AYER Y HOY DE LAS HERMANDADES Y COFRADÍAS ECIJANAS
POR D. RAMON FREIRE GALVEZ – 2002

HERMANDAD DE NUESTRO PADRE JESUS SIN SOGA, NUESTRA SEÑORA DE LA FE Y LOS SAGRADOS CORAZONES DE JESUS Y MARIA.

Desde su fundación está ubicada en la Iglesia de Santa Bárbara.- Su estación de penitencia la realiza en la tarde del Viernes Santo.

    Imágenes: Nuestro Padre Jesús Sin Soga, obra de Montes de Oca, realizada en 1733, recibía culto primitivamente en la capilla de San Gregorio. La Virgen de la Fe, una dolorosa del siglo XVII, perteneció a la Hermandad del Santo Entierro de Santo Domingo, de autor anónimo.

    Es una de las hermandades más jóvenes de Ecija; comienza su andadura en la primavera del año de 1977, naciendo como fruto de la unión de dos grupos de jóvenes, uno que llevaba a cabo labores de caridad entre los necesitados y otro que deseaba integrarse en una hermandad de penitencia, pero en ambos una misma idea, vivir más profundamente sus creencias cristianas.

    Uno de estos grupos se dedicaba, desde tiempos anteriores, a la visita de enfermos y necesitados, mientras que el otro estaba compuesto por personas que se planteaba el mundo de las hermandades y cofradías, como instituciones válidas en la vida de la Iglesia, si se les dotaba de un contenido de formación cristiana.

    Convencidos de dichos principios, solicitaron permiso del Arzobispado de Sevilla para la elaboración de sus Reglas, lo que se inició tras el correspondiente periodo probatorio, memoria de actividades realizadas y los correspondientes informes del clero astigitano y concretamente del párroco de Santa María Nuestra Señora, de quien dependía eclesiásticamente la Iglesia de Santa Bárbara donde tenían pensado ubicar su sede.

    En esta última Iglesia se establecen mediante la autorización concedida por Decreto de 11 de Marzo de 1978 del Obispo Auxiliar y Vicario Episcopal de Laicos Don Rafael Bellido Caro, constituyéndose una junta gestora y realizando su primera estación de penitencia el 24 de Marzo de dicho año de 1978.

    El reconocimiento oficial como tal Hermandad, les fue concedido por Decreto de 24 de Marzo de1988, fecha en que se aprueban por el Arzobispado de Sevilla sus reglas y queda erigida canónicamente en la Iglesia de Santa Bárbara.

    La Hermandad escogió como titular, desde el principio, a una imagen de un Nazareno con la Cruz al hombro, que existía en la Iglesia de Santa Bárbara, a la que se tituló con el nombre de “NUESTRO PADRE JESUS SIN SOGA”, como continuación de la tradición que existe, relativo a un lienzo con una imagen de Jesús, colocado en la capilla exterior de la citada Iglesia, por el espíritu caritativo en que nació esta hermandad, a semejanza de dicha imagen, que evoca el desprendimiento de su cíngulo para entregarlo a un necesitado.

    En sus reglas, además del culto a Dios y a su Madre, en las advocaciones de Nuestro Padre Jesús Sin Soga y Nuestra Señora de la Fe, aquella en recuerdo de una leyenda ecijana que más adelante relataremos, relacionada con el amor infinito de Dios a los hombres, y respecto de la Virgen de la Fe, como referencia a la virtud que animaba a los fundadores de la hermandad, que la consideraban absolutamente necesaria para avanzar en la vida de la Iglesia, se recogen como preceptos obligacionales, la formación cristiana, la caridad fraterna, la austeridad y sencillez, como objetivos primordiales y fundamentales.

    Asimismo recogen que sus cultos cuaresmales, en honor de sus titulares, lo sean en la tercera semana de Cuaresma, Función a la Stma. Virgen en la festividad de la Inmaculada Concepción; Festividad de Ntra. Sra. de la Fe el 15 de Septiembre de cada año; función de la fundación de la Hermandad en el mes de Junio; misa mensual ante los Titulares y participación en los cultos parroquiales dentro de las fechas señaladas en el calendario litúrgico.

    Respecto a su estación de penitencia, se obligaron y así la llevan a cabo, a realizarla en la tarde del Viernes Santo, con la característica fundamental de la sencillez y austeridad previstas en sus reglas fundacionales, tanto en los pasos de las Imágenes como en el cortejo, siendo de vital importancia el acto penitencial, como manifestación pública de fe, con promesa de silencio en todos sus hermanos antes de la salida y portando cruces de madera, sin ninguna otra insignia que las oficiales de la Hermandad.

    Desde hace unos años acordaron, y así les fue aprobado por la Autoridad eclesiástica, añadir a su hermandad el título de los Sagrados Corazones de Jesús y María, dando culto a los mismos, recuperando una devoción que, precisamente en la iglesia de Santa Bárbara, desde muchos años, se le tenía por el pueblo astigitano.

    Tal como hemos hecho constar anteriormente, a diferencia de las otras hermandades y cofradías de penitencia astigitanas, que alumbran con cirios, los nazarenos de esta joven Hermandad, durante su estación de penitencia, la hacen con un Cruz de madera sobre el hombro, separándose las distintas secciones por otros que portan, al brazo, un farol.

TESTIMONIOS GRÁFICOS
Alberto Santos Martín

… Eres Jesús sin Soga,
desprendimiento y pobreza,
sin ataduras que ahogan
ausente de riquezas.
Tu cruz suplió al cirio
en los que de tí, son presa, cirineos entre gentío,
cofrades con entereza.
Y para tenerte fidelidad
a tu madre invocaré,
pidiéndole esperanza y caridad
y más que todo, su Fe.

24 de Marzo de 1978. Primera Salida Procesional de Nto. Padre Jesús sin Soga.
(Foto: José Enrique Caldero)