AYER Y HOY DE LAS HERMANDADES Y COFRADÍAS ECIJANAS
POR D. RAMON FREIRE GALVEZ – 2002

REAL HERMANDAD Y COFRADIA DE PENITENCIA DEL BIENAVENTURADO SAN FRANCISCO DE PAULA, SAGRADA COLUMNA Y AZOTES, SANTISIMO CRISTO DE CONFALON Y NUESTRA SEÑORA DE LA ESPERANZA.

Ubicada, desde su fundación, en la Iglesia Conventual de la Victoria.- Realiza su estación de penitencia en la tarde del Jueves Santo. Transcribimos el particular relativo a esta Hermandad, decretado por el Arzobispado de Sevilla en Marzo de 1623, que decía así:

     “La de la Columna que sale de la Victoria, fue aprobada en virtud de la regla y Bulas del Provisor de Sevilla el Doctor Mejía de la Zenda en 12 de Diciembre de 1570. Sale a las siete de la tarde el Jueves Santo.”

     Se funda esta Hermandad el año de 1530, con el título de Santa Hermandad y Cofradía de la Sagrada Columna, Azotes y Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, de la Santa Cruz de Jesús, Nuestra Señora de la Esperanza y del Bienaventurado San Francisco de Paula.
     Sus primeras reglas fueron aprobadas el 12 de Diciembre de 1570, confirmadas por el Provisor del Arzobispado de Sevilla, Dr. Masía de Lassartes y firmadas ante el Notario Don Francisco Aragonés en la citada capital Hispalense (Como se puede comprobar, hay una pequeña contradicción, entre el nombre del Provisor del Arzobispado de Sevilla, reflejado en el documento antes reseñado de 1623 y del que figura en documentos de la propia Hermandad).
     Imágenes: La imagen de Cristo en el misterio de los Azotes en la Columna, es de autor anónimo del siglo XVI. El Santísimo Cristo de Confalón, del siglo XVI, igualmente de autor desconocido y la imagen de Nuestra Señora de la Esperanza, de principios del siglo XVI de autor anónimo.
     De esta Hermandad aportamos las publicaciones que siguen:

     BOLETIN CONFALONERO.- Año II.- Número 2.- Marzo 1999.-
     “Transcripción de las Reglas del Siglo XIV.- El nombre de Dios amen, Padre e Hijo y Espíritu Santo, tres personas y un sólo Dios verdadero, lo cual todo buen y fiel cristiano que desea su salvación firmemente debe creer, al cual suplicamos de continuo extienda su bendita mano sobre nosotros los cofrades que ahora somos y seremos de aquí en adelante, dándonos su gracia para que las penitencias y obras que hiciéramos con amor y reverencia de la Pasión de nuestro Señor Jesucristo, tomando por bandera y advocación a la Sagrada Columna y Azotes de Nuestro Señor Jesucristo, en cuya memoria y servicio nosotros hemos de hacer nuestra penitencia; con el favor y gracia de Jesucristo Nuestro Señor en la memoria dicha.- Mandamos a nuestra Hermandad, o a los hermanos que ahora somos y seremos de aquí en adelante, en la casa o convento donde fuéremos reunidos para lo cual queda dicho, es para que mediante la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo merezcamos el cielo.- Promesa que han de hacer los hermanos que fueren recibidos ante los Alcaldes y escribanos de esta Santa Hermandad y Cofradía de la Columna y Azotes de Nuestro Señor Redentor Jesucristo, en la manera y forma que aquí se declara: Primordialmente, que como buenos y fieles cristianos, hemos de ser obediente en lo que nos fuere mandado, tanto en entierros, como en Cabildos, según y como se contiene en nuestra Regla, y que la guardarán y cumplirán tal como en ella se contiene, para que nos traiga el provecho y así mismo apartar todo el daño y que pagaran las penas que nuestra Regla mande, de haber incurrido en ellas…”

     BOLETIN CONFALONERO.- Año III.- Número 3.-Marzo 2000.
     “Transcripción de las Reglas del siglo XVI.- Capítulo 3º.- En el que se trata de un cabildo que se ha de hacer el Domingo de Ramos.- Mandamos que el Domingo de Ramos de cada año y para siempre se haga un Cabildo para el cual sean avisados nuestros hermanos y el mayordomo tenga preparado un predicador que nos predique, y en acabándose el dicho sermón, se les amoneste a todos nuestros hermanos a que se confiesen y comulguen, para que nuestra penitencia sea más agradable a Dios, mediante los méritos de su Pasión y Sangre que derrama por nosotros y que los hermanos el Jueves Santo después de guardar al Señor, sean preguntados por los oficiales de nuestro Cabildo, si de verdad han confesado y comulgado y juntos con ellos, a la pregunta que nos haga el Prior del Monasterio o Iglesia donde fuéremos reunidos o estuviéramos, o saliéramos el dicho Jueves Santo por la noche; y si algún hermano dijere que no había confesado, le sea vuelto a preguntar cual ha sido la causa de ello, recomendándole mucho en conciencia que piense como cristiano y en el deseo de su salvación, y si fuere por causa de no haber hallado confesor preparado para oírle en penitencia, los señores de nuestro Cabildo lo provean y ponga en ello diligencia aunque no haya lugar para más que confesar; porque lleve el tal hermano algún consuelo espiritual.
     Así mismo, en el dicho Cabildo del Domingo de Ramos, tengan cuidado los mayordomos y alcaldes después de haber predicado, de hacer reconciliarse a los que se hallaren enemistados, y el que no quisiere ser amigo en Jesucristo, le sea llevada una libra de cera de pena…
     Capítulo 4º.- En el que se trata de los elementos que se han de tener preparados para lavar a nuestros hermanos.- Mandamos y tenemos por bien, que nuestro Mayordomo o mayordomos estén obligados a tener preparados para el Jueves Santo después de acabada nuestra procesión, vino cocido con arrayán, violentas y unos cohollos de romero para lavar a nuestros hermanos y papel de anafaya, así como polvos de arrayán, espongas y vasijas o lebrillos todo ello para lavar y curar a nuestros hermanos y estas vasijas sean grandes, para que se puedan lavar más de un hermano en cada una de ellas, y que los hermanos que no pudieren ir con nuestra procesión, a causa de estar enfermos, que los tales sean obligados a venir a nuestra Cofradía, para lavar a nuestros hermanos y si todos estuvieren en condiciones para salir en la procesión que los oficiales de nuestro Cabildo estén obligados a nombrar personas para el dicho lavatorio, y estos que vinieren para lavar, sean de luz y no de sangre y aquel que no quisiere obedecer lo que se le mande, sea multado con una libra de cera.
     Capítulo 5º.- En el que se trata de la limosna que se ha de dar el Jueves Santo.- También mandamos y es nuestra voluntad, que todos los años perpetuamente en el día que hacemos nuestra penitencia, se le dé de comer aquel día a nuestra costa, a doce hombres pobres mendicantes y a cada uno de ellos después de haber comido, se le de una camisa de limosna, en recuerdo de aquella Sacratisima Cena que nuestro redentor y maestro Jesucristo, cenó con sus doce discípulos el Jueves Santo, y es por lo que queremos que sea este día, para que después de haber hecho esto, salga nuestra procesión.
     Capítulo 6º.- En el que se trata, de las banderas y estandartes que hemos de tener y llevar en nuestra procesión.- Así mismo mandamos y tenemos a bien, que nuestro muñidor lleve una opa de paño bordado pardo y las mangas y bonete morado, con una insignia de nuestro Señor Jesucristo amarrado a la columna en su escudo de hoja de milan y el estandarte de color de púrpura tornasol con una cruz colorada de mando (roja) y las varas (regimiento) sean moradas…
     Capítulo 8º.- En el que se trata, de cómo celebrar una fiesta general.- Mandamos y tenemos a bien, que se celebre una Fiesta General perpetuamente el día de Año Nuevo de la festividad de aquel día, lo más solemne que pudiéramos, y para esta dicha fecha se avise a todos los hermanos excusados y no excusados, porque para tal fiesta no valen excusas, y para esta fiesta queremos que cada hermano de para luminarias un real, para ayudar a la cera y más lo que debieren del ingreso o de multas, usando con ellos los señores de nuestro Cabildo benigna y caritativamente, y los hermanos que no pagaren no se les de candela en la tal fiesta, y el que faltare a esta dicha fiesta, pagará de multa una libra de cera y así mismo los hermanos o hermanas que fueren excusados, paguen por sus excusas, de cera lo que los señores alcaldes mandaren, ante de que se les de candela y cuando no lo pagaren no se les de candela y si los Alcaldes o Hermano Mayor fueren contra este capítulo, los diputados no lo consientan y condenen a cualquiera de ellos en dos libras de cera.”

     NUESTRA HISTORIA.- Cabildo celebrado en 10 de Enero de 1858.
     En la Ciudad de Ecija en 10 de Enero de 1858, siendo las cuatro de la tarde, y hallándonos reunidos en la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria los disputados que han sido citados por medio de cédula con la anticipación debida según y como está prevenido y bajo la presidencia de nuestro capellán Don Manuel Rodríguez y este acompañado de nuestro señor hermano mayor, hizo presente a la nuestra hermandad que se le había presentado Doña Josefa Chiniestra, viuda de Don Juan López y está haciendo a la hermandad que si le ayudaban con algún dinero se comprometía a hacer el manto, saya, ropa interior y demás adornos de Nuestra Señora de la Esperanza, con la previa condición que todos estos han de ser propiedad de la Doña Josefa Chiniestra mientras tanto permanezca en esta ciudad y a su ausencia o fallecimiento de ella pasara a la de Doña Dolores Domínguez y Pradas, como igualmente la túnica de terciopelo bordado en oro, el cairel de seda, cordón de oro, corona de plata, cruz entera y demás adornos de flores que tiene dicha Señora; oído todo lo manifestado por nuestros disputados acordamos: Que para ayudar al expresado manto se ponga en práctica una rifa de seis fanegas de trigo para la última extracción de la lotería moderna que ha de celebrarse en el mes de abril del presente año, para lo cual había nuestro señor hermano mayor dispuso se nombrase una comisión que se hiciera cargo de dicha rifa y por los diputados que estaban presentes se acordó nombrar de depositario a Don Manuel Porras y a Don Manuel Santiago, los cuales quedaron obligados a dar cuenta a nuestra diputación de sus productos siempre y cuando ésta lo exija. También por nuestro señor hermano mayor se hizo presente a los señores diputados que para hacer las funciones que había de costumbre, que era las siete palabras, eran de parecer que se hicieron, a lo cual acordaron por unanimidad que tuviese efecto y acto continuo se nombró una comisión compuesta de D. Francisco Mayoral, Don Juan Ferrera y Don José Pradas. También fue nombrada otra comisión compuesta de nuestro capellán Don Manuel Rodríguez, el secretario de la misma Don Manuel Hurtado y el diputado Don Miguel Jiménez, para que pasasen a las casas de Doña Josefa Chiniestra y que a nombre de toda la hermandad le dieran las más sinceras gracias y que estaban conformes con lo que por dicha Señora había sido propuesta, con lo que concluyó dicho acto y nosotros los hermanos a la venerable hermandad de Azote y Columna de Nuestro Señor Jesucristo así lo acordamos y firmamos en cabildo general de que yo el Secretario certifico.- Están las firmas de Josefa Chiniestra.- Manuel Rodríguez.- Francisco Valenzuela, Miguel Jiménez Pérez, Manuel Díaz, José Rosas, José María Colmenares, Francisco Mayoral, Miguel Díaz Mendoza, Francisco Rojo, José Pérez, José de Pradas, por Francisco Peñuela Manuel Díaz, Buenaventura Velasco, por Francisco Vargas Manuel Díaz, Manuel Santiago, Manuel Alvarez y Alvarez, Manuel Hurtado.”

     Junto a la Imagen de Santísima Virgen del Valle, las del Santísimo Cristo de Confalón y Santísimo Cristo de la Sangre, y el Santísimo Cristo de la Salud, son las advocaciones que, en procesiones extraordinarias, han realizado salidas de sus templos, en peticiones y rogativas, como consecuencia de sequías y enfermedades que asolaban a la Ciudad de Ecija. Respecto al Santísimo Cristo de Confalón, aportamos la acaecida en el año de 1863.

     “Cabildo Extraordinario día 16 de Abril de 1863.- En la Ciudad de Ecija día 16 de abril de mil ochocientos sesenta y tres, reunidos los hermanos que al margen se expresa, en la casa de nuestro hermano mayor Don Tomás Hidalgo, con objeto piadoso de hacerle al Stmo. Cristo de Confalón un triduo en rogativa a consecuencia de la calamidad que amenazaban los campos, pues había tres meses que carecíamos del Santo rocío; fueron los hermanos reunidos por medio de cédulas con la anticipación debida como lo previene nuestra Sagrada Regla. Siendo como las ocho de la noche se abrió la sesión bajo la presidencia de nuestro hermano mayor, oído por los hermanos el objeto de la reunión a que se refería le dieron las gracias por el objeto tan piadoso. También los hermanos contestaron en unión todos que estaban prontos y conformes en costear dicha función bajo una suscripción que al efecto se haría por dicha corporación, la cual al efecto fue verificada y se dio principio al Solemne Triduo en los días 17, 18 y 19. También acordaron que en el caso que su Divina Majestad se eligiera socorrernos con su Santo roció, se le hiciese una función solemne a la Efigie del Stmo. Cristo de Confalón en acción de gracias, en los referidos días del Triduo. Ya se veía que la mano del Todopoderoso se iba mostrando un no propicio con este pueblo ecijano, que tan agobiado se hallaba, puesto que sus campos cada día se veían más tristes. El día siguiente de la conclusión de dicho Triduo, siendo las cuatro y media de la tarde, reunidos todos los diputados y demás hermanos para sacar al Stmo. Cristo de Confalón en rogativa por las calles de este pueblo se subió Don Mariano Ordoñez, Presbítero, al púlpito que tenemos en dicho Convento y exhorta a todos para que se fuera en la procesión con la mayor devoción; terminado el discurso no bien los hermanos se habían metido bajo el paso de Ntro. Santísimo Padre con el título de Confalón, la atmósfera tomó en seguida otro curso, pues parecían que iban a desgajar los cielos con agua, siguió la procesión con toda la diputación y demás hermanos descalzos, y rezando con la devoción debida su santísimo rosario, yendo por las calles principió a caer algunas gotas y en la misma noche fuimos socorridos del todo, por lo que se acordó que el día veinticinco se hiciera la Función de acción de gracias y además se socorriera a los pobres después de terminada la función, dándole a cada uno media hogaza de pan con el fin de que todos reunidos diéramos gracias al Todopoderoso puesto que nos había mirado con misericordia. Y nosotros los hermanos de Azote y Columna de Nuestro Señor Jesucristo así lo acordamos y firmamos en Cabildo Extraordinario de que yo el Secretario certifico.- Están las firmas de Tomás Hidalgo, Manuel Díaz, Miguel Vidal, Fernando Morales, José Gálvez, Antonio Vargas, por Manuel Porras Manuel Domínguez, José González Pérez, por Francisco Peñuela Manuel Centeno, Miguel Baena Rodríguez, Antonio Soria.- El Secretario Manuel Domínguez.”

     La Imagen del Santísimo Cristo de Confalón, lleva implícita la leyenda de su aparición, que ha sido transmitida de generación en generación, y que guarda estrecha relación con el hecho de que los hermanos portadores de su paso tengan la obligación de ir descalzos. En esta publicación no podemos dejar de relatar dicha leyenda, y para ello aportamos el artículo que José Luis López Soto, segundo hermano mayor de la Hermandad en el año 2000, publicó en el Boletín Confalonero de dicho año, número 3, Año III.

     “POZO DEL SANTISIMO CRISTO DE CONFALON.- La Sagrada Imagen del Santísimo Cristo de Confalón fue encontrada en el centenario pozo existente en la finca “Los Mutimentos”, la cual se encuentra a unos 15 kilómetros de nuestra Ciudad, en la margen izquierda de la carretera Ecija-El Rubio. La extraordinaria antigüedad del pozo es evidente, ya que, en la construcción de la caña o pared interior del pozo, no se empleó ni tan siquiera el ladrillo, sino únicamente piedras perfectamente dispuestas unas sobre otras, permaneciendo así hasta nuestros días.
     El sorprendente hallazgo del Cristo lo llevaron a cabo un grupo de campesinos cuando se disponían a sacar agua del pozo, tarea ésta que no pudieron realizar en un principio, pues la cuerda que estaban empleando para tal fin parecía haber quedado atrapada en el fondo del pozo. Lo intentaron unos y otros, y más tarde, todos a la vez, pero no conseguían más que agotar sus fuerzas y hundirse en el barro. Entonces pensaron quitarse los zapatos, ya que tanto barro les resultaba molesto y fue en aquel momento, una vez descalzos, cuando con suma facilidad pudieron subir la cuerda quedando sorprendidos y maravillados al ver la imagen del Cristo que acaban de elevar hasta la superficie y que, en aquel momento, tenía los brazos articulados.
     El hecho de que el Cristo estuviese oculto en el pozo pudo deberse a algún momento de inestabilidad social o política, en los que se habrían realizado constantes destrozos y saqueos en los templos, situación, ante las que algunas personas pudieron decidir proteger la imagen ocultándola de esta modo. Como bien recoge el autor Francisco Lozano, en su obra “Pasión en la Semana Santa”, aquel grupo de campesinos decidió transportar la Sagrada Imagen en una carreta hasta el Rubio, pero el buey, que tiraba de la misma parecía no querer tomar aquella dirección, pues no daba un sólo paso por más que lo intentaron aquellos hombres. Cuando el animal se puso en camino, lo hizo en dirección a Ecija y aunque intentaron reconducirlo, fue en vano. Pronto comprendieron aquellos campesinos que sería voluntad de      Dios que el destino de la Sagrada Imagen fuese la Ciudad de Ecija.
Al llegar a nuestra Ciudad, les sorprendió una gran tormenta y, justo ante las puertas del Convento de la Victoria, se detuvo de nuevo el animal. Fue entonces cuando los PP. Mínimos de San Francisco de Paula, abrieron de par en par las puertas del convento para dar refugio a aquella Sagrada Imagen a la que se le rinde culto en este templo desde aquel día.”

     BOLETIN CONFALONERO.- Año IV.- Número 4.- Marzo 2001.
     “Nuestra Historia.- Cabildo Extraordinario del 1º de Mayo de 1857.- En la ciudad de Ecija a primero de Mayo de mil ochocientos cincuenta y siete. Habiéndose procedido por el Secretario a la competente citación por cédula como está prevenido y reunida la Diputación en la casa y morada de nuestro hermano mayor, se procedió después del nº competente al que tuvo lugar en los términos siguientes:
     Primero.- Habiéndose determinado por referido hermano mayor el que con motivo a la calamidad que amenazaba a esta población por la gran falta de lluvia que había, sacar en rogativa a nuestra venerable Imagen el Smo. Cristo de Confalón; más habiendo propuesto que la hermandad se hallaba en decadencia y que a la vez no quería se sacrificase al pueblo con pedirle limosna para los gastos que pudieran ocasionarse, reunía la corporación para que deliberase lo que a bien tuviese. Oído por los señores diputados y visto que era indispensable poner en práctica lo propuesto por el Sr. Hermano Mayor, dijeron que a su riesgo y costa se efectuase dicha procesión de rogativas, y que las pérdidas que sufrieran los adornos que el Stmo. Cristo posee fueran costeados por la Diputación. Acto continuo fue leída por mi el Secretario una carta que se había recibido del Sr. Cura de San Santiago Don José de Avila en la que se ofrecía con el demás clero de su cargo asistir a la procesión de rogativa. En aquel acto fue nombrada comisión para que en nombre de la Hermandad le dieran las más repetidas gracias a tan venerable clero.
     Serían como las cinco de la tarde del tres de mayo del mismo año. Hora en que las campanas del Templo de Santiago anunciaban la salida de nuestra Imagen. La atmósfera presentaba horas antes pocas señales de lluvia y nuestros fervorosos hermanos desechos en llanto deseaban poner al público tan milagrosa Imagen, un raro incidente detuvo la salida, los cielos se abrieron y derramaron lluvia en abundancia teniendo por este concepto volver a colocar en el templo al Señor. Movidos por el fervor volvieron a sacar la dicha Imagen lo que siguió su carrera hasta su mitad, en la que fue necesario acogerse a una de la Parroquia de esta población para resguardera de la copiosa lluvia que caía.
     Continuaba más y más el fervor y deseosos los hermanos en seguir la procesión se puso de nuevo en práctica la que siguió su carrera no con haber cesado la lluvia sino al contrario esta caía a torrentes, y sin embargo las luces no se apagaban los hermanos y diputados no se dispersaban y la procesión de rogativa continuaba su camino con todo el orden que requería dicho acto, aún hay más que hacer presente a las generaciones que nos sucedan. Diez y seis hermanos fervorosos que como de costumbre y por tradición de muchos años llevaban en sus hombros tan milagrosa imagen con los pies desnudos y ablandados con la mucha agua que caía los callos era de esperar no pudieran continuar más todo al contrario no hubo uno siquiera que se quejara no hubo uno que a pesar de haber padecido siciones días antes volvieran a apoderarse de el tan penosa enfermedad. Llegados pues al templo de la Victoria, llenos de un entusiasmo verdadero y con toda la fe quedare puede se ofreció la correspondiente súplica. Y cuando toda la corporación creía haber tenido una pérdida considerable, cual sería su asombro al ver que la camilla de terciopelo negro galón de oro, ni una siquiera tenía señales de haber recibido la copiosa lluvia que de los cielos descendía. Sucediendo lo mismo con la preciosa urna que dorada a la fuerza de muchos trabajos y sacrificios ni una siquiera tenía señales de haberse mojado.
     Visto pues por toda la diputación el portentoso milagro que había acaecido reunida la referida en la casa mora del Sr. Hermano Mayor Diputación que sin omitir nada y haciéndose todos los gastos que fuesen posibles en una solemne función se efectuará esta el Domingo 10 del mismo mes, en acción de gracias por los innumerables beneficios que de la referida imagen recibe la Hermandad.- Así lo acordaron y firmaron con el Sr. Presidente y capellán de que yo el Secretario, certifico.- Hay firmas de Manuel Rodríguez, capellán, Francisco Valenzuela, Miguel Jiménez, José de Pradas, Manuel Alvarez, José María Colmenares, Manuel Rojas, Miguel San Pedro, Manuel Santiago, Francisco de Paula Morales González, Francisco Grueso, Manuel Díaz, Francisco Montilla, Buenaventura Velasco, Francisco Mayoral, Manuel Hurtado.
     En la ciudad de Ecija en 10 de Mayo de 1857, hallándonos reunidos en el sitio que el señor hermano mayor tuvo a bien designar, los trece diputados que rigen y gobiernan la nuestra hermandad, acordaron llevar a efecto todo lo relacionado en el cabildo anterior, lo que teniendo lugar en dicho día certifico yo el Secretario.- Hay firma de Manuel Hurtado.”

     “Transcripción de las Reglas del siglo XVI.
     Capítulo 9º.- En el que se trata de cómo han de venir los hermanos el día del Jueves Santo, a cumplir la penitencia que hubieren prometido.
     Mandamos y tenemos a bien, que los hermanos de nuestra Hermandad estén obligados a venir el Jueves Santo, desde las dos de la tarde hasta la cinco antes de tocar la oración a la dicha nuestra Cofradía, con la ropa que para tal caso se requiere; que es una túnica de anjeo o presilla, y que otro mas delgado lienzo no pueda ser; con un capirote redondo y una soga de esparto ceñida con una insignia en los pechos, que demuestre nuestra advocación y de media pierna abajo descalzo, y el que estuviere enfermo, pueda llevar unas alpargatas y queremos que el Jueves Santo, esté nuestro escribano a la puerta de la sala o capilla de nuestras reuniones, desde las dos hasta que la dicha procesión quisiere salir, apuntando a los hermanos que vinieren, y que los tales hermanos sean obligados a venir de tres leguas a la redonda de esta ciudad de Ecija, a cumplir la penitencia y si se hallare dentro del término de cuatro leguas o más, sean obligados a venir a cumplir la penitencia, que tienen prometida bajo obligación, estando aparejadas las conciencias y desde que el tal hermano llegue a esta ciudad, le sea preguntado por nuestros Oficiales bajo su conciencia, si la cumplió y diciendo que no, el Alcalde que a la sazón estuviere, lo multe con una libra de cera, asimismo que a los que se hallaren dentro de esta ciudad de Ecija y no vinieren a cumplir la dicha penitencia, no teniendo lícito impedimento, les sea llevado seis reales de multa, para la cera que se gasta en nuestra Cofradía”

 

TESTIMONIOS GRÁFICOS
Francisco Aguilar Hidalgo

… Hileras de verde esperanza,
como el verdor de los campos.
Bordados de oro Écija.
Capirotes, capillos blancos …
llenan de vida el misterio,
la tarde del Jueves Santo.
Jueves Santos de Victoria,
campesínos, hortelanos, labradores …
Unidos todos en su dolor,
dan vivas de esperanzas
a su Cristo de Confalón.

1930-40. Salida extraordinaria del Santísimo Cristro de Confalón en rogativas.
(Foto cedida por Juan Méndez Varo)

.