SAN PABLO APOSTOL Y LA CIUDAD DE ECIJA
POR D. MANUEL OSTOS OSTOS (Amigos de Écija-1984)

PROLOGO A LA REEDICION Y PROTESTA

San Pablo Patron de EcijaLa Asociación de Amigos de Écija, en su loable empeño de rescatar, conservar y divulgar las tradiciones, valores y riqueza inmaterial de nuestra Ciudad, ha emprendido, con firme propósito, la tarea de realzar la festividad de la Conversión del Apóstol San Pablo, Patrono de Ecija, que celebramos el día 25 de Enero, con el objeto de que sirva de motivo impulsor para dar a conocer, de una forma más profunda y en todos sus aspectos, la importancia que, a lo largo de los siglos, ha tenido la figura paulina en el devenir de la Ciudad.

La festividad de San Pablo queda un tanto oscurecida en la vida de Ecija, hasta el punto de que sólo en los dos últimos años ha tenido el carácter de fiesta local y, por tanto, día no laborable, y reducida a la celebración, poco concurrida a veces, del cumplimiento del voto hecho por la Ciudad en 1436 de acudir en procesión a la iglesia del Convento de San Pablo y Santo Domingo para conmemorar la intervención milagrosa del santo en la persona del joven Antón Fernández de Arjona. Con ser este suceso importantísimo en la historia ecijana y merecedor del máximo esplendor y empeño en su conservación por parte de todos, no podemos olvidar que la presencia e influencia de la persona y la obra de San Pablo entre los ecijanos se remonta a tiempos muchos más remotos y que su actuación y predicación a los antiguos astigitanos tuvieron unas consecuencias religiosas, sociales y políticas que marcaron para toda la historia la marcha de la vida, no sólo de la Ciudad, sino de la Bética, la Península Ibérica y Europa occidental.

Es por ello por lo que la labor de San Pablo merece ser destacada en Ecija, cuyas calles romanas vieron el paso de este hombre, que no sólo puede ser considerado como un apóstol del Cristianismo y, por consiguiente, digno de importancia por parte de los seguidores de esta doctrina, sino como una figura histórica gigantesca, que con su actitud ante la vida y sus conocimientos literarios e intelectuales llena una época de la historia de la Humanidad. En el marco de esta aceptación de la influencia de San Pablo en Ecija debe considerarse a esta festividad como la ocasión idónea para aportar cada año más luz al conocimiento de su figura y obra, y profundizar en los esfuerzos por completar las relaciones que unen a nuestra Ciudad con el Apóstol a lo largo de los siglos, en múltiples facetas de la actuación de los ecijanos.

Este es el propósito ya declarado de la Asociación de Amigos de Ecija y por esa razón ha escogido precisamente este opúsculo para iniciar esta andadura, ya que su mismo título nos introduce ya en el camino a seguir, que no es otro que el del conocimiento de la interrelación entre “San Pablo Apóstol y la Ciudad de Ecija”. Esta obra, publicada en Sevilla en 1915, nos muestra el interés de unos hijos de Ecija por este mismo tema, ya que Manuel Carmona hace alarde de su condición de ecijano en el pié de imprenta y pone sus conocimientos tipográficos al servicio de este fin, manifestando el autor, Manuel Ostos y Ostos, sus intenciones de que la publicación sirva para transmitir a las generaciones venideras las tradiciones de su Ciudad, tesoro inagotable de riqueza, que no debe estar vedado a ningún ecijano.

Podemos establecer un paralelismo entre la intención del opúsculo y la de esta reedición, pues si en el primero, la ocasión de la publicación de las Reglas de la Hermandad de San Pablo, constituida en 1912, da pié para reunir una interesantísima cantidad de documentos históricos sobre la incidencia de San Pablo en Ecija y una pequeña relación de las imágenes paulinas en nuestra Ciudad, la obra que el lector tiene ahora en sus manos es el fruto de la preocupación de un grupo de apasionados amantes de nuestras tradiciones que pretenden, y su entusiasmo es merecedor de los mayores éxitos, que cada 25 de Enero se convierta, basándose desde luego en su significación religiosa, en una fecha de estudio y divulgación de este aspecto de la historia ecijana.

El contenido de este trabajo es de un alto interés, ya que junto a las citadas Reglas de la Hermandad de San Pablo, hoy desgraciadamente sin vida activa, presenta certificaciones de documentos del Archivo Municipal, tanto originales como traslados de los primitivos, entre los que destaca el del Milagro de San Pablo el 20 de Febrero de 1436; la declaración de San Pablo como Patrón de Ecija el 15 de Enero de 1644; el expediente incoado para esclarecer la desaparición de la cruz donde se obró el Milagro, llevada a Francia por las tropas de Napoleón, cuya fecha es de 1824; la constatación de la talla de la imagen del Apóstol en 1575 por Salvador Gómez de Navajas; la construcción de la iglesia de la Victoria en el solar de la casa de Antón Fernández de Arjona y otras noticias de interés para el conocimiento de la relación de Ecija y su Apóstol.

Don Manuel Ostos y Ostos, ecijano que tanto trabajó para el estudio y difusión de la historia de Écija, cuyas obras han aportado numerosos datos sobre el pasado astigitano y han servido de recopilación de autores anteriores, concluye su obra con la cita textual o resumida de autoridades sobre el tema que trata, como Alonso Fernández de Gragera, el P. Martín de Roa, Andrés Florindo y otros eruditos de sus respectivas épocas.

La última parte del opúsculo es como un reto y un camino sugestivo abierto a la curiosidad de investigadores actuales, especialmente a los ecijanos: el estudio detallado y profundo de la iconografía paulina en nuestra Ciudad en las distintas especialidades de la representación artística, tanto en las actualmente conservadas como en las desaparecidas a lo largo de los tiempos, como apunta el mismo autor.

Finalmente, hay que señalar el dato curioso de la lista de fundadores de la Hermandad de San Pablo, cuyos apellidos, profundamente unidos a Écija, continúan entre nosotros en sus descendientes y son una señal más de que la Historia es la continuación de la obra de los hombres y si éstos olvidan aquélla son seres sin raíces en el pasado ni esperanza de continuidad en el futuro.

José Enrique Caldero Bermudo

Asociacion Amigos de Ecija

PROTESTA

En cumplimiento de lo que ordena Su Santidad el Papa Urbano VIII protestamos y declaramos: que cuanto decimos ó copiamos en este Opúsculo referente á hechos milagrosos, lo sometemos al fallo infalible de Nuestra Santa Madre Iglesia, columna y firmamento de la verdad; única que en esta materia puede fallar y definir.

<<<<>>>>