Cultura de Ecija

Historia de Écija – Ramón Freire Gálvez (2004)(2004)

4.- Desde el siglo XVIII, nombrado de Oro Ecijano, hasta nuestros días.

Santa Cruz
Terremoto de Lisboa

Ya hemos comprobado como la mayoría de edificios religiosos se construyen en Ecija durante los siglos XV y XVI, así como algunas edificaciones civiles públicas y privadas, pero es durante y a partir del siglo XVIII, cuando Ecija adquiere un gran impulso, con el desarrollo de las grandes obras religiosas y civiles, motivadas por la reconstrucción de los daños causados en el año de 1755, por el famoso terremoto de Lisboa y la construcción de grandes casas palacios, así como la finalización de otros, lo que trajo implícito una importante mano de obra especializada y artesanal, no sólo propia sino llegada de otras regiones, originando en Ecija un gran movimiento económico y artístico, que le hizo alcanzar gran renombre en la península ibérica.

Empezando por las edificaciones religiosas, la Parroquia Mayor de Santa Cruz se aprobó su reconstrucción, tras los daños sufridos por el citado terremoto, en virtud de acuerdo adoptado por el clero parroquial y el cabildo ecijano en 1763, si bien dichas obras se iniciaron en 2 de Enero de 1776, y así consta en una inscripción que se lee en la fachada de la Plaza que dice:

“Jesús María y Señor San José. Sede vacante por fallecimiento del Eminentísimo y Excmo. Cardenal de Solis, se dio principio a esta iglesia nueva de Santa Cruz mayor de esta ciudad de Ecija, Nuestro Rey y Señor D. Carlos III el día 2 de Enero de 1776 años.”

Dos años después, el 9 de Abril de 1778 se colocaría la primera piedra del edificio actual que se abrió al culto el día 21 de Diciembre de 1836.

Las nuevas obras se encomendaron a Antonio Matías de Figueroa, aunque el proyecto definitivo fue original del Maestro Mayor José Alvarez, estimándose el importe de las obras en 734.356 reales.

Santa Maria

La Iglesia Parroquial de Santa María, comenzó sus obras en 1717 por la torre, según consta en una inscripción que se haya en la parte baja, viéndose afectada en el segundo y tercer cuerpo por el terremoto de Lisboa. El año de 1758 se procede a la colocación de la primera piedra y el 9 de Octubre de 1778 se bendice lo edificado que comprendía los presbiterios y cruceros, abriéndose al culto y continuándose las obras, dado que consta documentos de 1804 donde emitía informe al Maestro Mayor del Arzobispado.

Probablemente el autor del proyecto debió ser el Arquitecto Don Pedro de Silva, quien redactó las condiciones de la obra, apreciando su importe en 299.000 reales. Igualmente intervinieron en las obras, como directores materiales de las mismas, los maestros alarifes José Páez de Carmona, Pérez Bueno, Joaquín de Herrera y Martín Bizarro.

Santiago

La Iglesia Parroquial de Santiago, sufrió obras de ampliación y reforma, consistentes en la construcción de una nueva torre y la Capilla Sacramental, edificar el patio porticado con su puerta de ingreso, el coro, el oratorio, el vestuario y decorar algunas dependencias como la sacristía.

La antigua torre de esta iglesia estaba situada inmediata a la puerta de poniente, pero como sufriera grandes daños en los terremotos de 1684 y en especial con el de 1755, en informe fechado el 7 Marzo de 1757, por el Maestro mayor Juan Núñez, se propuso la demolición y construcción de una nueva en lugar distinto, decidiéndose por el lado del Evangelio del templo, finalizando las obras en 1766.

Las principales obras, incluida la construcción de la nueva Capilla Sacramental y camarín del Sagrario, finalizaron hacia el año de 1790. En dichas obras intervinieron, entre otros, los célebres alarifes ecijanos Bartolomé González Cañero y José Díaz Acevedo, que ocupaba el cargo de alarife mayor de la Ciudad.

San Gil.IAPH

La Iglesia parroquial de San Gil, tras las importantes obras acometidas en el siglo XVII, tuvo su época de verdadera trascendencia en el siglo siguiente, siendo una de las obras más interesantes la construcción de la capilla del Sagrario, iniciándose en 1722 y finalizándose con la bendición del camarín en 1778.

A partir de 1765 comenzó la gran reforma del templo, consistente en la reconstrucción de los muros, abovedamiento general de la iglesia, construcción de las capillas del bautismo y de las Animas, de la Sacristía y decoración del interior. Fueron dirigidas las obras, en principio por el maestro Martín Bizarro, y después por Matías de Figueroa. En 1775, tras reconocimiento efectuado a la torre por Pedro de Silva, Maestro Mayor del Arzobispado de Sevilla, se acordó la conveniencia de hacer una nueva en el mismo lugar del emplazamiento, iniciándose las obras el día 10 de Marzo de 1777, finalizando aproximadamente hacia 1785.

Santa Bárbara

La Iglesia de Santa Bárbara contiene extremos muy interesantes dentro de la historia ecijana. Parece ser que en el solar de un palacio romano hubo de levantarse una iglesia que sirvió para el culto de los mozárabes, afirmándose que su torre se construyó sobre un torreón árabe. Allí fue trasladada la Silla y en el siglo XV tenía un reloj propiedad del Concejo Municipal y una campana de la hermandad, que hoy se encuentra en el patio de la Iglesia de Santa María.

El último cuarto del siglo XVIII fue de gran trascendencia para la fábrica de esta iglesia, terminándose la capilla sacramental, proyectada por Matías de Figueroa, firmándose en Octubre de 1790 los planos para la construcción de la Iglesia, que fueron aprobados por la Real Academia en el propio año, finalizándose las obras casi setenta años después, dadas las largas interrupciones sufridas durante su desarrollo, pues el edificio se bendijo el 22 de Marzo de 1855.

San Juan

La Iglesia de San Juan tuvo en el gran siglo de oro astigitano, el de verdadera trascendencia para la construcción definitiva de la misma. En 1734 las obras de la más bella de las torres ecijanas, debieron estar muy avanzadas, dada la autorización para el secuestro de los diezmos necesarios, finalizándose la misma hacia 1745. En ella intervinieron los maestros alarifes ecijanos Lucas Bazán y Antonio Corrales, al servicio del marqués de Alcántara, patrono del templo. A partir de 1776 la ruina de su conjunto era manifiesta, según se desprende de los informes emitidos por los técnicos Morales Aguayo, Maestro Mayor de los Reales Alcázares de Córdoba y los pertenecientes al Arzobispado de Sevilla. En el año de 1785 se produjo el hundimiento total.

En 1792 se proyecta un nuevo templo, inspirado en la basílica de San Juan de Letrán de Roma, realizándose la capilla sacramental, única parte que había quedado en pie de la fábrica de la iglesia. La reconstrucción de la misma fue realizada a impulsos hasta el año de 1807, suspendiéndose poco después, razón por la que se habilitó para templo la referida capilla sacramental y una nave adjunta.

El elemento que subsiste del viejo templo es su bellísima torre que sobresale de entre todas las ecijanas por el dinamismo de sus líneas y el sentido pictórico del conjunto, donde el buen gusto de los alarifes Bazán y Corrales, crearon una obra típica del barroco dieciochesco.

Iglesia del Carmen

La Iglesia del Convento de San Pablo y Santo Domingo, cuyo convento fue fundado en la segunda mitad del siglo XIV, fue reconstruida en el siglo XVIII, bendiciéndose el templo el 23 de Junio de 1714. En dicho siglo, se acordó construir la magnifica capilla de la Virgen del Rosario, lo que se llevó a cabo durante el periodo de 1728 a 1776, constituyendo su retablo y camarín uno de los conjuntos más ricos del barroco, donde la fantasía del artista se desbordó. Todo ello en contraste con su inacabada torre.

La Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, templo que perteneció a los Carmelitas Calzados hasta la exclaustración, y en cuyas dependencias estuvo ubicada la Comunidad de los Salesianos desde el año 1897 hasta finales de los años 60. La actividad constructora durante el siglo XVIII fue altamente notable, en relación con el movimiento artístico local, siendo reedificada parte de la misma en el segundo tercio de dicho siglo, así como también en el último tercio del siglo siguiente. En la construcción de su torre, que data de 1637, se mató el religioso que dirigía las obras.

Destaca, entre otros, el retablo de la Virgen de la Soledad, datado en el segundo tercio del siglo XVIII y que se encuentra en la nave de su propio nombre.

Iglesia de los Descalzos

Igualmente tenemos que reseñar, la Iglesia de San Francisco de Asís, reedificada en el tan nombrado siglo XVIII, con la construcción de algunas capillas anejas al mismo; la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, que perteneció a los Mínimos de San Francisco de Paula hasta la exclaustración, destacando como obras la construcción de la torre que se remató en el año de 1757. La Iglesia de Nuestra Señora de las Mercedes, que perteneció a los Mercedarios Calzados y que está servida por la Comunidad de Religiosas Salesianas, destacando la construcción del camarín de la Virgen de las Mercedes y el claustro, así como la finalización de su espadaña conventual.

La Iglesia de la Limpia Concepción de Nuestra Señora, conocida vulgarmente por Los Descalzos, por su pertenencia a los Carmelitas Descalzos, quienes la abandonaron durante la exclaustración y la volvieron a ocupar en 1910 en una pequeña parte, ya que el resto quedó al servicio de un Asilo de Ancianos a cargo de las Hermanitas de los Pobres. Durante el gran siglo ecijano se transformó la iglesia hasta el punto de quedar convertida en una excepcional joya barroca, a pesar de los daños que el terremoto de Lisboa causó durante su labor constructiva.

La Iglesia de Santa Ana, que estuvo regida por los religiosos terceros de San Francisco de Asís, estaba al momento de su construcción inmediata a la famosa puerta del Puente. En la centuria de oro ecijana se ejecutaron las más importantes obras en la iglesia, que le otorgaron su actual fisonomía, así como la construcción de su torre.

Convento Santa Inés

Dentro de dicho siglo es de destacar igualmente las grandes obras de reedificación, realizadas en el hoy llamado Convento de Capuchinos, Iglesia de la Purísima Concepción, con sus torres gemelas, el oratorio iglesia de San Felipe Neri, la Iglesia y convento de Santa Florentina, la de Santa Inés del Valle, convento que durante el siglo XV gozó de los favores de la reina Isabel la Católica, dado que la misma, durante la toma de Granada, se hospedó en diversas ocasiones; la Iglesia de la Visitación de Santa Isabel, que perteneció a la comunidad de Religiosas Mínimas; La Iglesia de la Santísima Trinidad y de la Concepción de Nuestra Señora, vulgo Las Marroquíes, del que no podemos dejar de citar sus famosos bizcochos, cuya receta se pierde en el tiempo, la Iglesia de San José conocida por las Monjas Teresas, cuyo rico contenido artístico permanece en el anonimato de los ecijanos dada la clausura de sus religiosas.

Igualmente tenemos que citar la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, perteneciente a las religiosas Mercedarias descalzadas, conocidas popularmente por Las Monjas Blancas, que en la primera mitad del siglo XX era cuartel de la Guardia Civil y lo conocieron muchos ecijanos. La Iglesia de la Concepción, que perteneció al Hospital de dicho nombre y conocida hoy por el Hospitalito y la Iglesia del Hospital San Sebastián. Entre las ermitas que perviven en la actualidad, destacar la del Humilladero del Valle, ya que la de San Antón es de fecha posterior.

Carnicerias Reales

Dentro de dicha centuria, y en edificios religiosos actualmente desaparecidos, constan igualmente que sufrieran grandes obras, la Iglesia de San Gregorio y la de Nuestra Señora de Belén, aunque esta última está siendo recuperada por la Congregación de María Auxiliadora. La Iglesia y Convento de San Agustín, del Espíritu Santo, de Nuestra Señora de los Remedios, de San Fulgencio, lugar que ocupa hoy la Plaza de Abastos, Hospital de la Caridad y Casa de Niños Expósitos, el Hospital de San Pedro, San Pablo y San Juan de Dios, que estuvo situado en la calle Mayor, frente al que fue convento de las Monjas Blancas, y el gran Monasterio de Nuestra Señora del Valle, donde la patrona de Ecija recibía culto, y cuyas edificaciones estaban situadas en la huerta primera del Valle
.
Dentro de lo que fue la arquitectura civil urbana, como edificaciones públicas, además de las antiguas Carnicerías en la calle Caza, a cuya edificación inmediata se encontraban las pescaderías, la Casa de Armas lindante con las anteriores, el Arca Real del Agua que se mantiene en la calle Doctrina, el Pósito en el lugar que después ocupó el Casino Ecijano, la Casa de Comedias, después Teatro Sanjuan y hoy Teatro Municipal, la antigua cárcel situada en la calle de su nombre; edificaciones que en el siglo XVIII fueron objeto de grandes obras y reformas, tenemos que citar las edificaciones privadas y que la mayoría han llegado a nuestros días, aunque algunas en estado de ruina total, destacando las grandes portadas de las casas nobiliarias que en ella tuvieron su asentamiento, como los Zayas en la calle Almona, la de los Castrillos y el Marquesado de Alcántara en la calle Caballeros.

Casa-Palacio Valdehermoso

De todas ellas citaremos el Palacio de Valdehermoso de Cárdenas en calle Caballeros y el de Peñaflor con sus famosos balcones largos, el del Marqués de Cuevas del Becerro en la calle Espíritu Santo, de cuyos dueños actuales hay que destacar la feliz idea de abrirlo a visitas públicas, el de Benamejí, sede del Museo Arqueológico. En todas estas edificaciones, de construcción señorial, típicas del gran siglo ecijano, pueden figurar dignamente en una antología de la arquitectura civil del barroco español.

Y aunque lamentablemente no haya pervivido a nuestros días, no podemos dejar de citar las grandes obras civiles rústicas, dado el gran número de cortijos, molinos y lagares que poblaban el término municipal de Ecija, en cuyas edificaciones se hicieron grandes obras que lógicamente ocasionaría un gran movimiento económico que contribuyó al desarrolló de nuestra Ciudad.

Los grandes desembolsos económicos realizados durante el siglo XVIII, unido a los movimientos políticos que vivía España, en relación con la invasión francesa y que fuera Ecija y su comarca zona franca para el bandolerismo, originando la marcha de los grandes propietarios y patronos de ordenes religiosas y la exclaustración, provocó durante casi todo el siglo XIX, un retroceso en el desarrollo económico e industrial de Ecija.

Los escritores ecijanos, han intentado en todo tiempo, realzar la lealtad y nobleza de Ecija durante toda su historia, así como lavar esa imagen de bandolerismo que se asoció con nuestro pueblo por la famosa cuadrilla de los Siete Niños de Ecija, y para ello recogemos un pequeño fragmento de la obra de Juan María Garay y Conde cuando en 1851 publicó su libro Breves apuntes históricos descriptivos de la ciudad de Ecija, que decía:

“Ya que dejamos relacionadas las diferentes preeminencias y prerrogativas con que en todas épocas y gobiernos ha sido distinguido nuestra querida patria, por haberlas merecido, y supuesto que hemos descrito también los relevantes servicios y acciones heroicas y laudables de muchos de sus hijos, cumple a nuestro propósito vindicarla de una mancha con que sin los debidos datos ha tratado de mancillarse en parte su esclarecido concepto, mancha de que a pesar de los muchos años de su origen, aún existe un rastro desagradable. Nos referimos a la partida de bandidos, que bajo el título de los Niños de Ecija, tanto nombre llegó a adquirir y cuya larga duración tocó en el escándalo…” Finaliza Garay y Conde, concretando: “los viajeros que venían por el camino real hacia Andalucía, temían más tener que cruzar nuestro término que los navegantes dar vuelta al borrascoso cabo de Hornos, detestando por consiguiente de nuestro pueblo y calificando desde luego como criminales a sus moradores, en términos que se comprometía cualquiera en decir que era ecijano; tal era la persuasión en que generalmente se estaba, de que cuantos individuos compusieron la partida de los Niños, que pasaron de ochenta, eran naturales de esta ciudad. Tan crasa equivocación es la que tratamos de deshacer, porque si en un principio hubo algunos pocos de Ecija, los que fueron ingresando después hasta que se extinguieron eran de otros pueblos…” Nosotros añadimos, ni eran siete, ni eran de Ecija.

En el siglo XIX una de las grandes y floridas obras, y nunca mejor dicho, fue el conocido en su día como Salón de la Alameda, hoy Paseo de San Pablo, que según las crónicas era de una hermosura sin igual, con gran cantidad de arbolado y flores de todas clases, la gran fuente de los Delfines situada en una especie de plazuela que estaba a la entrada, rodeada constantemente de flores, en cuyo paseo existían diez kioscos pintados de verde y cubiertas sus cúpulas de enrejados que sostenían los arbustos de que se hallaban vestidos.

El año de 1816 es dividida Ecija administrativamente en cuatro cuarteles. Se construye el primer cementerio en el Cercado de las Misericordias, donde hoy está el Depósito de Recría y Doma, pero las grandes obras que se realizan en el siglo XIX y que marcan el inicio de un nuevo despegue industrial y económico, y de las que nos han llegado los correspondientes testimonios gráficos, fueron la línea de ferrocarril y la llegada de la luz eléctrica.

Inauguración Tren

El ferrocarril se inauguró en Ecija el 19 de Septiembre de 1879, con un primer ramal o tramo, la línea que unía Ecija con Marchena. Dicha línea de ferrocarril, posteriormente ampliada, hasta unir Ecija con Sevilla y Córdoba, permaneció abierta hasta la década de los sesenta, en que los modernos medios de comunicación, en relación con las nuevas vías que unían Ecija con las capitales sevillana y cordobesa, hizo que no fuera rentable mantenerse dicha línea de ferrocarril.

La llegada de la luz eléctrica a Ecija fue una realidad el día 29 de Junio de 1897, en cuyo día se produjo la inauguración de la fábrica y presa sobre el río Genil, sita en el antiguo Molino nombrado Cortés del Valle, propiedad de la familia de Don Juan Díaz Navas y Don Angel Baldomero Custodio Fernández.
Tanto de la línea de ferrocarril como de la antigua fábrica de luz, quedan restos que denotan su existencia en nuestra ciudad.

Durante todos los siglos y como consecuencia de los movimientos políticos, el desarrollo económico e industrial de los pueblos han ido de la mano de aquellos, y Ecija, durante el siglo XX no podía quedar al margen, aunque en su caso agravado, dada la dependencia agrícola de nuestro pueblo, distribuida en grandes extensiones de propietarios individuales, con cultivos de secano y ante la carencia de industrias que posibilitaran la elaboración y manufacturación de los productos agrícolas base de nuestra tierra.

Como consecuencia de lo anterior, de la primera guerra mundial, de la guerra española y de la segunda guerra mundial, Ecija quedó, como la gran mayoría de los pueblos españoles, sumida en una grave crisis económica, provocando la emigración de muchos ecijanos a la capital y levante español, en busca de trabajo que allí se ofrecía, e incluso a países europeos como Francia, Alemania y Suiza principalmente.

De esta crisis fue Ecija saliendo poco a poco a partir de la década de los años sesenta. Al campo llegaron los regadíos, permitiendo el cultivo de productos distintos al trigo y cebada, así como la instalación de factorías de algodón y otro tipo de industrias, hasta que hemos llegado a los primeros años del siglo XXI, con la construcción de nuevas factorías transformadoras del algodón, producto típico ecijano, como consta documentalmente, así como diversos polígonos industriales, donde se han instalado empresas de las más variadas especialidades, y últimamente, se ha revitalizado la industria del aceite en nuestro término, con la instalación de diversas fábricas productivas, que nos han hecho recordar aquellos lagares y molinos de aceites del que tanto escribieron quienes nos antecedieron, sin olvidar las nuevas vías de comunicación abierta entre las capitales sevillanas y cordobesas, que, recordando aquella famosa Vía Augusta, no cabe duda, revitaliza la actividad industrial y económica de los pueblos por la que ella discurre.

Todo lo anterior sin olvidar un grave problema que asola a Ecija y que durante el siglo XX ha tenido especial incidencia, cual es la falta de restauración de sus grandes monumentos religiosos y civiles, así como gran número de sus famosas once torres, pues, aunque sin dejar de comprender el gran desembolso económico que ello conlleva, no cabe duda que el desarrollo industrial y agrícola de nuestro pueblo, tiene que ir en paralelo con mantener el legado que nos dejaron y que, como hemos mencionado al principio de este capítulo, hizo que al siglo XVIII se le llamara el siglo de oro ecijano.

Con ese deseo, llegamos al final de este pequeño bosquejo histórico, que no ha pretendido en ningún momento sea una lección teórica ni gráfica de ninguna clase, sino solamente un pequeño resumen basado en los documentos que hasta nosotros han llegado, intentando que le ayude un poco más a conocer nuestra historia; reconociendo que habré omitido, siempre involuntariamente, algún hecho, detalle, persona o lugar, así como sus tristes sucesos, los que conviene corregir para que de una vez por todas, queden en el olvido.

Como decía anteriormente, sólo me mueve la más firme voluntad de dar a conocer y promulgar, una vez más, la historia de un pueblo con más de tres mil años de antigüedad, del que debemos sentirnos orgullosos y seamos luchadores incansables en su defensa, por encima de los ideales políticos, desde el dialogo y comprensión, pero siempre, seguir amando a Ecija, tartesa, romana Astigi Civita Solis o árabe Medina Alcotón o Estigia, con todas nuestras fuerzas, como ecijanos y ecijanistas.