AYER Y HOY DE LAS HERMANDADES Y COFRADÍAS ECIJANAS
POR D. RAMON FREIRE GALVEZ – 2002

HERMANDAD DEL SANTISIMO SACRAMENTO, GLORIOSA RESURRECCION DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, MARIA SANTISIMA DE LA ALEGRIA Y SANTA MARIA MAGDALENA.

Ubicada en la Parroquia Mayor de Santa Cruz.- Hace su estación de penitencia en la mañana del Domingo de Resurrección.

    Se reorganiza esta Hermandad en el año de 1979, aprobándose las reglas actuales, por Decreto de Constitución y Aprobación, expedido por el Arzobispado de Sevilla en 2 de Febrero de 1990, en cuyas reglas, curiosamente, ya se admitía la presencia e igualdad en la Hermandad, e incluso con acceso a cargos directivos, tanto de hombres como mujeres; situación de derecho respecto de estas, que posteriormente sería admitida por el propio Arzobispado Hispalense. Igualmente es interesante destacar de esta hermandad, que es la única de las existentes en Ecija, que reúne tres características muy peculiares, cuales son, ser al mismo tiempo Hermandad Sacramental, de Penitencia y de Gloria. El 6 de Abril de 2000, fue autorizada a que se le agregara a su título el de “Santa María Magdalena”.

    Esta Hermandad ya existió con la popular denominación de “El Entierro de Cristo”, ubicándose en la misma sede parroquial, según el Decreto Arzobispal de 1623, reflejado al capítulo I del presente, que referido a la misma, en cuanto al orden del desfile procesional durante la Semana Santa, consigna: “El Entierro de Cristo de Santa Cruz, el viernes santo a las 4 de la tarde”.

    Data su fundación de 1581 según datos obrantes en los libros de la Parroquia Mayor de Santa Cruz. Dentro de esta primera etapa, concretamente en 1601, fue agregada a la “Archicofradía homónima de Santiago de los Españoles” de la ciudad de Roma, obteniendo el privilegio de celebrar en nuestra Ciudad “LAS CUARENTA HORAS”. En el año de 1616 se unió la Hermandad del Santísimo Sacramento y tuvo por título “Muy Ilustre Hermandad del Santísimo Sacramento y Archicofradía de Resurrección y Santo Entierro de Nuestro Señor Jesucristo”.

    Estaba dicha hermandad integraba por hermanos de la “nobleza” ecijana, existiendo dos libros, uno en el que se hacía constar a los hombres y en el otro a las mujeres, apareciendo en este último gran número de monjas que pertenecían a los numerosos conventos de Ecija, si bien se limitaba el número de hermanos a cien caballeros y cien mujeres. La elección para el cargo de Hermano Mayor se hacía cada catorce años, pero nombrándose catorce hermanos mayores, los cuales iban ocupando el cargo un año cada uno, y en el supuesto de que alguno falleciere o enfermase, era sustituido por el siguiente. El año que duraba su mandato, tenía que guardar cuarenta y ocho horas de adoración al Santísimo Sacramento, soliéndose poner en la sacristía ropa y alimentos. Estos últimos consistían en media cuartilla de vino, una tostada de bizcocho y media cuartilla de rosalí. Igualmente se le daba al Predicador dicha ración el día de la función. Era norma en los cultos llevar refrescos, subvencionándose con pagos a la Iglesia y sus Ministros.

    Imágenes: El Triunfo de Jesús Resucitado es de autor anónimo del siglo XVI y la Virgen de la Alegría, obra del imaginero sevillano Antonio Dubé de Luque realizada en 1988.

    RESURRECCION.- BOLETIN INFORMATIVO.- NUMERO 1.- AÑO 1.- MARZO DE 1997.
    Página 2.- LA ANTIGUEDAD DE NUESTRA HERMANDAD.- Consultando los libros que se encuentran en el archivo de la Parroquia de Santa Cruz, se tienen noticias escritas de la existencia de nuestra Hermandad con anterioridad al año 1580. Se sabe que existían unas reglas que datan del año 1601 y fueron realizadas por Pedro de Santander Manrique (canónico) y Fray Francisco Delgado (dominico). Posteriormente, en el año de 1670, fueron traducidas al castellano antiguo por Don Lucas de Velasco. Así pues, es la de mayor antigüedad en la Parroquia de las que actualmente existen.

    Las Juntas de Gobierno estaban formadas exclusivamente por la nobleza, contándose que era una de las más ricas, tanto en tesoros como en tierras. Los tesoros que poseía, se tienen noticias de que eran depositados en el Convento de las Mínimas, hoy Felipensas.

    Se le concedieron una serie de BULAS, que era una especia de privilegios que otorgaban los Papas. Estas fueron concedidas por Gregorio XIII en 1580 (De ahí que la Hermandad ya existía con anterioridad). Gregorio XIV en 1591, Clemente VIII en 1604, Paulo V en 1610. Todas estas concesiones (escritos) se encuentran en la Parroquia de Santa Cruz, en el interior de unos tubos metálicos de la época, para su conservación. La celebración de la Cruz de Mayo estaba ligada a esta Hermandad desde el año 1601. Se tiene noticias de su existencia hasta el año 1841, que desaparece, siendo por aquel entonces Hermano Mayor Don José María de Mesa.

TESTIMONIOS GRÁFICOS
Isabel Arenillas Juanas

… Que se guarden los varales,
las ceras y candeleros,
que Dios ha resucitado
como venía diciendo.
Que descansen capataces,
descansen los costaleros,
que Dios ha resucitado
como venía diciendo.
Cofrades todos hermanos
gritad al mundo entero,
que Dios ha resucitado
como venía diciendo …

1981. Imagen de Jesús Resucitado, el día de su bendición tras ser restaurado.
(Foto: Juan Méndez Varo)