año 1387, el Ayuntamiento de aquél entonces, que andaría apuradillo de dinero, vendió al de Sevilla dos hermosas columnas que son las que lucen en la famosa Alameda de Hércules.

En 1390, el Rey don Enrique III, solicita de Écija procuradores para representarla en cortes, privilegio que entonces pocas ciudades tenían. El Ayuntamiento designó a Alfonso Fernández Valderrama y Pedro Díaz Valderrama.

En 1398, el Rey don Pedro, autoriza a los barqueros de Sevilla para que naveguen hasta Córdoba y si lo desean, que pudieran pasar por el Genil y nuestra ciudad. (Entonces, suponemos llevaría más agua el río que ahora).

En 1407, predicó San Vicente Ferrer en el convento de Santo Domingo y en 1414, el Domingo de Ramos, volvió a predicar en Santa María, hablándose de un milagro que el santo hiciera en una judía.

En 1429, fundóse el convento de Carmelitas.

En 1460, se fundó el convento de las Florentinas y en 1470 se hizo la Iglesia de San Gil.

En 1482, llega a Écija el Rey Fernando el Católico para ponerse a la cabeza de un potente ejercito que arrojase a los moros de la península.

En 1483, al mando de don Luis Portocarrero se reúnen en Écija 5000 caballos y 8.000 hombres para acudir al lado del Rey.