Sus Gentes...

“Yo señores, soy Andaluz, natural de Écija
y
mi nombre es Jerónimo de Aguilar, ¿ Que día es hoy ?
Que según pienso en miércoles”

MILITARES Y CONQUISTADORES ECIJANOS

Lorenzo I Suárez de Figueroa (1345-1409)

Lorenzo I Suárez de Figueroa (Écija, 1345 – Ocaña, 1409), señor de la Torre de Monturque y trigésimo séptimo Maestre de la Orden de Santiago, fue el primer miembro del linaje vinculado a la Baja Extremadura.

Figura clave en el ascenso y enriquecimiento de su linaje, poco a poco se fue labrando un puesto relevante dentro de la orden de Santiago: Comendador de las Encomiendas de Lobón, Mérida y Comendador Mayor de León, como su padre. El 28 de octubre de 1387, en la ciudad de Mérida, fue electo Maestre de la Orden de Santiago, uno de los puestos más importantes del Reino de Castilla.

A pesar del apoyo de su padre al bando del rey Pedro, fue uno de los representantes de la llamada “nobleza de servicio” de la nueva dinastía Trastámara. Se distinguió como uno de los defensores de la frontera extremeña contra los portugueses y fue agraciado con muchas mercedes regias. Consiguió bula del Papa Clemente VII para dejar la mitad de los bienes ganados durante su liderazgo a su hijo primogénito Gómez, siendo el primer maestre de la orden en crear un mayorazgo propio para transmitir a sus herederos.5

Incrementó su patrimonio mediante numerosas adquisiciones de tierras, vinculando todas sus propiedades al mayorazgo que instituyó a favor de su primogénito. También estableció importantes alianzas matrimoniales para sus hijos con una doble capitulación matrimonial entre los primogénitos e hijas de su casa y de la poderosa Casa de Mendoza.

En la torre del homenaje del castillo de Estepa (Sevilla) se encuentra la siguiente inscripción: «Esta torre mando facer Lorenzo Suárez de Figueroa, Maestre de Santiago. Quien quiera saber lo que costó, faga otra como ella y saberlo ha».

La imagen de arriba representa al Maestre Lorenzo (I) y figura en un mural del convento de San Marcos de León, hoy parador de turismo.

Gerónimo ó Jerónimo de Aguilar

“YO SEÑORES, SOY ANDALUZ, NATURAL DE ÉCIJA Y MI NOMBRE ES JERÓNIMO DE AGUILAR, ¿ QUE DÍA ES HOY ?. QUE SEGÚN PIENSO ES MIÉRCOLES”.

Esta otra frase pronunciada por un ecijano célebre, influyó de sobremanera en la conquista de Méjico, tras el descubrimiento de América. Jerónimo de Aguilar, clérico español, embarcó en una expedición hacia el Nuevo Mundo, mandada por Diego Nicuesa y Vasco Núñez de Balboa, y tras llegar a las recién descubiertas tierras sobre el año 1.511 naufragó con 20 hombres más, cuando iban a la isla de Santo Domingo.

Tras muchísimas penalidades, donde fueron sacrificados gran parte de sus compañeros por los indígenas, Jerónimo logra sobrevivir con otro náufrago, adaptándose a las costumbres y cultura de los pueblos con quién tiene que convivir, aprendiendo sus idiomas, llegando a unirse sentimentalmente con la india Marina, de importante familia.

Cuando el año 1519 llegar los tropas de Hernán Cortés a dichas tierras, concretamente a la isla Azucamil y comienza a explorarla, observan como de una pequeña canoa, baja un grupo de indios, casi desnudos, con larga cabellera y poblada barba, portando arcos y flechas.

Se parapetan tras una loma y se preparan para atacarlos siendo entonces, cuando uno de estos indios al oír a los españoles, levantó el brazo derecho, tiró al suelo el arco y dirigiéndose a los sorprendidos soldados, en perfecto castellano, tras preguntarles sin eran españoles, pronunció la frase que hoy recordamos.

Presentado a Hernán Cortés, le tuvo siempre a su lado sirviéndole de intérprete y conocedor de estas tierras, siendo por tanto un excelente colaborador en la tarea de la conquista de la Nueva España. Según numerosos autores a Jerónimo de Aguilar se debe la fabricación del chocolate, producto que elaboró al observar como los indios aplicaban el cacao como un remedio curativo, tuvo la idea de mezclarlo con leche y comprobó que además de ser curativo su preparado, tenía un exquisito sabor y resultaba altamente nutritivo.

Fuente: Frases, Dichos y Refranes Ecijanos – D. Antonio Siria Gonzalez (1.989)

Descargar versión por D. Ramón Freire Gálvez.

Garcilaso de la Vega "Garcilaso" (1451-1531)

Todos los ecijanos conocen la calle Garcilaso y la mayoría creen, que se denomina así, en memoria del célebre poeta castellano. No es cierto.

Sabido es la visita de los Reyes Católicos, hicieron a Écija, cuando preparaban la campaña que tendría por objeto la reconquista de Granada. Por dichas fechas vivía en Écija, un caballero de apellido GARCILASO, nacido en nuestra ciudad, quién con sus hombres y parte de su hacienda colaboró en tal proeza, acudiendo al campamento de Santa Fé. Intervino en cuantas escaramuzas precedieron la toma de la ciudad granadina, ganándose la estima del Rey. Una noche un grupo de catorce capitanes del ejército cristiano, al mando del célebre Hernán Pérez del Pulgar, entre los que se encontraba nuestro paisano Garcilaso, atraviesan las murallas de la bien defendida Granada, logrando burlas los centinelas y consiguiendo a las mismas puertas de la Alambra, donde son descubiertos, entablándose una feroz lucha, que no impide, que precisamente nuestro paisano Garcilaso, después de enormes esfuerzos alcanzara la puerta principal de la mezquita y sobre la misma clavara con el puñal, que momentos antes había usado para defenderse, un pergamino con el lema “AVE MARIA”.

A la mañana siguiente, los sitiados, sintiéndose enormemente ofendidos, mandan a su célebre caudillo TARFE, quién con suma arrogancia, logra incluso penetrar algo en el campamento cristiano, llevando atado a la cola de su caballo el pergamino que en su mezquita clavara Garcilaso. De nuevo es, el ilustre capitán ecijano quién monta sobre su caballo y se lanza a toda velocidad sobre TARFE, derribándole y dándole muerte, rescatando el lema AVE MARIA, que es presentado a los Reyes Católicos, quienes desde lejos presenciaron la pelea, felicitando a tan bravo capitán y acordando dicho días, concederle el honor de que para siempre él, y sus descendientes pudieran usar y colocar en su escudo de armas, ambas palabras, y así hoy día, contemplamos, al pasar por el hermoso caserón de la calle Garcilaso y en su fachada de piedra, un bello escudo, que contiene en su parte superior este lema “AVE MARIA”.

Tras la rendición de Granada en 1492 se instaló en Sevilla, donde se casó con su segunda mujer, doña Elvira Pérez del Arco, y se convirtió en historiador… Murió el 11 de agosto de 1531 en Granada, a la edad de 80 años, siendo enterrado en la catedral.

Fuente: Casos, Cosas y Curiosidades Ecijanas. – D. Antonio Siria Gonzalez (1.995)

Juan Cerón

Juan Cerón (Écija, Sevilla) fue un conquistador español, dos veces gobernador de Puerto Rico, en el periodo 1509-1512, cuando la isla todavía era llamada San Juan Bautista.

El legado de Cerón en la historia de la isla está influenciado por las rivalidades entre Nicolás de Ovando y el hijo de Cristóbal Colón, Diego Colón Moniz. Cuando Colón recuperó la posesión del título de «Almirante de los Mares» de su padre y la gobernación de Hispaniola, en el 1509, envió a Juan Cerón a Puerto Rico con el título de Alcalde Mayor para reemplazar al favorito de Ovando, Juan Ponce de León. Ponce de León acababa de empezar la conquista de Puerto Rico en 1508 y su sustitución produjo disensión entre los pocos colonos. Ovando defendió a Ponce de León en Madrid y la Corona le confirió el título de Capitán General y Gobernador de San Juan Bautista. 

Pero en 1511, debido a la presión de Colón, Cerón fue nombrado gobernador y Ponce de León marchó para su primera aventura en Florida.

La gobernación de Cerón no acabó bien, debido a su gestión del repartimiento de los indios, y la Corona lo sustituyó a mediados de 1512 nombrando a Rodrigo de Moscoso como nuevo gobernador.

López de Zayas y García de Eslava (1434)

LOPEZ DE ZAYAS Y GARCIA DE ESLAVA. Nacido en Écija hacia 1434, hijo de Alonso de Zayas y Saavedra y María García de la Eslava y Montemayor. Regidor de Écija y Alcaíde de Antequera, uno de los mejores lanzadores de Andalucía en su tiempo.

Fue asesinado por amigos y familiares de Don Carlos de Torres, perteneciente a una de las familias más poderosas de Jaén. Enterrado en el mausoleo de los Zayas en el Convento de San Pablo y Santo Domingo de Écija.

Según las informaciones registradas en el Cabildo de Écija y en Granada:
“Era tenido por una de las buenas lanzas, y mantuvo parciales e vandos con Don Luis Portocarrero, quien teniéndole encerrado en una jaula de hierro le hizo dar un bocado que le ocasionó la muerte”.

Éste es el mismo Don Luis Portocarrero que en la cena de su boda aprovechó para envenenar a Gonzalo de Zayas y a Alonso de Zayas. Se cree que fue en confabulación con los Torres, los mismos que en Jaén mataron a Alonso, que no habían olvidado la relación amorosa de Gonzalo, hermano de éste, quien se llevó para Écija, en contra de la voluntad de la familia, a una doncella
de este linaje.

En la Historia de Écija, escrita por el ya citado Alonso Fernández de Grajera, respecto del mismo, escribe: “…Lope de Zayas, tercero hijo de Alonso de Zayas, que mataron en Jaén siendo justicia mayor de aquel reino, como consta de la crónica del rey don Juan el segundo y de la batalla de las Lomas, y la ejecutoria en posesión y propiedad que tienen los Zayas de Antequera, la sacó este Lope de Zayas, casó en la ciudad de Córdoba con Maria Méndez de Sotomayor, hija de Arias de Biedma y de Urraca Méndez de Soto Mayor…”

Fuente: (Descargar) Ramón Freire Gálvez.

Márcos de Aguilar

Marcos de Aguilar EcijaMARCOS DE AGUILAR. Nació en Écija a finales del siglo XV, siendo uno de los primeros ecijanos en viajar a América, pero la carencia de archivos a la posible fecha de su nacimiento, nos impiden aportar siquiera algunos datos sobre ello.

La publicación: Andaluces en el Descubrimiento de América y Filipinas, Siglos XV al XVIII, de Juan N. Vargas Vega SI, 1986, respecto de su nacimiento y cargos, resulta: Nacido en Écija (Sevilla). Su formación jurídica le permitió desempeñar diversos cargos judiciales en Sevilla.

Va a Santo Domingo en 1504, siendo alcalde mayor 1511. Llegó al territorio mexicano en 2 de julio de 1526, procedente de la isla de La Española, acompañando a Luis Ponce de León, el juez enviado para tomar juicio de residencia a Hernán Cortes, que asumió el gobierno el día 4 y murió el día 20, sospechándose que Cortes mandó a envenenarlo. Antes de fallecer dejó al mando al licenciado Marcos de Aguilar, inquisidor del Santo Oficio.

Al parecer se había trasladado a Nueva España como inquisidor, siendo administrador colonial español y gobernador de Nueva España en 1526-1527. Al morir prematuramente Luis Ponce de León, le sustituyó ese mismo mes de julio. Sin embargo, estuvo enfrentado desde el primer momento a los concejales del ayuntamiento de la ciudad de México, ya que estos consideraban que Aguilar no estaba legitimado para ejercer los poderes que Ponce de León le había transmitido prácticamente in articulo mortis.

Una de las primeras demandas que se le hicieron fue que garantizara los derechos de la ciudad, pero el argumentó que su papel no era el de juez, y que su objetivo era gobernar la ciudad pacíficamente. Pese a las reticencias iniciales, Aguilar consiguió el reconocimiento del ayuntamiento y rigió la vida de Nueva España desde agosto de 1526 hasta su fallecimiento, en 1 de Marzo de 1527.

Fuente: (Descargar) Ramón Freire Gálvez.

Hernando Méndez de Sotomayor

HERNANDO MEDEZ DE SOTOMAYOR. Nació en Écija, alrededor del último tercio del siglo XV, por lo que es otro de los ecijanos del que no podemos aportar inscripción bautismal alguna, ante la falta de registros eclesiásticos anteriores al 1510. Hijo de Bernaldiañez de Badajoz y de doña Beatriz de Inestrosa.

Las primeras noticias que poseemos del mismo son que va a Indias en 1515 y posteriormente en 1520 a Méjico con el conquistador español Pánfilo de Narváez.

La biografía más completa sobre este conquistador ecijano, aparece en:

“Diccionario autobiográfico de conquistadores y pobladores de Nueva España”.

Francisco de Icaza. Madrid 1923, en el que se recoge:
HERNANDO MENDEZ DE SOTOMAYOR, fue natural de la ciudad de Écija, hijo de Bernaldiañez de Badajoz y de doña Beatriz de Inestrosa. Pasó a la conquista de Nueva España con Pánfilo de Narváez y que tomó parte con el cargo de Alférez y después en las de Pánuco y Guatemala. Que fue casado y con hijos y que tuvo en encomienda el cuarto del pueblo de Suchitepequez y la mitad de Cuilco, ambos de Guatemala.

Siendo uno de los vecinos más importantes en la ciudad de Santiago de Guatemala, fue nombrado Regidor. Tuvo tres hijos, Bernaldiañez Méndez de Sotomayor, García Méndez de Sotomayor y María de Chaves y Sotomayor.

Fuente: (Descargar ) Ramón Freire Gálvez.

Martín Tinajero

MARTIN TINAJERO (Écija, Sevilla, probablemente a comienzos del siglo XVI – Maracaibo, c. 1536) fue un explorador español cuya muerte mientras buscaba El Dorado, considerada en su época como un milagro, dio lugar a varias leyendas.

No se conoce su fecha exacta de nacimiento ni se puede decir nada sobre su vida antes de embarcar hacia tierras del Nuevo Mundo, ni vanal ni sobresaliente, ya que de él no hay nada escrito ni documentado. Lo que le acaece en tierras de Venezuela puede deducirse de lo que los cronistas coloniales fray Pedro de Aguado y fray Pedro Simón (a quienes siguió luego José de Oviedo y Baños) escribieron acerca de los últimos días de vida y posterior muerte (posiblemente al sur del lago de Maracaibo hacia septiembre de 1536) de este conquistador y lo que es más sorprendente, sobre el «milagro» que se produce en sus restos mortales.

Los cronistas cuentan que en el lugar donde yacía Martín se obró el prodigioso hecho de emanar agradables fragancias que provenían del propio Martín y cuyo cuerpo se encontraba cubierto de abejas que producían su miel en él mismo. Todo esto hace de Martín Tinajero un personaje que se debate entre la épica y la leyenda.

Sancho de Mendoza

SANCHO DE MENDOZA. Las primeras noticias que tenemos del mismo, las encontramos en el Archivo General de Indias, el 28 de Abril de 1534, donde aparece registrado junto con su hermano García de Guzmán, vecinos de Écija, embarcándose con destino a Santo Domingo.

En el mismo archivo y Signatura Pasajeros, L. 3. E, 4135, con fecha 22 de Abril de 1559, aparece la siguiente anotación: SANCHO DE MENDOZA, mercader, soltero, natural de Écija, vecino del Nuevo Reino de Granada, hijo de Juan de Mendoza y de Leonor de Guzmán, al Nuevo Reino, con Diego, mestizo, natural de ídem.

El 28 de Noviembre de 1598 ya se encuentra este ecijano en Caracas, pues así resulta de su matrimonio con Luisa Infante Gómez de Agüero y Rojas, velada en Caracas el 28 de noviembre de 1598 con Sancho de Mendoza, natural de Écija, Sevilla; hijo de Sancho de Mendoza y Constanza de Rojas; criador de ganado mayor y menor en tierras de Ocumare y encomendero en los límites de la
Capital.

En otras anotaciones relativas al mismo, aparece con el grado de Capitán.

En 1599, el Gobernador Gonzalo de Piña la Dueña, le concede a Sancho de Mendoza, una Data de Composición en el Valle de Ocumare… También los indios Barriga, dueños originarios del valle de Ocumare, intentaron pleito contra D. Sancho de Mendoza por la propiedad de esas tierras… Entre los méritos de Don Sancho de Mendoza, el título destacaba estar casado con una hija de Francisco Infante… A pesar de ser el Valle de Ocumare suficientemente capaz para contener con toda comodidad varias haciendas, pronto, debido a las apetencias y ambiciones, se originaron problemas y litigios…

Fuente: (Descargar) Ramón Freire Gálvez.

Gonzalo de Porras (1546)

GONZALO DE PORRAS. Nació en Écija, siendo bautizado el día 20 de Mayo de 1546 en la Parroquia de San Juan, por el Cura Alonso Martín de Palma, hijo de Juan de Espinosa y Luisa de Porras, siendo padrinos Diego de Eslava y Alonso de Zayas y madrinas María Montoro y su hija María (Libro de Bautismos 3, página 228, Iglesia de San Juan).

Las primeras noticias encontradas sobre el mismo, las escribe el Ldo. Andrés Florido, cuando publica en 1632 su libro Grandezas de Écija, Adición al libro de Écija y sus Santos, terminado de escribir en 1630, por lo que estamos ante una fecha cercana a la de vivencia del citado ecijano, mencionándolo dentro del capítulo titulado: Muchos más capitanes y soldados de nombre que han salido de nuestra patria, de la siguiente forma:

“…Debe contarse y ponerse en número a D. Gonzalo de Porras, por su brazo valiente y por sus hechos bien conocido. Fue del hábito de San Juan, hijo de nuestra patria, de los ilustres y calificados: de los Zayas, Mayorgas, Espinosas y Ayoras. Llegó a Malta este caballero siendo bien mozo, cumplió con sus caravanas, profesó y fue tan discreto sabio y dio tales muestras de su valor que adquirió los oficios siguientes: Fue encomendado en diversas partes, mejorando siempre, de modo que tuvo, sin sus encomiendas de cabimiento, entre dos encomiendas magistrales, que ambas tenían catorce mil ducados de renta; tuvo todos los oficios y bailiajes, hasta tener el mayor que hay en España, que es el de Lora y en él murió, habiendo sido primero secretario del gran maestre Bardala, francés de nación, distinguido por suma discreción acompañada de singular virtud. Fue a Roma por embajador de su religión y después vino a España con el mismo oficio ante la majestad del rey D. Felipe II. En cuya corte hizo muy grande ostentación y honró a su religión, habiéndola amado tanto que pospuso a ella su casa y patria y el sepulcro donde estaban sus padres tan honrados, que es hoy capilla del Santísimo Sacramento (Iglesias de Santa Bárbara) y de dos grandes mártires de grande veneración, S. Pedro y S. Wistremundo, por dejar su cuerpo y lo mucho que tenía y podía dar a su religión. Más hizo Écija en darle tal hijo, que si la religión nos diera todo lo que tiene en España.”

Este ecijano llegó a ocupar el cargo de Gran Canciller de la Religiosidad de San Juan y su embajador, orden que desde su fundación, tanto la orden como sus miembros, han tenido muchos nombres. El nombre oficial de la Orden de Malta es Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta.

Fuente: Ramón Freire Gálvez. (Descargar o Ver artículo completo)

Isidro de Coronado (1569)

ISIDRO DE CORONADO. El Maestre de Campo Isidro Coronado, era natural de Écija, donde vino al mundo hacia 1569, Empezó su carrera militar sentando plaza en el ejército de Portugal en 1584. Naufrago en la Invencible 1588. Preso en Londres, sirvió luego de sargento en Italia en 1593, con seis escudos de ventana y salió herido de un arcabuzazo en Brescia. En 1595 pasó como Alférez a Flandes con el Archiduque Alberto y actuó como asistente de Sargento Mayor del Maestre de Campo Pedro Manrique de Lara. En 1597 regresa a Italia, donde fue ayudante del Condestable de Castilla en Milán, a las órdenes del Conde de Lemos. Promovido a Sargento Mayor, con este grado sirvió en Nápoles hasta 1602.

En 1604 pasó a la Nueva Granada, donde en 1606 fue Gobernador de Timaná (Timaná es un municipio colombiano ubicado en el departamento del Huila Fundado por Pedro de Añazco. Es conocido como Villa de la Gaitana, heroína indígena del siglo XVI.

En 1616 se trasladó al Perú, cuando llegó a sus oídos que el Virrey precisaba soldados de experiencia para hacer frente a las incursiones de los piratas.

En 1622 gobernando la audiencia en vacante, le nombró Sargento Mayor del batallón de Lima y Callao, sin sueldo, puesto en que fue ratificado por el Marqués de Guadalcázar al año siguiente, en que le agregó a una compañía en la guarnición del Callao a fin de que devengara haberes. El mismo gobernante, en vista de su apremiante situación económica, le agració con el cargo de
Corregidor de Vilcashuaman en 1623.

A la cabeza de un destacamento marchó a repeler el desembarco de El Ancón. Declarado libre de todo cargo derivado del ejercicio de su magistratura en Vilcashuaman, en 1625 se le concedió la de Corregidor de Tarma y Chinchacocha, que tampoco llegó a desempeñar el periodo completo, pues en 1626 se le ordenó constituirse nuevamente en Lima, donde se le confirió el título de Maestre de Campo de las dieciocho compañías de la guarnición.

En 1628 se le nombró Corregidor de Larecaja, aunque el Conde de Chinchón, antes de transcurrir un año, le mandó llamar y con retención de su cargo, pasó a ocupar el de Gobernador de la plaza del Callao, que ejerció durante todo el periodo de este virrey. Le cupo desempeñar una labor de primer orden en la construcción de la muralla del Callao, en época del Marqués de Mancera.

La importancia del cargo de Maestre de Campo, queda reflejada en el hecho de ser un rango militar creado en el año 1534 por el monarca Carlos I de España. En la escala de rangos está situado bajo el capitán general y por encima del sargento mayor.

Fuente: (Descargar ) Ramón Freire Gálvez.

Alonso de Eslava y Guzmán Tello

ALONSO DE ESLAVA Y GUZMAN TELLO. Nacido en Écija y del mismo nos dice la historia: Fueron varios los nobles ecijanos que durante el reinado de Felipe II, intervinieron en la sublevación morisca de las Alpujarras de Granada (1568-1571), cuando dicha comunidad se levantó contra el trato vejatorio de los cristianos viejos y de las autoridades que no aceptaban a los moriscos.

El levantamiento tuvo por escenario exclusivo el ámbito rural y dio lugar a una guerra enormemente cruel, acabando el conflicto con la intervención de Don Juan de Austria, hermano del monarca y la muerte, cautividad, expulsión al norte de África o dispersión por otras regiones peninsulares de unos ochenta mil moriscos. Con el final del levantamiento morisco, Felipe II consiguió que aumentara la seguridad de los vecinos, quedando menos expuestos a la amenaza de los corsarios…

Uno de los dichos nobles ecijanos, fue ALONSO DE ESLAVA Y GUZMÁN TELLO, quien durante el último cuarto del siglo XVI ostentó el cargo de regidor de Écija.

El hecho de ser noble, junto con sus participaciones en los distintos conflictos que, a lo largo de la historia, ha tenido España, le permitía a los nobles ostentar cargos y gozar de ciertos privilegios. Al mismo tiempo, muchos de ellos ingresaban en las Ordenes Militares, toda vez que ser miembro de la citada Orden formaba parte de las aspiraciones más codiciadas por los hombres del siglo XVII, si bien el ingreso en esta Orden tan elitista no era camino sencillo en este siglo, debiendo acreditar y certificar paso a paso el limpio origen de cristiano viejo de sus antecesores o que sus ingresos económicos no procedían del trabajo de sus manos.

En el caso de Alonso de Eslava y Guzmán, su ingreso en la citada Orden de Santiago nos demuestra su natalicio en Écija, toda vez que en el Archivo Histórico Nacional, aparece documentación acreditativa de ello.

Fuente: (Descargar ) Ramón Freire Gálvez.

Juan de Monsalve de Córdoba y Aguilar

JUAN DE MONSALVE DE CORDOBA Y AGUILAR. Nacido en Écija, en el primer tercio del siglo XVI, hijo de Antonio de Aguilar y Henestrosa y de Mayor Fernández de Córdoba y Monsalve Sousa, casó con Doña Luisa de la Cueva y Negrón (nacida en Jerez, biznieta del famoso Duque de Alburquerque). Fue Regidor de Écija y hermano del famoso caballero ecijano Tello de Aguilar.

Los primeros datos relativos a este ecijano, los encontramos en la Historia de Écija, Alonso Fernández de Grajera, capítulo XXXXV, de la Casa de Aguilar, donde recoge:

“…Y por ser Tello de Aguilar, el primero alférez mayor de Écija tan valeroso caballero es justo referir su valentía y es así que el año de mil quinientos y sesenta y nueve hicieron rebelión los moriscos del reino de Granada y al reparo de este caso acudieron las ciudades de Andalucía y así fue electo por capitán de la gente de a caballo Tello de Aguilar, el cual sirvió con su compañía desde que se comienza la guerra hasta que se acabó sin hacer ausencia… y también sirvió como buen caballero su hermano Juan de Monsalve, con su compañía…”

30 de Noviembre de 1556. Mula Revista y paga de soldados. Capitán Juan Monsalve. Mula Lista y paga de soldados del socorro que se le dio a la compañía del capitán Juan de Monsalve. Paga de soldados. 1556, diciembre y 1557, principio de enero. Cuenta que se tomó a Gonzalo de Madrid de la primera paga que se hizo a la compañía de Juan de Monsalve. Pagas de soldados. CATÁLOGO DEL ARCHIVO HISTÓRICO DE LA ALAMBRA. Moreno Olmedo, María Angustias. Granada, 1994 .

Fuente: (Descargar) Ramón Freire Gálvez.

Lorenzo de Ostos y Vega

LORENZO DE OSTOS Y VEGA. Las primeras noticias que tenemos del mismo es a través del Archivo de Indias, donde aparece su marcha a tierras americanas y dice así:

2 de Julio de 1624. Mateo Montañés de Agüero, escribano de la misión del Licenciado don Francisco de Medrano que va a hacer ciertas averiguaciones a la provincia de Venezuela; licencia para que pueda pasar y pase a la provincia de Venezuela y que pueda llevar a Lorenzo de Ostos y Vega, su criado, vecino de la ciudad de Granada y natural de Écija, hijo legítimo de Alonso de Ostos y María de la Vega, vecinos que fueron de la ciudad de Écija, cristianos viejos, limpios de toda mala raza y mácula de moros judíos, conversos ni penitenciados por el Santo Oficio de la Inquisición, ni por otro tribunal, que es un mozo soltero de 24 años poco más o menos. De buen cuerpo. Dese la dicha licencia en virtud de cédula de S. M que tiene presentada y que en la licencia que se le diere se ponga la edad y las señas del dicho criado (La emigración desde la España peninsular a Venezuela en los siglos XVI, XVII y XVIII. José Eliseo López. Mayo 1999).

En posteriores documentos encontrados, ya como Capitán del ejército, aparece que pasó primero a la Nueva España y Yucatán, y fue Juez de Residencia en las causas seguidas a los ex Gobernadores de Venezuela, Diego Gil de la Sierpe y Juan Triviño Guillamas. En 1629 sirvió diez meses en la defensa de Veracruz, y poco después se estableció en la Nueva Valencia del Rey de Venezuela. Aquí fue Encomendero de indios, Teniente de Gobernador en Valencia y Justicia Mayor de los Valles de Aragua y Turmero en 1638.
Contrajo matrimonio con Juana de Alfaro y Rojas (bautizada en Caracas el 09 de Julio de 1603) a la que se le expidió dote el 30 de Mayo de 1632 para el matrimonio que contrajo en Caracas el 02 de Julio de 1632, con el Capitán Lorenzo de Ostos y Vega.

Este ecijano falleció intestado el 7 de Julio de 1648.

Fuente: (Descargar) Ramón Freire Gálvez.

Lucas Rejano

LUCAS REJANO. Nacido en Écija, primera mitad del siglo XVI, aparece destacando en la guerra de Flandes, donde llegó a ostentar el grado de Capitán, y así encontramos al mismo recogido en la Historia de la Ciudad de Écija, de Alonso Fernández de Grajera, concretamente en el Capítulo LXXXXIX, que enlazado con los datos encontrados en la Historia General de España y otras relacionadas con la citada guerra, nos deja testimonio de sus hazañas en dicha contienda y dice así:

El linaje de los Rejanos de Écija, procede de Miguel Rejano, uno de los ganadores de Écija, del cual tuvo su repartimiento en la aldea de Friillas y de esta generación procedió Lucas Rejano, de quien se cuenta muchas hazañas que se hizo siendo soldado en Flandes, las cuales testificó el capitán Don Alonso de Zayas, de infantería española, natural de esta ciudad, siendo el Conde de Fuentes general y el conde de Mor entregado la Fera y quedó por gobernador de ella Álvaro de Osorio y luego que supo el estrago de la Fera, el rey de Francia vino sobre ella con más de tres mil hombres y la sitió y la ocasión estaba dentro el capitán Mercado, hijo de Écija, su Alférez Marco Jiménez y su sargento Alonso de Ostos y Pablo de Aguilar, todos ecijanos y después de cuatro meses de sitio, oyeron los cristianos cercados unas voces que decían.

“Calais, Calais”. Y admirados de esto, se determinaron que un soldado fuese secreto a prender una de las centinelas enemigas y así fue Lucas Rejano y le prometieron una compañía si salía con felicidad y así Lucas Rejano y otros dos con él, fueron echados por una indusa y los tres fueron desguazando por el agua más de un cuarto de legua, hasta que llegaron a tierra firme a donde estaba el enemigo y Lucas Rejano y sus compañeros cautivaron la centinela contraria, la cual declaró que el día que daban voces los enemigos diciendo “a Calais, a Calais”, le había llegado la nueva que Calais era ganado y demás de este cautivo otras siete postas enemigas. Y como la Fera está entre dos montañas y el rey francés no la podía ganar, comenzó a hacer un gran dique de una parte por medio, de una cerradura de tablazón para que se anegasen los cercados y visto que ya entraba el agua por las casas, hicieron una barca de fuego llena de barriles de pólvora y dentro de ella se embarcaron Lucas Rejano y sus compañeros y timoneándola llegaron a unos sauces donde se quedaron sus dos compañeros y pasó Lucas Rejano con su barca y luego que llegó a la cerradura le puso fuego a la barca y el se metió en el sitio de la cerradura, la rompió y así se desanegó la Fera y se derramaron las aguas por varias partes y al punto tocaron en la Fera las campanas haciendo grande alegría y cantando todos el
salmo Tedeum Laudamus y con toda esta solemnidad fue recibido Lucas Rejano en la Fera y el ejército contrario tocó a barama viendo tan monstruoso caso.

Y un día de San Sebastián salieron de la Fera el capitán Gallego de a caballo y el capitán Mercado con su infantería que iban desguazando y dieron en un reducto donde tenía el enemigo puesta una pieza para mal a la tierra y Lucas Rejano llegó y clavó la pieza y el enemigo estaba descuidado y así le mataron muchas gentes y de estas hazañas, este lúcido ecijano se vino a España y visto el prolijo despacho de su pretensión en la corte, tomó el hábito emérito a donde está ocupado en servicio de Dios y de los pobres del Hospital, como soldado de Cristo..

Fuente: (Descargar) Ramón Freire Gálvez.

Antonio Fernández Montiel (1546)

Antonio Fernandez Montiel EcijaANTONIO FERNANDEZ MONTIEL. Nació en Écija, siendo bautizado el sábado 31 de Julio de 1546 por el cura Juan Ramírez en la Parroquia de Santiago.

Sus primeras noticias las encontramos del Ldo. Andrés Florido, en su tan mencionada publicación de 1632, titulada: Grandezas de Écija, Adición al libro de Écija y sus Santos.

“…Allá en las Indias, tenemos dos oidores de excelentes prendas Antonio de Villacreces y Aguilar Y El otro es el doctor Antonio Fernández Montiel; dejÓ esta tierra muy mozo y fuese a Granada porque sus letras luciesen más. Y así lucieron y campearon y su nombre fue conocido, porque era elocuente como un Demóstenes, en la jurisprudencia un Baldo y en la compostura y severidad un senador y cónsul romano”.

Fuese a Madrid al fin, donde estaba ya acreditado y a pocos lances le hicieron oidor de las Charcas, donde está sirviendo su oficio, con tan grande satisfacción que merece aumentos mayores y esperamos que los tendrá.

La importancia del cargo viene determinada por la de la propia Audiencia. La Real Audiencia de Charcas fue creada por el rey Felipe II de España el 4 de septiembre de 1559 como parte del Virreinato del Perú.

El año de 1621, en que toma posesión de su cargo de oidor de la Audiencia de Charcas, aparece interviniendo (Archivo General de Indias, Signatura: ESCRIBANIA, 530C). El 7 de Enero de 1626, el Consejo Real de Indias culpó al ex virrey Esquilache de 124 cargos de los 150 contenidos en la residencia tomada a Esquilache por Antonio Fernández Montiel, oidor de la Audiencia de la Plata.

De la propia información testamentaria del nieto de nuestro biografiado, queda claro que el ecijano Antonio Fernández Montiel, falleció en Perú el año de 1631.

Fuente: (Descargar ) Ramón Freire Gálvez.

Antonio de Villacreces y Aguilar (1566)

Antonio Villacreces AguilarANTONIO DE VILLACRECES Y AGUILAR. Nació en Écija, siendo bautizado el día 27 de Marzo de 1566 en la Parroquia de Santa María.OIDOR DEL REINO DE ESPAÑA EN LAS INDIAS OCCIDENTALES.

El día 13 de febrero de 1548, el emperador Carlos V, estableció en Compostela una Audiencia de Cuatro Oidores, iniciando sus funciones el 21 de enero de 1549. El día 10 de mayo de 1560, la Audiencia y el Obispado fueron trasladados desde Compostela a Guadalajara, que se convirtió en la tercera y última capital de la provincia del Reino de la Nueva Galicia, reino aparte dentro del virreinato de Nueva España.

Las primeras noticias sobre Antonio de Villacreces Aguilar, en relación con su cargo de oidor, las encontramos en dos Cartas de Audiencia, sitas en el Archivo General de Indias fechadas el 7 de mayo de 1620 en Guadalajara.

En el año de 1633, todavía ostenta el cargo, pues así aparece dictando una sentencia: “…1633. Antonio de Villacreces, oidor de Guadalajara. 1 sentencia (ES.41091.AGI/16415.86.28 SENTENCIAS DEL CONSEJO).

El día 15 de Marzo de 1635, el ecijano Antonio de Villacreces ya había fallecido y de ello la petición de su viuda en la citada fecha, sobre la mitad del salario de un año de su marido, en que se le hace merced, lo que nos lleva a pensar que el mismo contrajo matrimonio en dos ocasiones, uno con Ana de Vallejo, su mujer, con la que viajo en 1620 hacía Guadalajara y quizás, por fallecimiento de esta en dicha ciudad americana, volvió a contraer matrimonio en segundas nupcias, haciéndolo en esta ocasión con la citada Catalina de Padilla y Baraona, que detenta a 15 de Marzo de 1635 su estado de viuda del citado Antonio de Villacreces.

Sea como fuere, lo cierto es que, como decíamos al principio, un ecijano, gran jurisconsulto según la bibliografía que hace reseñas del mismo, llevo el nombre de Écija al Nuevo Mundo.

Fuente: (Descargar ) Ramón Freire Gálvez.

Cristóbal de Aguilar

CRISTOBAL DE AGUILAR. Nace en Écija sobre el último tercio del siglo XVI. Como otros muchos ecijanos, ingresó en el ejército con poca edad. Contemporáneo del Licenciado Andrés Florindo, debió este conocer sus hazañas de primera mano, pues cuando publica en 1632 su libro Grandezas de Écija, Adición al libro de Écija y sus Santos, que terminó de escribir en 1630, año cercano a los de vivencia del ecijano que nos ocupa, recoge dentro del capítulo titulado: Muchos más capitanes y soldados de nombre que han salido de nuestra patria, lo que sigue:

“…Aunque por las insignias y trofeos que tiene de sus hazañas pendientes en Nuestra Señora del Valle en esta Ciudad y ser hijo de ella el famoso Cristóbal de Aguilar y ser tan parecido al capitán Peña y de su parroquia, traslado aquí de muchas certificaciones que tienen en su poder sus sucesores, esta, por ser de la persona y notoriedad que el mundo sabe:

El Maestre de Campo Cristóbal de Lechuga, Alcalde y Gobernador de las fuerzas de la Mámora por el rey nuestro señor. Certifico y hago fe que conozco al alférez Cristóbal de Aguilar, de servir a su Majestad, que se vino a ganar este sitio, siendo soldado de la compañía del capitán Martín de Ibarra y Guinza y después por sus partes y servicios el capitán Bernardo Harponi lo hizo sargento. Y siéndolo se ofreció el barco luego a reconocer un navío, que estaba surto sobre la barra y fue por cabo de él y de veinte soldados, haciendo tan buena diligencia, que tomó ocho turcos prisioneros y una barquilla en que andaban fondeando la barra y que después sacó la bandera de su compañía y por la mucha satisfacción que su capitán tenía de su persona, le hizo su alférez, habiendo servido a satisfacción de todos y mía en todas las ocasiones que a las dichas sus compañías se ha ofrecido. Y porque lo tengo por persona benemérita de la merced que su Majestad fuere servido hacerle, a su pedimento le doy la presente firmada y sellada. En la Mamora a veinte y uno de Julio de 1618. Cristóbal Lechuga”.

Hízole su Majestad merced en Madrid a 15 de Julio de 1621, de ocho ducados de ventaja en la armada real, donde sirvió muchos años en aquellas fuerzas, son singularidad y aprobación de todos sus capitanes. Murió en Brasil, cuando venía a recibir el premio y mercedes de veinticinco años de servicio. Guardarán esta memoria, sus armas, que están ofrecidas por el dicho alférez con otras limosnas, al convento y padres de Nuestra Señora del Valle.

Fuente: (Descargar ) Ramón Freire Gálvez.

Nuño de Aguilar y de la Cueva (1590/1600)

Nuño de Aguilar y de la Cueva EcijaNUÑO DE AGUILAR Y DE LA CUEVA. Nació en Écija, sobre 1590/1600.

De la Asociación para el Fomento de los Estudios Históricos en Centroamérica, sobre el citado Nuño de Aguilar y de la Cueva (afehc-historia-centroamericana.org), aparece: Cargo o principal ocupación: Regidor, Santiago de los Caballeros de Guatemala; Alcalde Mayor de la Inquisición, corregidor, Santiago Atitlán; alcalde mayor, Zapotitlán. Don Nuño de Aguilar y de la Cueva pertenecía a una familia que reclamaba parentesco con algunas de las casas nobles más prominentes de España, entre ellas las de los duques de Osuna y los marqueses de Arcos y Albuquerque.

En 1619, acompañado por su hermano, don Pedro de Aguilar y Laso de la Vega, pasó a Guatemala donde rápidamente se integró en la élite local. Se casó en 1 de Julio de 1623 con doña Inés Alfonso Mazariegos Y Barahona de Loaiza, hija de don Luis Alfonso Mazariegos y de doña Jerónima de Loaisa y Barahona, quien contaba entre sus antepasados a Diego de Mazariegos, conquistador de Chiapas, así como también a otros conquistadores y primeros pobladores.

Casi inmediatamente después de su llegada en Guatemala, fue nombrado capitán de infantería y luego fue ascendido al grado de sargento mayor. Entre 1625 y 1628 aproximadamente, desempeño como corregidor de Santiago Atitlán y finalmente en la década del 1630 fue nombrado alcalde mayor de Zapotitlán, cargo que se encontraba sirviendo en 1636 cuando le sorprendió la muerte.

Fue enterrado en la iglesia parroquial de San Antonio Suchitepéquez, pero los restos fueron trasladados después al convento de San Francisco de la ciudad de Santiago de Guatemala.

Fuente: Ramón Freire Gálvez (Descargar)

Pedro de Aguilar Lasso de la Vega (1580/1600)

Pedro Aguilar Lasso de la Vega EcijaPEDRO DE AGUILAR LASSO DE LA VEGA. Nació en Écija, finales del siglo XVI (1580 a 1600).

Casó en Guatemala con su prima doña Leonor de Aguilar y de la Cueva. Caballero de la Orden de Calatrava (revista Hidalguía 166-167,1981).

Información y licencia en CONTRATACION, 5365, N.9 y 13 de Junio de 1619 Pedro Aguilar Laso de la Vega, Archivo General de Indias, Signatura: CONTRATACION, 5365, N.9. Expediente de información y licencia de pasajero a Indias de Pedro de Aguilar Laso de la Vega, alcalde mayor de San Salvador de Guatemala, caballero de la Orden de Calatrava, natural de Écija, a Nueva España.

En 1623 era caballero de la orden de Calatrava, encomendero, alcalde mayor de la villa de La Trinidad, alcalde mayor de la provincia de San Salvador y de la villa y puerto de Sonsonate.

Aparece reflejado en el año de 1629, en los siguientes términos: “En segundo lugar el testimonio de Pedro Aguilar Laso de la Vega, caballero de la Orden de Calatrava… Y sabe este testigo que el dicho Bernal Díaz del Castillo fue uno de los primeros descubridores y conquistadores de las provincias de Nueva España y de estas de Guatemala y de las más principales que en los dichos descubrimientos y conquistas se hallaron peleando en ellas valerosamente, porque además de ser esto tan pública y notorio, este testigo lo ha visto por informaciones y papeles auténticos donde se manifiestan los dichos servicios.

En 1631 resguardó los puertos y costas de la provincia en el tránsito del cosario Jaques; por lo que se puso también gente, y se hicieron trincheras el año de 24 en el puerto de Jicalapa, de la jurisdicción de Zapotitlan, para impedir la entrada al holandés.

La investigación señala que el 21 de noviembre de 1625, el alcalde mayor de San Salvador, capitán don Pedro Aguilar y Lasso de la Vega, elevó una plegaria a la Virgen de la Presentación, ya que a la ciudad la sacudía un enjambre sísmico. Desde este hecho, señala el documento, muchos cronistas civiles reconocieron la exaltación popular y la trascendencia histórica de la Virgen como soberana patrona.

Para ello, exhibió en procesión a la señora de la primigenia ermita, con la intención de que intercediera por la protección de sus habitantes.

Fuente: Ramón Freire Gálvez (Descargar)

Pablo de Maqueda Castellano y Valderrama (1588)

Pablo Maqueda Castellano y Valderrama EcijaPABLO DE MAQUEDA CASTELLANO Y VALDERRAMA. Nació en Écija, siendo bautizado el miércoles 27 de Enero de 1588 en la Parroquia de Santiago por el cura Pedro Bersabé.

En varias de las publicaciones donde constan datos del mismo, lo califican como uno de los más famosos juristas españoles del siglo XVII, nacido en Écija, fue colegial del colegio del arzobispo en Salamanca. Desempeñó las cátedras de Instituta desde 1615, de Código desde 1616, de Volumen desde 1617, de Vísperas de Leyes desde 1621 y de la de prima de leyes desde 1625 hasta 1642. En esta última fecha fue nombrado auditor de la Chancillería de Granada (Historia de la Universidad de Salamanca, Volumen 3, Partes 1-2 Luis Enrique Rodríguez-San Pedro Bezares – 2006).

Natural de la ciudad de Écija, de la Diócesis de Sevilla, entró en el colegio del Arzobispo en 8 de Diciembre de 1635, siendo catedrático de prima de leyes de la universidad de Salamanca. El amor, que siempre conservó a las letras, le hizo renunciar la Fiscaliza de la chancillería de Granada; pero al fin aceptó la plaza de Oidor, que posteriormente se le confirió, y murió en 1648. 

Realizó a lo largo de su vida varias publicaciones Jurídicas.

Precisamente en la nave del Evangelio de la Parroquia de Santiago el Mayor de Écija, sobre los retablos dedicados a San Pablo y a la Virgen del Rosario, se encuentra el escudo de Pablo Maqueda y Castellano, pintado en el muro.

Fuente: Ramón Freire Gálvez (Descargar)

Francisco de Guzmán y Sarría

FRANCISCO DE GUZMAN Y SARRIA. Nació en Écija, en la segunda mitad del siglo XVI, hijo de Pedro de Sarria y Guzmán y de Lucía Ruiz. Figurando en algunos documentos como Francisco de Sarriá y Guzmán y en otros como Francisco de Guzmán y Sarria.

Militar de profesión, casado en 1620 en Caracas con María de Alfaro y Rojas (hija de Mateo DÍAZ DE ALFARO Y RODRÍGUEZ y de Leonor DÍAZ DE ROJAS). Tuvo solo una hija.

Aparece como encomendero de Charallave y Alcalde de la Santa Hermandad en 1622 (Venezuela).

Durante el siglo XVII ocurrieron muchas contiendas entre las fuerzas armadas y guerrillas negras en la región del río Hacha. Sin embargo, los cumbes, poblados por negros e indios guajiros no podían ser destruidos. De 1650 se tienen noticias de importantes núcleos de negros cimarrones en los alrededores de los pueblos de La Guaira, Yare, Charallave, Pariaguán y Paracotos. En este año, el gobernador y capitán general Pedro León Villarroel ordena al capitán Francisco de Guzmán y Sarriá, organizar una fuerza armada destinada a reprimir las partidas insurgentes y a castigar la población libre que prestaba ayuda a los rebeldes (Archivo General de la Nación. Encomiendas, tomo X, folio 62 y ss).

Fuente: Ramón Freire Gálvez

Isidoro García del Postigo y del Prado (1703)

ISIDORO GARCIA DEL POSTIGO Y DEL PRADO. Nació en Écija el día 5 de Abril de 1703, siendo bautizado en la Parroquia de Santa Bárbara el día 7 de igual mes y año por el cura Francisco Luis de Carazena, imponiéndole los nombres de Isidoro Bartolomé Ricardo Ignacio, hijo de Juan de Postigo y María de Prado y Barrera.

Ejerció la carrera militar ingresando en la Real Armada Española, donde llegó a ostentar el rango de Jefe de Escuadra, lo que ya se hacía constar en su matrimonio.

De la bibliografía encontrada, aparece interviniendo en los combates mantenidos con los corsarios argelinos. En 1758, al mando del capitán de navío Francisco Javier Everardo de Tilly y Paredes, navegaba junto con sus gemelos Soberano y Héctor en una división que mandaba el capitán de navío Isidoro García del Postigo, cuando avistaron al navío argelino de 60 cañones “Castillo Nuevo” y a la fragata “Calavera” de 40 cañones.

Los buques españoles habían salido de Cartagena el 2 de junio para patrullar la costa. Se inició la persecución de los buques argelinos, cerca de la costa de Estepona y Málaga, empezando el combate ocho horas y media después del avistamiento. Al cabo de seis horas y media, el “Castillo Nuevo” estaba totalmente desmantelado y poco después se le conminó a la rendición.

Se capturó al navío argelino con 100 muertos y 44 heridos, cayendo prisioneros otros 306 hombres. A pesar del esfuerzo de los carpinteros, el navío se hundió a las 8.30 de la mañana del día siguiente por las graves averías sufridas. Hubo dos muertos y diez heridos en el Vencedor y varios heridos en el Soberano. El Héctor y una tormenta se encargaron de destruir a la fragata… Sobre el navío de “línea Soberan” (botado en 1755), con un armamento de 68 cañones, 28 cañones de a 24 libras, 30 de a 18, 10 de a 8, de propulsión a vela y con una tripulación 554 hombres, fue un navío de línea de la Real Armada Española, construido en los Reales Astilleros de Esteiro de Ferrol. Su nombre de advocación era San Gregorio.

En junio de 1760 zarpa de Cartagena con el navío “Triunfante”, ambos al mando del marqués de Spínola, para socorrer a los navíos a cargo del marqués del Real Tesoro, faltos de agua.

El ecijano que nos ocupa, falleció en Cartagena el 7 de Marzo de 1807.

Fuente: (Descargar ) Ramón Freire Gálvez.

Francisco de Galindo Quiñones y Barriento (1710-1770)

FRANCISCO DE GALINDO QUIÑONES Y BARRIENTO. Écija (Sevilla), 17.X.1710 – Ciudad de México (México), III.1777 post. Oidor de Santo Domingo, oidor de Guadalajara, fiscal del Crimen de México, caballero de la Orden de Santiago.

Galindo fue educado en la Universidad de Sevilla, donde estudió catorce años desde 1734. Fue miembro del colegio mayor de Santa María de Jesús allí y recibió el doctorado. En 1742 obtuvo la cátedra de Decretales.

El Rey nombró a Galindo para sustituir al difunto Andrés de Lacunza como oidor de la Audiencia de Santo Domingo por consulta del 20 de noviembre de 1747 y título del 11 de junio de 1748. Obtuvo licencia para navegar a Santo Domingo el 6 de febrero de 1748. Al año siguiente fue enviado a Caracas para investigar la sublevación contra la Compañía de Caracas.

Ascendido a la Audiencia de Guadalajara para reemplazar al jubilado Martín de Blancas y Espeleta por consulta del 28 de noviembre de 1754 y título del 22 de noviembre de 1755, como oidor, sus órdenes para Guadalajara específicamente lo designaban oidor decano desde el día de su llegada; el tribunal había sufrido un disturbio recientemente, con varios ministros desalojados, y se necesitaba una mano firme. Mientras servía en Guadalajara, Galindo sufrió un período de mala salud y el 23 de febrero de 1773 se jubiló de la Audiencia a medio salario por razones de salud. La orden se hizo efectiva el 20 de mayo. Se recuperó y fue nombrado para sustituir a Domingo de Arangoyti como fiscal del Crimen de la Audiencia de México el 4 de julio de 1776. Tomó posesión de su puesto el 4 de marzo de 1777, sirviendo hasta su muerte.

Este ecijano falleció el año de 1779.    
Fuente: Real Academia de la Historia.

Cristóbal de Zayas Guzmán y Moscoso (1711)

CRISTOBAL DE ZAYAS GUZMAN Y MOSCOSO. (Écija, Andalucía, 1711 – ?) fue un militar y político español. Fue gobernador y capitán general de Yucatán de 1764 a 1771, durante el reinado de Carlos III de España. De regreso en España llegó a ser gobernador y comandante general de Madrid recibiendo la gran cruz de la Orden de Carlos III en 1789.

De inmediato puso manos a la obra en las tareas que traía encomendadas que eran la de reorganizar las milicias provinciales y poner coto a los actos de pillerías e invasión flagrantes que realizaban los filibusteros ingleses. Se trataba de crear una fuerza militar que con disciplina y capacidad pudiese hacer frente a los actos de violencia constante y de despojo a que se enfrentaban la población y la economía de Yucatán.

Entre los acontecimientos graves que tuvo que enfrentar durante su gestión el gobernador Zayas estuvieron por un lado la expulsión de los jesuitas de los territorios del imperio español determinada por la llamada pragmática sanción de 1767.

Se vivió también en Yucatán entre los años 1769 y 1770 una terrible hambruna producida por una gran plaga de langosta que arruinó los cultivos y la agricultura de la provincia, que después de eso tuvo que sufrir además una sequía excepcional que terminó por deprimir la producción de alimentos y por agotar las reservas con que se contaba en todo el territorio de la capitanía general.​

Concluyó la administración de Cristóbal de Zayas el 18 de febrero de 1771 cuando este entregó el poder al brigadier Antonio Oliver quien llegó a Yucatán con nombramiento directo de Carlos III.

García Ramírez de Arellano y Angúlo (1715-1779)

GARCIA RAMIREZ DE ARELLANO Y ANGULO, nació en Écija el 20 de Diciembre de 1715, siendo bautizado el 25 de igual mes y año por el cura Antonio Ignacio Sevillano, imponiéndole los nombres de García Antonio Pedro Pascual Tomás, hijo de García Ramírez de Arellano Navarrete (Marqués de Arellano), Caballero de la Orden de Santiago, corregidor y capitán de guerra y de Ana María de Angulo Ramírez de Arellano.

Cursó la carrera de militar donde alcanzó el grado de Coronel del Regimiento de Caballería de Pavía, Mariscal de Campo y Mayor General de la Caballería. Era caballero de la Orden de Santiago.

Ilustró el arma de Caballería y escribió varios tratados, de los cuales se conocen: Instrucción metódica y elemental, para la táctica, manejo y disciplina de la caballería y dragones, Madrid 1767, Oficina de Antonio Marín y Gramática militar de táctica para la caballería o instrucción abreviada en preguntas y respuestas, que facilita la inteligencia de su manejo y puede servir de Catecismo Teórico para el examen de los Oficiales y Soldados, publicada en la misma oficina que la anterior. Madrid 1767.

Por último hacer constar que García Ramírez de Arellano y Angulo, cuando participaba, como Mariscal de Campo de los reales ejércitos y Mayor general de la caballería, en el sitio de Gibraltar de 1779 o Gran Asedio a Gibraltar, para recuperar la colonia británica, falleció durante el mismo, recibiendo sepultura en la ciudad de San Roque (Cádiz), concretamente en la Parroquia de Santa María la Coronada, donde existe una inscripción de la lápida que se encuentra al pie del Altar Mayor.

Fuente: (Descargar ) Ramón Freire Gálvez.

Lucas de Gálvez y Montes de Oca (1739)

Lucas de Gálvez y Montes de Oca EcijaLUCAS DE GALVEZ Y MONTES DE OCA, personaje español nacido en Écija, provincia de Sevilla, el año de 1739.

Fue gobernador, intendente y capitán general de Yucatán de 1789 a 1792, nombrado por el rey Carlos III de España aunque ejerció su cargo bajo el reinado de Carlos IV.

Llegó al puerto de Campeche en marzo de 1789 para atender su encomienda y se trasladó a Mérida, capital de la provincia. Fue asesinado cuatro años después, el 22 de junio de 1792, a los 53 años de edad, en esta última ciudad.

en 1789, ya en el reinado de Carlos IV, Lucas de Gálvez fue designado por la corona española como intendente (fue el primero que se nombró en términos de la Ordenanza de Intendencias en Yucatán), además de gobernador y capitán general de Yucatán. El nombramiento estuvo enmarcado por la puesta en vigor de las reformas borbónicas y de la propia ordenanza de 1786.2 José Merino y Ceballos, su antecesor, debió ausentarse de Yucatán en 1788 para atender un citatorio del Consejo de Indias, razón por la cual Lucas de Gálvez entró en funciones aún antes de lo que su nombramiento señalaba. Recibió además el grado de brigadier en 1791.

Durante su gobierno que estuvo caracterizado por el amplio poder que ejerció en tanto que intendente, gobernador y Capitán General, es decir tenía el mando civil, el militar y era el administrador del Rey, Lucas de Gálvez realizó una amplia tarea constructiva que buscó el desarrollo económico. Reconstruyó el muelle de Campeche que era una pieza de infraestructura vital para la economía regional.
Impulsó la actividad industrial en la provincia. Introdujo tecnología y equipo para mejorar algunas industrias como la de la extracción del aceite de higuerilla que servía para la iluminación de las principales ciudades de la Península.

Puso en operación un hospital para leprosos en Campeche y un hospicio para huérfanos y menesterosos en Mérida. Fue sin duda un emprendedor preocupado por los aspectos sociales de la producción, del trabajo, de la salud y de la seguridad pública en toda la región.

Otros proyectos debieron quedar inconclusos al ser asesinado en Mérida el 22 de junio de 1792 cuando transitaba por la noche en una calesa de retorno a su casa.

Fuente: Wikipedia

Idelfonso Arias de Saavedra y Veléz de Guevara (1746-1800)

IDELFONSO ARIAS DE SAAVEDRA Y VELEZ DE GUEVARA. Écija (Sevilla), 9.11.1746 – 8.4.1800. Teniente general.

Hijo de los marqueses de Quintana, fue nombrado el 30 de enero de 1762, a los quince años, capitán de fusileros en el regimiento Provincial de Écija, en donde permaneció hasta el 16 de enero de 1769, que pasó con el mismo empleo al regimiento de infantería de Zamora.

En 1774 asistió como voluntario al sitio de la plaza de Melilla, atacada por el emperador de Marruecos, en donde tuvo el mando de una de las baterías. Después, fue transferido como capitán de fusileros al regimiento de Sevilla, el 1.º de noviembre de 1776 y de éste nuevamente al regimiento de Zamora, el 6 de enero de 1779. Al comenzar la guerra contra Inglaterra, fue destinado al sitio de Gibraltar, siendo promovido a sargento mayor de su regimiento, el 5 de noviembre de 1780 y en donde sirvió desde el comienzo de las hostilidades hasta noviembre de 1781.

El 2 de diciembre de 1781, obtuvo el grado de teniente coronel, embarcándose seguidamente en Cádiz, el primero de enero de 1782, con destino al Guarico, en el norte de Haití, en donde sirvió a las órdenes de Bernardo de Gálvez, siendo ascendido a teniente coronel de Zamora, el 6 de octubre de 1782, continuando en ese destino hasta el 23 de abril de 1783.

Según la historia del conde de Clonard, el regimiento de Zamora estuvo destinado en el virreinato de Nueva España, desde 1783 a 1789, desconociéndose si Arias de Saavedra le acompañó, ya que no indica nada en sus hojas de servicio.

De regreso a España, recibió el grado de coronel, en la promoción del 14 de enero de 1789 y, dos años mas tarde, fue ascendido a coronel del regimiento de Navarra (15 de marzo de 1791).

Al comenzar la guerra contra la Convención, fue destinado al ejército del Rosellón, hallándose en el ataque a las posiciones de Perpignan, el 17 de julio de 1793, y en la toma de Vernet, el 17 de septiembre, siendo ascendido a brigadier de infantería, el 10 de octubre. Defendió el coll de Banyuls (26 de octubre), distinguiéndose en el combate de Espolla (29 y 30 de octubre), por lo que fue ascendido a mariscal de campo, el 17 de noviembre.

Al año siguiente, tomó parte en la defensa de las posiciones del Boulou (30 de abril), replegándose con el ejército a Cataluña. En la campaña de 1795, mandó la vanguardia del teniente general Urrutia, distinguiéndose en el combate de Pontos, el 26 de mayo y en la batalla del Fluvia, el 14 de junio. Finalizada la guerra, recibió el ascenso a teniente general, en la promoción del 4 de septiembre de 1795. En ese mismo mes, el 20 de septiembre, le fue concedida licencia para contraer matrimonio con su sobrina María del Rosario Arias de Saavedra y Flórez, hija de su hermano, Fernando Arias de Saavedra, marqués de la Quintana.

Destinado a Andalucía, formó parte del tribunal que juzgó en Cádiz (1797-1798), al brigadier Chacón, por la pérdida de la isla de Trinidad.

Fuente: Real Academia de la Historia 
(Descargar) versión Ramón Freire Gálvez

Rafael María de Aguilar (1753)

Rafael María de Aguilar EcijaRAFAEL MARIA DE AGUILAR, nació en Écija, año de 1753, siendo bautizado en la Parroquia de Santa María.

Sobre este militar ecijano, el presbítero Manuel Varela y Escobar, en su libro: Proezas Astigitanas. Bosquejo histórico de la Ciudad de Écija, Sevilla 1893, escribe lo siguiente: “Capitán general de Filipinas, 1793, fundador de Nueva Écija. Procedente de la casa de los Marqueses de Santaella, fue bautizado en la parroquia de Santa María de Écija y habiéndose dedicado a la carrera de armas desempeñó a los cuarenta años el cargo de gobernador en la plaza de San Sebastián. Nombrado jefe supremo del archipiélago filipino, hizo un detenido reconocimiento en sus islas, remediando el mal estado de ellas y poniéndolas en condiciones de poder resistir cualquier ataque. Creó en Manila diferentes cuerpos militares tanto de ingenieros como de línea y milicias provinciales aumentando además de la de artillería. Entre los regimientos se contaba uno de flecheros y otro de húsares, llamados de Aguilar, adoptando el nombre de este. En su tiempo se fundaron diferentes poblaciones y denominó Nueva Écija a una de ellas, en memoria de su patria, la cual es hoy cabeza de partido con bastante vecindario. También edificó en Manila un magnífico hospicio para asilo de mendigos e introdujo el uso de la vacuna que hacia administrar gratuitamente.

Durante su mando intentaron los ingleses hacer en este territorio desembarcos hostiles, pero la ciudad fue siempre defendida por su gobernador con el respetable pie de combate en que la había colocado. Así que en vez de haber estado desempeñando solo tres años este importante cargo, según estaba dispuesto, se le prorrogó hasta trece, en fuerza de las repetidas instancias de los moradores. A su muerte no dejó otros bienes para su familia que el inestimable renombre de su caridad, lealtad y buena fama. Ya había fallecido cuando se recibió en las Islas Filipinas el real nombramiento para que tan distinguido patricio pasase a Méjico en calidad de Virrey, como premio a sus relevantes servicios. El Ayuntamiento de Manila ha colocado después sus restos en un elegante y costoso sepulcro de mármol para conservar las cenizas y perpetuar la memoria de tan ilustre gobernador.

En Septiembre de 1791 le concedieron el título de Caballero de la Orden de Alcántara. Igualmente fue nombrado Gentilhombre de la Cámara del Rey.

Fuente: Ramón Freire Gálvez (Descargar)

Tello Mantilla de los Ríos y Anaya (1760-1821)

Tello Mantilla de los Rios EcijaTELLO MANTILLA DE LOS RIOS Y ANAYA. Nace en Écija el jueves día 9 de Octubre de 1760.

Ingresa en la armada española en el año de 1774, es Teniente de Navío en 1786. En este año, concretamente el 10 de Junio, se encuentra embarcado en la fragata Santa María de la Cabeza.

En una relación que se hace sobre el primer viaje al estrecho de Magallanes, en el año de 1785, aparece este ecijano.

Posteriormente, y a borde de la “Santa María de la Cabeza”, lo encontramos nuevamente en 10 de Junio de 1786, pues así resulta del Plano del Laberinto de Córdoba que comprende parte del Canal de Santa Bárbara, el de San Miguel y la Bahía de San Simón; situado en la Costa Meridional del Estrecho de Magallanes levantado por el teniente de fragata Don Tello Mantilla y el 2º piloto D. Antonio Castellano bajo el mando del Capitán de Navío D. Antonio de Córdoba (National Library Australia), consiguiendo así grado de Teniente de Navío.

Ya con el grado de Teniente de Navío, en Junio de 1789, lo encontramos al mando de la fragata Nuestra Señora de los Dolores. El año siguiente, 1790, es nombrado Caballero de la Orden de Santiago.

El 8 de Septiembre de 1792, Tello Mantilla de los Ríos y Anaya, se encuentra en La Habana, pues ese día y en dicha capital cubana, contrae matrimonio con Catalina Roustán de Estrada y Márquez del Toro, de la familia Roustán de Estrada, oriunda de la Provenza (Francia), asentada en La Habana, ostentando el cargo alcalde ordinario segundo de La Habana, desde el 21 de agosto de 1812 al 17 de abril de 1820 (ya ostentaba el grado de Capitán de Fragata) y falleció en dicha capital cubana el día 24 de abril de 1821, siendo caballero hábito Santiago.

Fuente: Ramón Freire Gálvez (Descargar)

Antonio de Brea y González-Bayón (1834-1898)

Antonio Brea Gonzalez-ANTONIO DE BREA  GONZALEZ-BAYON. (Écija, 1834​ – Madrid, 14 de diciembre de 1898)​ fue un militar español. Luchó en la Guerra de África con el grado de Teniente, siendo ascendido a Capitán. Durante el Sexenio Revolucionario solicitó la baja en el Ejército liberal para incorporarse al Ejército carlista. Combatió en la Tercera Guerra Carlista con el grado de Brigadier, siendo jefe de Estado Mayor del Conde de Caserta​ y fue ascendido a General de Artillería. Posteriormente escribió diversas obras sobre esta guerra.​ Fue padre del escritor y publicista Reynaldo Brea.

Guerra de Africa. En 1857 fue nombrado Caballero de la Orden de Carlos III y destinado al Regimiento de Artillería a caballo, de guarnición en Madrid. Cuando la Guerra de África solicitó y obtuvo ser destinado a campaña con la Segunda Batería del Regimiento a caballo, cuya batería mereció ser felicitada por el General en Jefe Leopoldo O’Donnell.

Sublevación del cuartel de San Gil. En enero de 1866 formó parte, con la Batería de su mando de la División que a las órdenes del General Marques de Sierra Bullones persiguió a las tropas sublevadas por el General Prim, hasta obligarlas a refugiarse en Portugal, y en la sangrienta jornada del 22 de junio de aquel mismo año se batió por la reina Isabel en las calles de Madrid contra las tropas sublevadas por el General Pierrad.

Revolución de 1868. En 1867 fue agraciado el Capitán Brea con la Cruz del Mérito Militar. Cuando a la muerte del Capitán General Ramón María Narváez, Duque de Valencia, se encargó de la presidencia del Consejo de Ministros el político Luis González Bravo. Éste, decidido a dar la batalla a la Revolución, ofreció un Gobierno Civil de provincia a Antonio de Brea, que era persona de su confianza y militar leal; pero Brea prefirió continuar en el mando de su Batería, al frente de la cual peleó en defensa del trono de Doña Isabel a las órdenes del Capitán General Marqués de Novaliches, en la célebre batalla de Alcolea, en la cual ganó el grado de Comandante.

Participo el el sexenio revolucionario y en diversas intervenciones en la tercera guerra Carlista recibiendo por ello varias medallas y respetables y dignos elogios por la gran reputación que gozaba entre sus compañeros del Arma de Artillería.

Manuel Poyou y Dávila (1846)

MANUEL POYOU Y DAVILA. Nació en Écija el día 19 de Diciembre de 1846, en la casa número 7 de la calle Merinos.
Ingresó en la marina en 1864 en el oficio de alférez y estuvo destacado en Santo Domingo.

Con los honores de teniente marchó a Cuba para apaciguar la insurrección de Yara.

Ayudante del brigadier Suances peleó contra el ejército sublevado del general Pueyo, merced a lo cual se le otorgó el grado de capitán.

Volvió a España en la guerra civil para luchar en la región norte, cuyos méritos en la batalla de San Pedro Abanto le merecieron el título de comandante. Posteriormente en Cantavieja recibió los honores de teniente coronel, y ascendió a coronel al final de la contienda.

Pasó a Cuba como jefe de zona militar y en noviembre de 1879 fue trasladado a las Antillas con el cargo de jefe de columna en Guantánamo, donde llevó a cabo una hazaña en la defensa de la Loma de la Doncella el 28 de marzo de 1880, donde combatió heroicamente durante 3 días al frente de 162 hombres sin víveres, municiones, ni agua, enfrentándose a una fuerza que les triplicaba. Se le otorgó la cruz laureada de San Fernando, junto a una pensión de 2.000 pesetas.

En su honor existe un subgrupo táctico de la Infantería de Marina llamado ‘Puyou Dávila’.

Descargar versión por D. Ramón Freire Galvez

Ramón Rubalcaba y Juárez de Negrón (1841)

Ramon Rubalcaba y Juarez de NegronRAMÓN RUBALCABA Y JUÁREZ DE NEGRÓN. Nació en Écija el 27 de Julio de 1841, siendo bautizado al día siguiente en la Parroquia de Santa Bárbara por el cura Valeriano Espino.

Cuenta con 33 años y 7 meses de efectivos servicios; 16 y 7 meses de antigüedad y 15 y 6 meses de efectividad en el empleo de Coronel y se halla en posesión de las condecoraciones siguientes: Dos cruces rojas de segunda clase del Mérito Militar. Cruz y Placa de San Hermenegildo. Medalla de Bilbao, de la guerra civil y de Alfonso XII.

En nombre de mi augusto hijo el Rey D. Alfonso XIII y como Reina Regente del Reino, tengo en nombrar Gobernador Militar de la provincia de Teruel al General de Brigada D. Ramón Rubalcaba y Negrón. Dado en San Sebastián a 31 de Agosto de 1891. El Ministerio de la Guerra: Marcelo Azcárraga. María Cristina.

Con motivo de su ascenso a General de Brigada, se publicó la siguiente:

“D. Ramón Rubalcaba y Juárez de Negrón a general de Brigada, era el coronel de caballería nº 2 de la escala. Nació en 1841 e ingresó en el colegio de dicha arma en 1858. Se halló en Madrid en los sucesos del 22 de Julio de 1866. Contribuyó a sofocar la insurrección republicana ocurrida en Zaragoza en 1869; en 1873 pasó al Ejército del Norte. Durante 1874 se encontró en muchos hechos de armas y en 1875 tomó parte en las operaciones practicadas para el levantamiento del bloqueo de Pamplona. Concurrió igualmente a las operaciones que dieron por resultado la terminación de la campaña carlista en 1876. En Mayo de 1880 tomó el mando del Regimiento Lanceros de Numancia, en el que cesa y al ocurrir la sublevación de este cuerpo en Santo Domingo de la Calzada, el 8 de Agosto de 1883, se portó valientemente en la persecución de la fuerza sublevada. Cuenta treinta y tres años y siete meses de efectivos servicios, dieciséis y siete meses de antigüedad y quince y seis meses de efectividad en el empleo de coronel”.

Fuente: Ramón Freire Gálvez (Descargar)

Juan Fernández Pintado y Díez de la Cortina (1859)

JUAN FERNANDEZ PINTADO Y DIEZ DE LA CORTINA. Écija (Sevilla), 1.12.1859 Marino laureado.

Ingresó como aspirante en el Colegio Naval Militar el 1 de julio de 1865, fue guardia marina de 2.ª clase en diciembre de 1866 y de 1.ª clase en enero de 1870; durante su formación embarcó en la corbeta Villa de Bilbao, urca Santa María (con la que navegó hasta las Filipinas, donde cayó enfermo), fragatas Esperanza y Villa de Madrid (con la que navegó hasta Génova llevando a la comisión oficial que ofreció la corona a Amadeo de Saboya), vapor Ciudad de Cádiz y corbeta Ferrolana.

Promovido a alférez de navío en enero de 1872, pasó destinado a Filipinas, incorporándose allí a la División del Sur, con la que participó en numerosas acciones contra los moros joloanos (1873-1878).Vuelto a la Península, sirvió en varios buques, sobre todo como segundo del cañonero Salamandra y del vapor Gaditano, con los que navegó por el Mediterráneo.

Teniente de navío en diciembre de 1880, pasó a la corbeta Ferrolana hasta que en septiembre de 1881 fue destinado otra vez a Filipinas, y de nuevo a la División del Sur, y después al Arsenal de Cavite y a la capitanía del puerto de Cebú (1883-1884).

Regresó entonces a la Península y pasó a Ferrol, embarcando en la fragata Almansa hasta que en abril de 1886 se le destinó otra vez a Filipinas, donde mandó la corbeta Doña María de Molina; de allí pasó a la campaña de las Carolinas Orientales en junio de 1887, en la que se distinguió en los combates hasta caer gravemente enfermo. Retornó a la Península a finales del año. Una vez repuesto embarcó en la fragata Lealtad (1888-1893).

Teniente de navío de 1.ª clase en mayo de 1893, fue comandante de la fragata Vitoria, sirvió en el estado mayor del Departamento de Cartagena, fue segundo del crucero Isla de Luzón (1893-1894), y en abril de 1895 se le destinó al Apostadero de La Habana, donde fue segundo del crucero Cristóbal Colón (en cuyo naufragio se vio involucrado) y enseguida comandante del cañonero-torpedero Vicente Yáñez Pinzón.

A bordo de este buque participó en varias acciones contra los insurrectos, mostrando un notable valor en el combate de la ensenada del puerto de Banes (Cuba), el 7 de octubre de 1896, cuya entrada forzó bajo fuego del enemigo desde ambas orillas, a costa de siete bajas; por este servicio fue recompensado con la Cruz laureada de 1.ª clase de la Orden de San Fernando el 20 de septiembre de 1899. Capitán del puerto de Gibara en noviembre de 1897, evacuó esta población tras el desembarco yanqui, y tomó parte en varios combates por tierra, hasta que concluida la guerra retornó a España. Ascendió a capitán de fragata en agosto de 1899 y fue destinado al Centro Consultivo de la Armada, en Madrid, donde sirvió hasta su muerte.

Fuente: Real Academia de la Historia – (Descargar versión por Ramón Freire Gálvez.)