AYER Y HOY DE LAS HERMANDADES Y COFRADÍAS ECIJANAS
POR D. RAMON FREIRE GALVEZ – 2002

HERMANDAD DE NUESTRA SEÑORA DE LA PIEDAD Y SANTISIMO CRISTO DE LA EXALTACION EN LA CRUZ.

Ubicada en la Iglesia conventual de la Merced.- Su estación de penitencia la lleva a cabo en la tarde del Viernes Santo. El Decreto citado anteriormente, procedente del Arzobispado de Sevilla, Marzo de 1623, respecto de esta Hermandad, decía lo siguiente:

     “ La de la Piedad que sale de la Merced Calzada, fue aprobada su regla por el Licenciado Martín de Acosta, Provisor de Sevilla en 16 de Marzo de 1577. Sale el Jueves Santo a las diez de la noche.”

     Se funda dicha Hermandad en el año de 1509, en el Convento de los Mercedarios, sito al Mesón de la Foronda, actualmente llamado Barrio de Colonda. Con el mismo título que hoy ostenta, se trasladó al Altozano de la calle Merced en el año de 1545, dado que el convento donde fue fundada quedó destruido en el año de 1543. Sus primeras reglas fueron aprobadas en 26 de Marzo de 1567 y en las mismas consta que fueron sacadas de otras anteriores. A partir del siglo XVIII, cuando las Hermandades ecijanas eran ocupadas por agrupaciones gremiales, en ella recaló el gremio de la construcción.

     Como podemos comprobar de la fecha que la Hermandad asigna a su fundación (26 de Marzo de 1567), no se corresponde la misma en cuanto a la que figura en el Arzobispado de Sevilla (15 de Marzo de 1577), siendo las citadas fechas motivo de dos litigios mantenidos con sendas hermandades ecijanas, uno en el siglo XVIII con la Hermandad del Santísimo Cristo de la Sangre, y otra en el siglo siguiente con la de Confalón, pero el contenido de dichos litigios, serán aportados en un capítulo dedicado expresamente a tales particulares.

     Imágenes: El Stmo. Cristo de la Exaltación en la Cruz es obra del ecijano Miguel de Vilches, año de 1597. La Virgen de la Piedad, del siglo XVIII, es de autor anónimo, aunque más adelante, en un documento que permanecía inédito y lo incorporamos, si bien no nos descubre el autor, si nos concreta la fecha y el autor de la donación de dicha Imagen.

     A través de mi amigo, citado anteriormente, el ecijano José Antonio García Prieto, llegó a mi poder un legajo original fechado al año de 1757, que perteneció en su día a la Hermandad que nos ocupa, y dentro del cual existen documentos muy interesantes relativos a la misma, entre ellos la ejecutoria de un pleito que mantuvo dicha hermandad con la del Cristo de la Sangre sobre la antigüedad de cada una de ellas (contenido que, como decía al principio, irá en capítulo dedicado a los pleitos que han existido entre las hermandades ecijanas sobre la antigüedad de las mismas); una relación de alhajas de plata y de valor de dicha Hermandad, fincas y censos para misas y otros fines dejadas por hermanos y cofrades a la propia congregación. De dichos documentos, el más importante es la entrega de una imagen de la Virgen de la Piedad a la Hermandad, regalo que le hizo el P. Fray José de la Escalera Fernández de Córdoba en 1751, en cuyo documento, lamentablemente, no se consigna el nombre del autor de dicha imagen. Para su conocimiento, del citado legajo, aportamos los siguientes particulares:

     HOJA PRIMERA.- JESUS, MARIA Y JOSE
     Libro en que se hallará la Ejecutoria del pleito que siguió esta Hermandad de Ntra. Señora de la Piedad y el Smo. Cristo de la Exaltación contra la del Cristo de la Sangre.

     – Entrego de las alhajas de plata y de valor que obtiene nuestra Hermandad.
     – Fincas y censos para misas y otros fines, que han dejado a nuestra Hermandad algunos hermanos y cofrades de esta.
     – Siendo Hermano Mayor: PEDRO RODRIGUEZ
     – Diputados: JOSE ALONSO MARTIN, JUAN MENDEZ, JOSE SERRANO, PEDRO RODRIGUEZ CAYETANO y JOSE SERRANO.
     – Secretario: FRANCISCO SANTANA.
     SE HIZO ESTE AÑO DE 1757.

     AL REVERSO DE LA HOJA PRIMERA
     PLIEGOS…… 57
     ENCUADERNACION…. 2 reales.
     Todo lo expresado hasta el folio 32 consta en el Libro de Cabildos que esta Hermandad celebró desde el año 1701 hasta el de 1758 que se cerró o finalizó, para que conste.

     HOJA SEGUNDA
     INDICE DE LO QUE CONTIENE ESTE LIBRO.

     * Ejecutoria del pleito que siguió esta Hermandad contra la del Cristo de la Sangre, folio 1.
     * Entrego de una lámpara de plata para esta Hermandad, folio 4.
     * Entrego de unas arañas de plata para esta Hermandad, folio 10.
     * Dotación de aceite para la lámpara de Ntra. Sra., folio 14.
     * Dotación de la sexta parte de unas casas para esta Hermandad, folio 16.
     * Dotación de dos aranzadas y media de tierra para esta Hermandad, folio 18.
     * Dotación de cinco aranzadas y media y unas medias casas para esta Hermandad, folio 21.
     * Dotación de unas medias casas para esta Hermandad, folio 25.
     * Entrego de una Cruz y tres azucenas de plata para esta Hermandad, folio 28.
     * Entrego de la Sagrada Imagen de Ntra. Sra. de la Piedad a esta Hermandad, folio 31.
     * Apuntación de una cláusula del testamento de Don Juan de Zayas Guzmán, folio 32.
     * Cláusula que se encontrara del inventario de la reforma de todos los bienes que tiene esta Hermandad del año de 1806, folio 33.

     FOLIOS 4 AL 8.
     ENTREGO DE UNA LAMPARA DE PLATA PARA ESTA HERMANDAD DE NUESTRA SEÑORA DE LA PIEDAD Y EL SANTÍSIMO CRISTO DE LA EXALTACION, QUE HIZO EL SEÑOR DON JUAN DE ZAYAS Y GUZMAN, HERMANO DE ESTA HERMANDAD, Y OBLIGACION QUE HIZO DICHA HERMANDAD ESTE AÑO DE 1724.

     En la ciudad de Ecija día veinte de Septiembre año de mil setecientos y veinte y cuatro, estando en la Sacristía del Convento y Religiosos del Real y Militar Orden de Ntra., Señora de la Merced Calzada los hermanos de la Cofradía y hermandad de Nuestra Señora de la Piedad y Exaltación de la Stma. Cruz, fundada en dicho Convento, conviene a saber: DON JOSE DE LEON, JUAN BAUTISTA CORDOBES, FRANCISCO DE GALVEZ, JUAN SILVESTRE SANCHEZ, DIEGO DE ESCALERA, JOSE ESCALERA, JACINTO ROQUE MELO, JUAN CAMPUZANO, PEDRO CRISTOBAL, FRANCISCO PABLO MARTINEZ. GERONIMO GUERRERO Y FRANCISCO GUERRERO hermanos de dicha Cofradía y hermandad, convocados a instancia y pedimento del Señor Don Juan de Zayas y Guzmán, Caballero del Orden de Alcántara y Coronel de Caballería española, y hermano de esta dicha hermandad, y estando dichos hermanos en la forma dicha, pareció presente el dicho Don Juan de Zayas y Guzmán y dijo: A los hermanos ut supra, como hoy día de la fecha había comprado una lámpara de plata, con el fin de Donarla a dicha hermandad para el culto y adorno de la Capilla del Stmo. Cristo que esta hermandad venera en la capilla que tiene bajo del coro, la cual era su voluntad de entregarla a los dichos hermanos en voz, y en nombre de dicha hermandad, la que hacía e hizo con las calidades y condiciones que se expresarán en su papel, que ejecutó que aceptándose por los dichos hermanos, y obligándose, y obligado a dicha hermandad hacía, e hizo entrego, y donación de dicha lámpara de plata, el cual se había de copiar en el libro de cabildos de dicha hermandad, a la letra, para que siempre se tuviese presente, para la observancia de dichos Capítulos y Condiciones, que en el se expresan, es como se sigue:

     El Señor Don Juan de Zayas y Guzmán, Caballero del Orden de Alcántara y Coronel de Caballería Española hace donación pura, perfecta e irrevocable y (…), a la Imagen del Smo. Cristo de la Piedad, que se venera en su Capilla, sita en la Iglesia del Convento de Ntra. Señora de la Merced, Redención Cautivos de esta ciudad, para que perpetuamente esté en ella, de una lámpara de plata nueva cincelada, que con sus cadenas, paita y copula, pesa setenta y una onzas y seis libras de plata, y con las hechuras, ha costado hoy a dicho señor, ochenta y siete pesos, escudos de plata, y la dicha donación hace a dicha Imagen y capilla con las condiciones siguientes:

     1.- Primeramente es condición, de que la hermandad de dicha Imagen se ha de obligar a mantener de aceite la dicha lámpara, para que arda día y noche, delante de S.M., haciendo obligación expresa de sus bienes y rentas estando capitularmente congregada.

     2.- Itte. es condición, que dicha hermandad, ni su mayordomo, ni oficiales, que de presentes son y adelante fueren, no han de poder, ni puedan enajenar, cambiar, ni permutar la dicha lámpara aunque sea con el motivo de mejorarla ni con otro pretexto alguno, porque la misma que de presente se entrega, ha de permanecer en dicha capilla para siempre jamás, cumpliéndose literalmente esta condición.

     3.- Itte. es condición, que dicha lámpara no puede ser extraída de dicha capilla, para ser puesta en otra parte, aunque sea por vía de préstamo y con ocasión de alguna festividad grande, que se ofrezca, así en dicha Iglesia, como cualquiera otra, porque siempre y para siempre ha de estar puesta en dicha capilla y ardiendo ante el Smo. Cristo.

     4.- Itte. es condición, que si por algún motivo dichos hermanos mudasen la dicha capilla a otra iglesia por algún motivo, que pueda ofrecerles, nunca puedan llevar ni llevarse la dicha lámpara para ella, sino que precisamente ha de estar en la capilla en que de presente está y se venera dicha Stma. Imagen en la Iglesia de Ntra. Sra. de la Merced.

     5.- Itte. es condición, que en caso, de que necesite dicha lámpara de aceite, no puedan dichos hermanos sacarla por dicho efecto de la dicha capilla, sin que a ello intervenga la Comunidad de dicho Convento de Ntra. Señora de la Merced, o la persona, o Religioso, que para ello deputare con cuya asistencia se entregue a persona segura que la restituya en la misma forma y fábrica, que de presente tiene, y que para dicho fin no pueda estar más de veinte y cuatro horas fuera de dicha Capilla, y con las referidas condiciones, que inviolablemente la dicha hermandad y sus hermanos se han de obligar y a guardar y cumplir, hago la dicha donación y entrego de dicha lámpara para la capilla y hermandad.

     Y estando presentes los referidos hermanos que constan en el principio de este Capítulo y habiendo visto y oído, y enterado todo lo capitulado por el dicho Sr. Don Juan de Zayas y Guzmán, por nosotros propios y en voz de dicha hermandad, y de los demás hermanos que de presentes son de ella y fueren en adelante por quienes prestamos voz y caución en bastante forma de dichos, otorgamos que aceptamos la dicha donación de dicha lámpara de plata, que vale la cantidad expresada, para el culto y decencia de la referida capilla de Ntra. Sra. de la Piedad y Exaltación de la Sma. Cruz, que tenemos en este dicho Convento de Ntra. Sra. de la Merced Calzada de esta dicha ciudad de Ecija, según y con las condiciones y obligaciones que en el relativo antecedente se refiere y a su consecuencia recibidos de dicho señor la expresada lámpara, con las libras y onzas que se especifican, que confesamos tener, de las que en nombre de dicha hermandad no damos por entregados a nuestra voluntad, realmente por tenerla como la tenemos de nuestro poder y puesta desde luego en dicha nuestra capilla y ardiendo delante de la Imagen del Smo. Cristo, y nos obligamos y obligamos a la dicha hermandad y hermanos que fueren de ella, que guardaran y observaran las condiciones supras escritas, según y como en ellas se declaran, y los obligamos y nos obligamos a dar el aceite que fuere necesario para que arda de día y noche delante de dicha Imagen y en dicha capilla, y del cumplimiento de todo lo expresado y contenido en dichas condiciones se les pueda obligar y a ello obligamos los bienes y rentas de dicha hermandad habidos y por haber, con poderíos a los Señores Jueces que de sus causas deban concedan para que apremien a los hermanos, mayordomo y oficiales que de presente son y sean en adelante al cumplimiento de todo lo aquí contenido y expresado para que ha de ser y sea bastante una copia autorizada por cualquier notario apostólico o con certificación del Secretario que en la sazón fuere de dicha hermandad y el juramento de simple declaración de la parte interesada, así en dicha hermandad como de los religiosos de dicho Convento de Ntra. Sra. de la Merced porque cualquier ha de poder obligar a dicha hermandad a que cumpla lo tratado en esta donación o cualquiera de sus condiciones, a los que por esta hermandad para dicho efecto se le confiere poder cumplido en bastante forma de dicho, y lo firmó dicho señor Don Juan y los hermanos, y los hermanos, que supieron firmar.


     FOLIOS 10 AL 13.
     ENTREGO DE UNAS ARAÑAS DE PLATA PARA ESTA HERMANDAD DE NTRA. SRA. DE LA PIEDAD Y EL SMO. CRISTO DE LA EXALTACION, QUE HICIERON DON JOSE DE LEON, JUAN RODRIGUEZ, CRISTOBAL MARTIN Y JUAN CAMPUZANO, HERMANOS, ESTE AÑO DE 1726.

     En la ciudad de Ecija día catorce del mes de Septiembre año de mil setecientos veinte y seis, estando en el Convento de Religiosos de Ntra. Sra. de la Merced Calzada Redención de Cautivos de esta dicha ciudad, y en la cela del M.R.P. Mro. F. Pablo Padilla, Comendador de dicho Convento, D. José de León, Juan Rodríguez, Cristóbal Martín y Juan Campuzano, hermanos de la cofradía y hermandad de Ntra. Sra. de la Piedad y Exaltación de la Cruz, que se venera en dicho Convento, dijeron que los susodichos a su solicitud y a expensas de su caudal tenían hechas y fabricadas dos arañas de plata, las que habían hecho con el fin y deseo de que sirvieren perpetuamente mientras el mundo durara en la capilla del Smo. Cristo que dicha hermandad tenía bajo el coro de dicha Iglesia, y para hacerlo, querían y era su voluntad que dicha hermandad y hermanos de dicha cofradía se obligasen a guardar y cumplir los tratados que los susodichos declararan y pedían y suplicaban a dicho Rº.P. Comendador hiciese juntar los hermanos de la dicha hermandad, para que se obligasen a lo que se irá declarando y habiéndose juntado para dicho efecto Pedro Cristóbal, Francisco de Gálvez, Juan Silvestre Sánchez, Diego de Escalera, Diego del Marco, Don Isidro de Aguilar y Fuentes, Fernando Ballestero de Lebra, Juan Galán, Diego Lucena, Blas Jiménez, Don Jacinto Roque Melo, Don Francisco Martínez Arientero y Diego Fernández, todos los susodichos hermanos de dicha hermandad y estando todos juntos en dicha celda, por los dichos Don José de León y sus compañeros, se hizo entrego y donación de las dichas dos arañas de plata, las cuales tienen de peso cincuenta y una onzas, habiendo sido su costo, con las hechuras de sesenta escudos de a diez y siete reales y veinte y ocho maravedíes de vellón, cada uno de los escudo según la Nobilisima pragmática del valor de la plata, las cuales entregan y hacen donación de ellas para que sirvan como va dicho perpetuamente en la capilla del Smo. Cristo con las calidades y condiciones siguientes:

     – Lo primero, es capitulación, que dicha hermandad ha de tener perpetuamente puestas en la capilla donde se halla la Imagen del Smo. Cristo las dichas dos arañas, sin que las puedan quitar de dicha capilla, aunque sea con el pretexto de prestarlas a los religiosos de dicho convento, para celebridad de fiesta, que se haga por los dichos religiosos ni por otra hermandad, de las que al presente hay en dicho convento, ni otras que pueda haber, y si acaso los dichos hermanos la sacasen de dicha capilla por los religiosos dichos que a la presente son y fueren en adelante, o por cualquiera de los hermanos que hubiere en dicha hermandad, puedan tomar las dichas arañas del sitio a donde las hubieren puesto y ponerlas en dicha su capilla, sin que el hermano mayor que fuere, ni demás oficiales de dicha hermandad se les pueda poner ni pongan impedimento alguno.

     – Y condición, que si en algún tiempo fuere necesario el sacar dichas arañas de la dicha capilla para la limpieza de ella o por habérseles quebrado alguna pieza, en este caso lo han de poder hacer a consulta y disposición del Rº P. Comendador, que a la sazón fuese de dicho Convento, y para ello ha de preceder el entregarlas pesadas al Maestro de plateado que las llevare y este se dará recibo al dicho Padre Comendador, con la obligación de volverlas a dicha capilla dentro del término que pareciere conveniente para su aliño, y si por dichos hermanos no se ejecutare como va presentado, por cualquiera religioso de dicho convento, se le ha de poder obligar a dicha hermandad a que las vuelva y restituya luego inmediatamente sin darle término para ello.

     – Y últimamente los dichos hermanos ni religiosos no han de desbaratar, trocar ni cambiar las dichas arañas, aunque sea con el pretexto de aumentar su valor y se hiciese lo contrario por cualquiera hermano o religioso, se le ha de poder apremiar al que lo tal hiciere a que vuelva y restituya a dicha capilla las dichas arañas.

     Y con lo referido hicieron el dicho entrego y donación de ellas a la dicha hermandad.
     Y por los dichos hermanos, por si y en nombre de los demás hermanos, que al presente son y fueren en adelante de dicha hermandad por quienes prestaron voz y caución, en forma bastante, se obligaron a guardar y cumplir todo lo capitulado y prevenido en dicha donación y agradecieron y estimaron a los dichos Don José de León, Juan Rodríguez, Cristóbal Martín y Juan Campuzano el entrego que hacen a dicha hermandad y lo firmaron los que supieron.

     FOLIOS 28 AL 29 VTO.
     ENTREGO DE UNA CRUZ Y TRES AZUCENAS DE PLATA PARA ESTA HERMANDAD DE NTRA. SRA. DE LA PIEDAD Y EXALTACION DE LA CRUZ, QUE HIZO DON GABRIEL FERNANDEZ Y DEVOTOS ESTE AÑO DE 1733.

     En la ciudad de Ecija día veinte y cinco del mes de Mayo año de mil setecientos y treinta y tres, estando convocados los hermanos de la Cofradía y Hermandad de Ntra. Sra. de la Piedad y Exaltación de la Cruz, en la Casa de Fábrica y Capilla del St. Rosario, que esta dicha Hermandad tiene junto al Arco de Estepa, conviene a saber Alonso Cabrera, hermano mayor y sus diputados Francisco Guerrero, José de Escalera, Juan Bautista Cordobés y Juan Campuzano, Juan Ortiz, Don José de León, Diego del Marco, José de Aguilar, Manuel Crespin, hermanos y otros y Juan Galán Secretario, y por don Gabriel Fernández se dijo:

     Como por ciertos devotos del Sto. Rosario y Hermandad de la Cofradía de Ntra. Sra. de la Piedad y Exaltación de la Cruz, se había puesto en su poder veinte reales de a ocho de plata cada uno, para que con ellos se hiciese una Cruz de plata para la bandera del Sto. Rosario, la cual tiene hecha y ejecutada de peso de a veinte y dos onzas, habiendo a su instancia y solicitud costeándola hasta en cantidad de veinte y siete pesos y medio, en los que se incluyen las hechuras. Y asimismo obligado de su mucha devoción ha costeado a expensas de su caudal, tres azucenas de plata, y cada una tiene esculpido un serafín, las cuales pesan veinte y seis pesos sin hechuras, las que ahora quiere darlas y entregarlas a la Cofradía y Hermandad de Ntra. Sra. de la Piedad y Exaltación de la Cruz, para que usen de ellas en todas las ocasiones que saliere en público la insignia en Ntr. Señor Jesucristo y se pongan en la Sma. Cruz en que Su Majestad se venera Crucificado, con tal calidad y condición expresa que por su mucha devoción y reliquias se hayan de mantener en su poder las dos alhajas expresadas, mientras el susodicho viviere sin que por el hermano mayor y diputados actuales, ni por los que después lo fueren se las puedan sacar, para depositarlas en otra persona alguna, porque en el caso que lo tal suceda, reserva en sí la propiedad y dominio de dichas alhajas y este entrego se ha de considerar por ninguno y el susodicho está pronto a constituirse en depositario de ellas y entregarlas siempre que la Hermandad las necesite y en el caso de su muerte entregarlas con el peso y en la forma que las entrega y a ello ha de poder la dicha Hermandad obligar a sus herederos que hagan dicho entrego a dicha Hermandad y estando presentes el Hermano Mayor, diputados y demás hermanos, aceptaron el dicho entrego, de que le dieron muchas gracias y se obligaron, obligo a dicha hermandad, a que mantendrán por tal depositario de dichas alhajas al dicho Don Gabriel Fernández, y lo firmaron.

     FOLIOS 31 AL 32.
     ENTREGO DE LA SAGRADA IMAGEN DE NTRA. SEÑORA DE LA PIEDAD QUE HIZO EL P. FRAY JOSE DE LA ESCALERA FERNANDEZ DE CORDOBA, A LA ILUSTRE HERMANDAD DE LA EXALTACION DE LA STA. CRUZ ESTE AÑO DE 1751.

     Que por cuanto el P. Fray José de la Escalera Fernández de Córdoba, Presbítero del Sagrado Monasterio de Ntra. Señora de la Merced Calzados, Redención de Cautivos cristianos, ha costeado de sus bienes propios, sin intervención alguna ni ayuda de esta Hermandad, la Sagrada Imagen de Ntra. Sra. de los Dolores, con un vestido de tafetán y toca de olan, de que hace entrego voluntario a esta Hermandad con sus adornos para que pueda sacarla en la Cofradía del Smo. Cristo de la Piedad y pueda colocarla en el altar que le parezca conveniente en dicha Iglesia y darle el más debido culto a dicha Sagrada Imagen, hace el dicho entrego y donación dicho Padre a esta Hermandad de dicha Sagrada Imagen y vestido, con la precisa condición de que mientras dicho Padre viva, sin pedir licencia a dicha hermandad, ni consentimiento alguno de su hermano mayor que es o fuere, ni sus diputados, ni de otros oficiales de dicha hermandad, ha de poder por mano arbitrio y voluntad dicho Padre usar de dicha Sagrada Imagen y vestido para llevarla por algún tiempo a las Iglesias, Conventos o Parroquias de ella que tuviere por conveniente a los fines que sean (necesarios) del agrado de nuestro Padre con tal que esté siempre obligado a restituir a dicha Hermandad dicha Sagrada Imagen y sus adornos, para que salga en dicha Cofradía el Jueves Santo y fenecida la vida de dicho Padre ha de cesar este permiso, sin que pueda transferirlo a otra persona alguna y en el caso que dicha Hermandad no se cumpla inviolablemente con esta condición, como literalmente suena, sin darle interpretación alguna ha de ser nula la donación de dicha Sagrada Imagen hace dicho Padre y ha de poder usar de dicha Sagrada Imagen y sus vestidos y ha de poder colocarla en el altar que quisiere de dicho Convento y se le ha de dar a dicho Padre para guarda de su derecho copia de dicho Cabildo, firmado por el Secretario, hermano mayor, diputados, Alcaldes y demás oficiales de dicha Hermandad, a cuyo instrumento da dicha hermandad desde luego la misma Autoridad que si fuese sentencia ejecutoria por el Tribunal del Señor Provisor de este Arzobispado y el Iltmo. Sr. Nuncio de estos Reinos y lo firman.

     FOLIO 32 VTO.
     DON JUAN DE ZAYAS GUZMAN fundó vínculo ante Juan José Gómez, Escribano Público de esta ciudad, su fecha 18 de Octubre de 1732, llama por último poseedor de él a la Noble Esclavitud de Ntra. Sra. de la Merced, que se sirve en este Convento de la Merced Calzada y la Administración de dicho vínculo ha de estar a cargo del Hermano Mayor de dicha Esclavitud, con cargo de dar cada un año cien ducados de vellón a la Hermandad del Smo. Cristo de la Piedad que está en este Convento.

     FOLIO 33.
     Como depositario que soy de la Hermandad de Ntra. Sra. de la Piedad, sita en el Convento de Reverendos Padres Mercenarios Calzados, digo que ante el Secretario y el Diputado que abajo firma, entrego una Imagen del Señor San Juan de bulto para que dicha Hermandad usen del dicho Santo siempre y cuando tenga a bien sin que pueda ser vendido ni menos prestado, pues solo si es mi voluntad pueda la referida Hermandad tener uso con dicha Imagen. Este instrumento valga en todo tiempo sin que pariente alguno mío pueda reclamarle pues así es mi última voluntad y con ser verdad lo firmo en Ecija en 21 de Abril de 1818. Además digo que la referida Imagen, la he entregado con su repisa y nube, capa carmesí, saya verde hierba, sudario, águila y diadema de plata, en fin todo completo, mi voluntad fue cumplida hallándose mi esposa presente y mis hijos gustosos por lo que sin embargo de hallarme ciego puedo usar de mi firma como abajo se expresa. JUAN ORTIZ, firmado y rubricado.

     En virtud de la voluntad de mi esposo Don Juan Ortíz, digo quedo conforme con su dicha voluntad y por no haber más testigo que el presente doy mi facultad a Don Anselmo Alcobenda para que por mi firme, por no saber hacerlo. Ecija fecha ut supra. Por Doña María de la Soledad Corchón Orejuela, conocido en esta ciudad, oriundo de ella.

     Como depositario que soy, Francisco de Paula Torres. Firmado y rubricado. Anselmo Sánchez Alcobendas. Firmado y rubricado. Como Secretario firmó Angel Escudero. Como Diputado de dicha Hermandad Pablo Rodríguez. Firmados y rubricados.

 

 

TESTIMONIOS GRÁFICOS
Javier Madero Garfias

Va camíno de la muerte
que fue nuestra rendición.
Y es la muerte de mi Cristo,
mi Cristo de la Exaltación.
Por la calle de la Piedad
ya se acerca la «Morena».
Me invade tanta emoción
que hasta le noto alegría
en su cara de Azucena.
De ventanas y balcones,
mi Virgen de la Piedad
va deshojando flores
uniendo los corazones
de esta humílde Hermandad.

(1991). Imagen de Nuestra Señora de la Piedad.