LA SOCIEDAD DEL CASINO ECIJANO 
REVISTA FERIA DE ECIJA – 2006
Autor: Rafael Cano

Sociedad Casino Ecijano EcijaLa sociedad del Casino Ecijano, conocida como Sociedad Recreativa, fue fundada en el año 1.897 por el doctor en medicina don José Ávila Fernández, que por aquellos años ocupaba el cargo de hermano mayor de la hermandad del cristo de la Salud, de San Gil.

Dicha sociedad estaba situada en la antigua calle Alamillo, hoy Rodríguez Marín, en el lugar conocido actualmente como Colegio Público “Calvo Sotelo”.

Años mas tarde, en 1.902, el casino cambia de lugar y se traslada a la Plaza de España, “Salón” al edificio que todos conocemos como Casino Ecijano.

En el año 1.921, este establecimiento tenía una deuda de 10.000 duros, o sea 50.000 de las antiguas pesetas ó 300 euros de la moneda actual, siendo esa cantidad una fortuna por aquellos años y que nadie quería pagarla, pues la fachada estaba tal y como hoy la podemos ver, que se caía a pedazos.

Entonces tomó del casino como presidente., el general don Evaristo Mejías de Polanco y Cárdenas, pagando él la trampa y prohibió ser socios a militares con grado inferior al de oficiales.

Como dato curioso, diré que en el año 1.922, la cuota por ser socio era de tres pesetas y un año mas tarde la subieron a cuatro pesetas, siendo 376 el número de socios con los que contaba la sociedad.

Fuerzas del Orden en el Casino EcijanoDiez años después, concretamente en 1.932, manifestantes obreros arremetieron contra este casino con lanzamientos de piedras, rompiendo cristales y otros efectos propios de esta sociedad, teniendo que intervenir fuerzas de la Guardia Civil y del Ejercito para restablecer el orden.

En el año 1.924, este casino tenia a una mujer llamada “mariquilla”, que daba brillo y esplendor a los zapatos de los caballeros socios.

En el año 1.998, este edificio centenario, conocido popularmente como el “Casino de los Señoritos”, cerró sus puertas y hoy, ocho años después, aún continúa cerrado y esta comenzando a desmoronarse por la parte baja de su fachada, sin que hasta el momento nadie haya hecho nada para impedir que pueda venirse totalmente abajo.