AYER Y HOY DE LAS HERMANDADES Y COFRADÍAS ECIJANAS
POR D. RAMON FREIRE GALVEZ – 2002

DE LA PONTIFICIA Y MUY ANTIGUA HERMANDAD DE NUESTRO PADRE JESUS NAZARENO, SANTA CRUZ EN JERESULEN Y NUESTRA SEÑORA DE LAS MISERICORDIAS.

Tiene su sede canónica en la Iglesia de San Juan Bautista. Respecto de esta Hermandad, el Decreto del Arzobispado de Sevilla de Marzo de 1623, obvia hacer referencia alguna a su antigüedad, dado que el horario de su salida procesional no planteaba problema alguno respecto de las otras hermandades; de ello, que en auto de 1 de Abril de 1623, el Licenciado Antonio Cobarrubias, Canónigo Provisor del Arzobispado Hispalense, ordenó al Vicario de Ecija, el señalamiento del día y hora en que habían de salir las siete Cofradías a las que quedaron reducidas las diez existentes a la citada fecha (documento igualmente aportado al capítulo I del presente Libro), y que, respecto de esta Hermandad, se le señaló:

     “La de Jesús en Viernes Santo a las 5 de la mañana”.
     Data su fundación del año de 1564, siendo aprobadas sus primeras reglas en 1582, por el entonces Arzobispo de Sevilla Don Rodrigo de Castro. Tiene concedidas bulas por los Pontífices Paulo V y Clemencio VII.
     Imágenes: La Imagen de “Jesús Nazareno” es de la escuela sevillana, del siglo XVI y de autor desconocido. La “Virgen de las Misericordias”, de la segunda mitad del siglo XX, obra del sevillano Ricardo Comas.
     Hace su estación de penitencia la madrugada del Viernes Santo a las seis de la mañana. Dos pasos.
     Relativo a la misma aportamos los siguientes documentos
:
     Archivo de la Iglesia de San Juan.- Papeles varios de la Hermandad.
     “Digo yo, Francisco de la Vega, maestro de escultor, que tengo ajustados con el Sr. D. Sebastián Francisco López de Carrizosa, Hermano mayor de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Santa Cruz de Jerusalén, sita en la iglesia parroquial del Señor San Juan Bautista, dos retablos, el uno para el altar de San Juan Evangelista y el otro para el altar de Nuestra Señora de los Dolores, cuya obra tengo de ajustar arreglada al dibujo que he entregado y se hallará firmado por dicho señor, en precio ambos retablos de doscientos ducados de vellón, y para que conste todo lo contenido en este papel y que me obligo a dicha obra lo firmé en Ecija en diez días del mes de septiembre de 1717 años.- Francisco de la Vega.”

     Archivo Municipal.- Libro de Actas Capitulares de 1711.- Folio 213.
     “Cabildo de 21 de Agosto de 1711.- El marqués de Peñaflor, Alférez mayor de la Ciudad, propuso al Concejo que se entregase el Hospital de San Sebastián al cuidado de la Hermandad de Jesús Nazareno, instituida para hombres y mujeres por el presbítero cordobés Cristóbal de Santa Catalina, muerto en olor de santidad, cuyos hermanos, que profesaban vida austerísima y usaban hábito de jerga y sandalias de esparto, edificaban en todos los pueblos de la provincia de Córdoba, donde había sido fundada por el referido presbítero y sus colaboradores el Padre Juan Tirado de Pedrajas y el Hermano Diego de la Cruz. Se acordó someter el asunto a Cabildo General.

     Cabildo de 8 de Julio de 1712.- Conseguida autorización Real y autorización de los ordinarios de Sevilla y Córdoba y pactado con los Hermanos José de Jesús Nazareno y Francisco de San Martín, el Cabildo acuerda entregar el Hospital de San Sebastián a la Hermandad de Jesús Nazareno.”

     ACTAS DE CONGRESO INTERNACIONAL.- CRISTOBAL DE SANTA CATALINA Y LAS COFRADIAS DE JESUS NAZARENO.- PATROCINADO POR AYUNTAMIENTO DE MERIDA Y CONGREGACION HERMANAS HOSPITALARIAS DE JESUS NAZARENO.

     Autor: Gerardo García León.- Archivero.
     “LA HERMANDAD DE NUESTRO PADRE JESUS NAZARENO Y SANTA CRUZ EN JERUSALEN DE ECIJA.- En la ciudad de Ecija existieron desde antiguo dos cofradías dedicadas a la advocación de Jesús Nazareno. La más antigua, fundada en la parroquia de San Juan Bautista, se originó en los últimos años del siglo XVI…Esta comunicación pretende ofrecer algunos aportes documentales y consideraciones sobre la Pontificia e Ilustre Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Santa Cruz en Jerusalén y Nuestra Señora de las Misericordias, sita en la parroquia de San Juan Bautista de Ecija. Fundada en 1582, con el paso de los años se convirtió en una de las cofradías ecijanas de más prestigio y personalidad. Su imagen titular gozó del fervor y la devoción, tanto del pueblo, como de los miembros de la nobleza, siendo ampliamente conocida hasta nuestros días con el sobrenombre del “Nazareno de San Juan”.

     La historia de esta institución devocional puede reconstruirse parcialmente gracias a cierta valiosa documentación conservada en su archivo particular. En primer lugar la hermandad posee un Libro de Reglas en el que se fijan las normas de gobierno y los fines piadosos de la cofradía. Se trata de una copia o traslado del libro de regla original, hoy perdido, efectuado en la primera mitad del siglo XIX, que probablemente debido a su deterioro hubo de ser transcrito para su conservación. El libro primitivo estaba primorosamente manuscrito por Juan de Santa María, quien según un testimonio conservado en el archivo, fue el fundador de la hermandad (Archivo hermandad de Jesús Nazareno.- “Memoria de los papeles de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Señor San Juan Baptista de esta Ciudad de Ezija)

     Las Reglas y Ordenanzas.- Las reglas de la Cofradía de la Santa Cruz en Jerusalén se dividen en 21 capítulos. El capítulo 1 trata sobre la forma de recibir a los nuevos hermanos en la cofradía y estipula las cuotas de entrada que serían de 10 reales para los hermanos de luz y seis para los de cruz. Hay que destacar que se prohibe expresamente el ingreso de negros y mulatos “porque la mayor parte dellos no es gente acojida a razón”… En el Capítulo 5 se establece que el muñidor porte una opa de paño morado, con una insignia de la Santa Cruz en Jerusalén en un escudo de hoja de Milán; que el estandarte sea morado con cruces amarillas y que las varas de regimiento sean moradas…Los Capítulos 7 y 8 tratan de las dos celebraciones más importantes de la cofradía. La fiesta general del día de la Santa Cruz, en Mayo, había de celebrarse con la mayor solemnidad posible y a ella no podría excusar su asistencia ningún hermano. La otra gran celebración era la procesión anual que se efectuaba al alba del Viernes Santo. A las tres de la madrugada los hermanos habían de congregarse en la capilla de la hermandad, vistiendo túnicas de lienzo morado ceñidas con sogas de esparto, capirotes redondos y con una insignia de la Santa Cruz de Jerusalén en el pecho. Todos debían ir descalzos, salvo los enfermos que podían llevar alpargatas. Los penitentes se dividirían en dos grupos según portaran hachas de cera o cruces de madera de pino de Segura…El Capítulo 11 manda que las reglas de la hermandad sean leídas en alto por el escribano cuatro veces al año; el domingo de la Tentación, el domingo de Lázaro, el día de la Santa Cruz y en el cabildo en que se elija al nuevo hermano mayor…El Capítulo 19 permite que el privilegio de ser hermano de la cofradía pueda heredarse de padres a hijos, siempre que sean legítimos. Aquí se establece que las mujeres “no siendo de vida escandalosa” puedan pertenecer a la hermandad, pagando 8 reales de entrada y uno de cuota anual. El Capítulo 20 incorpora la celebración de una nueva fiesta solemne, la de Nuestra Señora de Agosto.

     Por ello, podemos afirmar que, al menos desde 1592 la cofradía tuvo su sede en dicha parroquia. Es curioso resaltar que ni en las primitivas reglas, ni en su ampliación posterior, se menciona en ningún momento la devoción a Jesús Nazareno. Sin embargo, en 1635, año en que se inicia el Libro de Cabildos, la cofradía ha cambiado el nombre de Santa Cruz en Jerusalén por el de Jesús Nazareno. Esta situación se mantuvo hasta 1662; en el cabildo celebrado el día 26 de febrero de este año el hermano mayor expuso a la hermandad la necesidad de recuperar ciertas bulas de agregaciones e indulgencias concedidas por varios pontífices a la hermandad que, por entonces, se hallaban extraviadas. Puesto que se ignoraba el paradero de estos documentos, la hermandad acordó realizar gestiones encaminadas a obtener traslado de los mismos en la corte de la Reina. A raíz de este hecho, una vez conseguidos los citados testimonios, la hermandad pasó a titularse desde 1663 “Santa Cofradía de Jesús Nazareno y Santa Cruz en Jerusalén”, título con el que ha llegado hasta nuestros días.

     Estructura, organización social y funcionamiento… Otro asunto frecuentemente tratado en cabildo era la adjudicación de las hachas de cera a los hermanos durante la estación de los “hermanos horquilleros” que tenían el privilegio de portar las andas de Jesús Nazareno en la procesión…Durante buena parte del siglo XVII la cofradía de Jesús Nazareno estuvo regida por caballeros jurados del Ayuntamiento, hidalgos, escribanos públicos, procuradores, e incluso por plateros. Pero ya desde fines de esta centuria y a lo largo de toda la siguiente, la mayor parte de los cargos de gobierno recayeron en destacados personajes de la nobleza local, entre los que sobresalen los Marques de Alcántara del Cuervo, de Peñaflor, de las Cuevas del Becerro y de Quintana de las Torres. Como ya se especificó al hablar de las reglas, la hermandad de Jesús Nazareno podía acoger en su seno a mujeres, casadas o doncellas y también a monjas. Documentalmente, sabemos que pertenecieron a nuestra cofradía las monjas de los conventos ecijanos del Espíritu Santo, Santa Florentina, Santa Inés del Valle y Nuestra Señora de los Remedios…

     4.- Organización Económica…Dichas limosnas se obtenían en las numerosas funciones litúrgicas que la hermandad celebraba y en la demanda pública que los hermanos estaban obligados a efectuar. Esta demanda se realizaba en varios puntos concurridos de la ciudad de Ecija, siendo los más importantes el camino que iba al monasterio de San Jerónimo el Valle, la puerta del convento del Espíritu Santo y la esquina de la calle Platería, donde se instalaba un pequeño altar con una reproducción de la imagen de Jesús Nazareno. También efectuaba demanda pública en la puerta de la Iglesia de Santa Cruz y en la del convento de la Visitación de Santa Isabel; pero esta demanda fue prohibida en 1730 por un decreto del Arzobispo don Luis de Salcedo y Azcona, probablemente por oposición de la hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno Abrazado a la Cruz, sita en dicha iglesia mayor…

     6.- Procesiones y fiestas solemnes- Desde el siglo XVII la procesión anual de Semana Santa era efectuada en la madrugada del Viernes Santo. A las dos de la mañana se iniciaba el cortejo compuesto por cuatro andas que portaban a Jesús Nazareno, Nuestra Señora de los Dolores, San Juan Evangelista y la Verónica. Abría el desfile un hermano portando el estandarte de la congregación, seguían treinta cofrades o hermanos de cruz con sendas cruces de maderas a cuestas, en recuerdo de la que llevó Cristo durante su martirio. Luego seguía una compañía de armados y a continuación venía un ciego, al que se pagaba para que fuese rezando delante del paso de Jesús Nazareno. También se pagaba a veinte personas que llevaban hachas de cera para iluminar las insignias. Otro tanto se hacía con doce pobres vecinos de la collación, a los que se alimentaba y vestía decorosamente para que, portando hachas de cera de tres pabilos, alumbrasen a la imagen del Nazareno, en recuerdo de los doce apóstoles. Luego venía la capilla de ministriles, precedida de un clarinero, y seguida por dos coros de cantores. Las imágenes de la Virgen y el Discípulo Amado, en sus respectivos pasos, eran alumbrados con diez hachas de cera y la Verónica con ocho. Cerraba el cortejo el parroquial de la iglesia de San Juan Bautista formado por los clérigos, capellanes y beneficiados, los cuales también recibían su salario y el correspondiente agasajo.

     En 1677 ante el crecido número de hermanos que deseaban acompañar a sus veneradas imágenes y el excesivo gasto de cera que esto suponía para la hermandad, el cabildo acordó reducir a 100 y a 50 el número de hachas que precederían a Jesús Nazareno y a Nuestra Señora de los Dolores, respectivamente.

     En su desfile anual, la procesión recorría las calles Aguabajo, Garcilaso, Espíritu Santo, donde visitaba el convento del mismo nombre, Plaza de Santa Cruz, Arco de Puerta Palma y calle Mayor del Valle, hasta el monasterio de Santa Inés. Luego regresaba a la Puerta de Palma y se encaminaba hasta el cercano convento de Santa Florentina, donde seguía hasta la calle Santa Cruz, Violería, Zapatería, cruzaba la Plaza Mayor y por las calles Platería y Cordero llegaba a su templo. A su paso por la Plaza Mayor la hermandad era cumplimentada por la clerecía de las parroquias de Santa Cruz y Santa Bárbara. Desde tiempo inmemorial los clérigos y beneficiados de estas parroquias se congregaban ante la puerta principal del compás de San Francisco para recibir solemnemente a la hermandad. Pero luego reconsideró su actitud y decidió retrasar la hora de salida hasta el alba y acortar el recorrido del cortejo para llegar únicamente hasta la iglesia mayor de Santa Cruz, regresando a su capilla por el camino más corto. Esta decisión motivó una queja por escrito de los conventos de monjas de Santa Florentina y del Espíritu Santo, que se veían así privados de su visita anual. En el cabildo de 1778 la hermandad decidió recuperar nuevamente el antiguo recorrido.

     Otras fiestas que gozaban de gran solemnidad eran las celebradas el día 3 de Mayo, con motivo de la Invención de la Santa Cruz y el 15 de Agosto, por la Asunción de Nuestra Señora…”

     Boletín Informativo de la Hermandad.- Cuaresma 1994.
     “RETAZOS DE HISTORIA.- ¿Sabías que …? Nuestra hermandad se fundó en 1562, siendo la hermandad más antigua de nuestra ciudad entre las dedicadas a Jesús Nazareno y que de siempre se le conoció entre el pueblo como la Hermandad del nazareno de San Juan…La advocación de Nuestra Señora de las Misericordias se adoptó en los primeros años de nuestro siglo…En 1635, el escultor Juan Fernández, retocó la imagen de Jesús Nazareno, de la que no se tienen pruebas documentales sobre su autoría… El 1636 se hizo una imagen de San Juan Evangelista y como la imagen de Nuestra Señora de los Dolores era de un hermano y la tenía gran parte del año en su domicilio particular, la hermandad en 1694 costeó a sus expensas una nueva imagen. De estas imágenes hemos perdido el paradero, ya que las que actualmente veneramos son obras magnificas de nuestro hermano el escultor e imaginero sevillano profesor Ricardo Comas Facundo, tanto la de Nuestra Señora de las Misericordias como San Juan Evangelista que le acompaña en el paso de salida. La imagen de nuestro Titular Jesús Nazareno fue profunda y acertadamente restaurada en 1959 por Francisco Buiza y Joaquín Ojeda…”

 

TESTIMONIOS GRÁFICOS
Rocío Macarena Rivero

Soñando soñé que soñaba
y en ese sueño profundo
contemplé la Cruz a cuestas
que el Nazareno portaba.
Soñando soñe que soñaba
y el sueño se hizo suspíro
y mi suspíro lágrima.
Soñando soñé que soñaba
y en mi sueño esa lagrima
que me sabía tan amarga
por mi rostro resbalaba …

Imagen de Jesús Nazareno, procesionando en Semana Santa anterior a 1960, a su paso por la calle Caballeros (Palacio de Peñaflor), donde se aprecia la cruz de carey antigua.
(Foto: José Macias cedida por M. Luque)