Por las calles y plazas de Écija

PALACIO DE BENAMEJÍ

Plaza de la Constitución s/n - Telf: 747 86 72 02

Portada Palacio Benameji Ecija
Fachada Palacio Benamejí Ecija
Placa Palacio Benameji Ecija

El Palacio de Benamejí, que alberga al Museo Histórico Municipal, está declarado Monumento nacional y es uno de los más singulares ejemplos de palacio señorial barroco del siglo XVIII.

Se trata de un edificio de dos plantas, con portada monumental y dos torres-miradores en la fachada, que se organiza según el prototipo ecijano: patio-apeadero o de ingreso, caballerizas, gran patio principal porticado con fuente central y casa de labor de acceso independiente (hoy zona de laboratorio y almacenes). El edificio posee una escalera monumental cubierta con cúpula y una rica decoración barroca en columnas de mármol, arquerías, pinjantes y balcones.

Diseñado por el arquitecto ecijano Pablo Gutiérrez. Impresiona la gran fachada flanqueada por dos altas torres y dividida en el centro por una magnífica portada de mármoles polícromos de un barroquismo ondulante y solemne al mismo tiempo. La escalera de tipo imperial se abre en dos tramos con arcos lobulados sostenidos por columnas marmóreas y se cubre con monumental cúpula. El patio con galerias de arcos de medio punto y escarzanos, tiene una ligera decoración de ladrillo tallado y en el centro dominando el espacio cubierto de albero, una espléndida fuente tallada en piedra y mármoles.

Muy originales son las caballerizas, cubierta con cúpulas sostenidas por columnas. Por la belleza y por la calidad arquitectónica del edificio, este palacio se considera como una de las obras más importantes del barroco civil en Andalucía.

El edificio comenzó a construirse a principios del siglo XVIII. Se trata, al igual que el Palacio de Peñaflor, de un modelo de arquitectura civil en el barroco español y una de las joyas del gran siglo ecijano.

El edificio fue originalmente propiedad de los marqueses de Benamejí y posteriormente de los condes de Valverde. Más tarde albergó la Remonta Militar y desde 1997 es sede del Museo Histórico Municipal.

La enorme fachada es de ladrillo con zócalo de piedra y una hilera de balcones en la primera planta. Dos grandes torres en los extremos determinan la nota de verticalidad en el aplomado conjunto, cuya sobriedad y monotonía rompe la gran portada.

Al traspasar la puerta, un inmenso arco da paso al apeadero, donde se encuentra al fondo la escalera principal, formada por tres arcos sobre columnas dóricas y cubierta por cúpula de media naranja, y a la derecha las caballerizas, que alberga una exposición con los restos arqueológicos hallados en la Plaza de España “El salón”.

Por debajo de la escalera se accede al patio principal que consta de dos plantas con arcos de medio punto apoyados sobre columnas y fuente de piedra en el centro. Alrededor del patio se sitúan las salas del Museo Histórico Municipal, construido esencialmente a partir de explicaciones sobre el significado social de los objetos arqueológicos.

Las piezas del museo son materiales recuperados en excavaciones urbanas, piezas existentes en la colección arqueológica municipal, y de la donación o depósito temporal de piezas por ciudadanos y ciudadanas de Écija o instituciones. Entre ellas destacan mosaicos de grandes dimensiones y de gran calidad y la escultura romana de la Amazona Herida, es la única del mundo conservada prácticamente completa que presenta restos de policromía.

Como dato anecdótico citar que en este palacio se rodaron algunas escenas de la película “Carmen” de Vicente Aranda en el año 2002.

Según relata la leyenda, en el siglo XVIII los reyes absolutistas de nuestra monarquía tenían el derecho de conceder o no la construcción de torres o torreones en sus castillos o casas-palacio. Éstas torres eran símbolos de poder y dominio.

Carlos III pasó por Écija y se alojó en el Palacio del noble Conde de Valverde. El monarca agradecido le concedió levantar una torre en el Palacio. Tras un tiempo el monarca volvió a alojarse en el mismo Palacio y halló dos torres, sorprendido le preguntó al noble, el cual respondió “una de las torres es la que su majestad me ha concedido y la otra es la que me corresponde por mi rango”.