Conventos de Ecija

CONVENTO DE LAS CONCEPCIONISTA FRANCISANAS "LAS MARROQUÍES"

C/ Secretario Armesto, 4
Telf: 954 83 12 61

Convento Marroquies Ecija

Pertenece a la Comunidad de Concepcionistas Franciscanas, llamadas popularmente “Las Marroquíes” en recuerdo al apellido de su fundadora.El 11 de noviembre de 1583, el Arzobispo D. Rodrigo de Castro, inicia el proceso de fundación en manos de las hermanas Marroquí. Pero no será hasta el 14 de julio de 1599 cuando se autorice definitivamente a Dª Francisca Marroquí y a sus sobrinas Luisa Marroquí y Ana Mendoza, con otras damas de la ciudad, a fundar un convento de monjas descalzas de la Limpia Concepción de Nuestra Señora, convento que contará a partir de esta fecha con la protección directa del cabildo astigitano.

Su construcción se inició a finales del siglo XVI, y fue terminado durante los siglos XVII y XVIII. El convento conserva su monumental cuerpo barroco en el que se abren el torno y la puerta reglar y queda unido a la iglesia mediante un corredor que alberga la sacristía y el vestuario. En su interior contiene vivienda, huerta, claustro y enfermería.

Al exterior presenta una portada monumental y un torreón mirador construido entre finales del s. XVI y finales del s. XVIII. Muy interesante es su espadaña angular o campanario situada a los pies de la iglesia. Con un primer cuerpo de ladrillo y otro superior decorado con azulejos sobre estuco blanco, simula dos espadañas adosadas y posee dos campanas de bronce del s. XVIII. En la parte superior una inscripción la fecha hacia 1760.

En cuanto a la iglesia, sigue la tipología tradicional de los templos conventuales sevillanos, es decir, una sola nave como cajón alargado con testero plano. Su cubierta es de madera y su portada, adintelada y en estilo manierista, se fecha a principios del s. XVI.

Dentro de la iglesia se puede observar uno de los mejores programas decorativos representativos del barroco ecijano. Hay cinco retablos, entre los que destacan por su programa arquitectónico y escultórico barroco y rococó el retablo mayor, el del muro del Evangelio dedicado a Santa Beatriz de Silva- y el retablo de la Santísima Trinidad, todos fechados en el s. XVIII. En el retablo mayor son notables la escultura de la Inmaculada y el Crucificado; el resto del retablo desborda de elementos característicos barrocos, con otras esculturas de menor protagonismo. El retablo de Santa Beatriz de Silva, fundadora de la orden, es de estética rococó. Por último, el retablo de la Santísima Trinidad, con estructura tardobarroca, destaca por su lienzo central, y se decora con rocallas a su alrededor.

Compendio Fuente: Instituto Andaluz del Patrimonio Artístico. guiadigital.iaph.es