ECIJA… LA PASION SEGUN LOS EVANGELIOS
POR D. RAMON FREIRE GALVEZ – 2008

CAPITULO - 3

RESURRECCION

Pasado el sábado, al alborear el primer día de la semana, María Magdalena y la otra María, fueron a ver el sepulcro. De pronto hubo un gran terremoto.

El Angel del Señor bajó del cielo, se acercó, rodó la piedra del sepulcro y se sentó sobre ella.

Su aspecto era como el del relámpago y su vestido blanco como la nieve. Al verles los guardias se pusieron a temblar y se quedaron como muertos.

Pero el Ángel se dirigió a las mujeres y les dijo:

«Vosotras no temáis, sé que buscáis a Jesús, el crucificado. No está aquí, ha resucitado como dijo. Venid a ver el sitio donde yacía y en seguida id a decir a sus discípulos: Ha resucitado de entre los muertos y va delante de vosotros a Galilea. Allí lo veréis. Ya os lo he dicho.»

Todo el mundo sabe que Cristo ha resucitado, porque el sol pone alamares de alegría en el brillante amanecer de la resurrección y se cumple el adagio de San Agustín: «Creo para comprender y comprendo para creer mejor». Cuando vemos a Jesús Resucitado, comprendemos que Cristo ha resucitado verdaderamente de entre los muertos y que vive en nosotros para siempre; igualmente los justos después de su muerte vivirán para siempre con Cristo resucitado y que Él los resucitará en el último día.

Pero nuestra alegría por la Resurrección es también la alegría de nuestra Madre. Ella ya no llora, ni lleva pena ni dolor alguno, porque la muerte de su Hijo ha sido el triunfo sobre la vida. Y nosotros también estamos alegres al compartir la alegría de nuestra Madre.

Ya no es Misericordia ni Piedad, ni tampoco Fe, ni Esperanza, ni Caridad, ni Lágrimas, ni Amargura, ni Dolores y mucho menos Soledad, ahora es Madre en la Alegría que le dió su Hijo al resucitar, recobrando las flores su color, y su perfume el azahar al ver a María libre de pesar, volando blancas palomas en señal de triunfo y paz, haciéndose la noche día en el corazón de María, nuestra Madre siempre, que en la resurrección de su Hijo, es María, Vírgen de la Alegría.

RESEÑAS HISTORICAS DE LAS HERMANDADES DE ECIJA AL 2008

HERMANDAD DE NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO

Ubicada en el Convento de San Pablo y Santo Domingo de Écija. En documento fechado en Marzo de 1623, se dictó decreto por el Arzobispado de Sevilla, sobre esta Hermandad, que contiene el siguiente particular: «La última aprobación de la Cofradía del Santísimo Rosario, por haber recibido en lo inmemorial el nombre de Angustias, fue en 8 de Febrero de 1551, en vista de las Bulas por el Ldo. Cervantes de Gaeta, Provisor de Sevilla y sale el Viernes Santo a las seis de la tarde». Respecto de esta hermandad, es interesante aclarar que sigue vigente como tal, aunque desde hace muchos años, no efectúa estación de penitencia en la Semana Santa astigitana. La imagen de Nuestra Señora del Rosario es una de las mejores esculturas ecijanas y está fechada a principios del siglo XVI, siendo atribuida al círculo de Pedro Millán.

REAL HERMANDAD Y COFRADIA DE PENITENCIA DEL BIENAVENTURADO SAN FRANCISCO DE PAULA, SAGRADA COLUMNA Y AZOTES, SANTISIMO CRISTO DE CONFALON Y NUESTRA SEÑORA DE LA ESPERANZA.

Desde su fundación, se encuentra ubicada en la Iglesia Conventual de la Victoria.- Realiza su estación de penitencia en la tarde del Jueves Santo. Transcribimos el particular relativo a esta Hermandad, decretado por el Arzobispado de Sevilla en Marzo de 1623, que dice así:

«La de la Columna que sale de la Victoria, fue aprobada en virtud de la regla y Bulas del Provisor de Sevilla el Doctor Mejía de la Zenda en 12 de Diciembre de 1570. Sale a las siete de la tarde el Jueves Santo.»

Se funda esta Hermandad el año de 1530, con el título de Santa Hermandad y Cofradía de la Sagrada Columna, Azotes y Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, de la Santa Cruz de Jesús, Nuestra Señora de la Esperanza y del Bienaventurado San Francisco de Paula. Sus primeras reglas fueron aprobadas el 12 de Diciembre de 1570, confirmadas por el Provisor del Arzobispado de Sevilla, Dr. Masía de Lassartes y firmadas ante el Notario Don Francisco Aragonés en la citada capital Hispalense (como se puede comprobar, hay una pequeña contradicción, entre el nombre del Provisor del Arzobispado de Sevilla, reflejado en el documento antes reseñado de 1623 y del que figura en documentos de la propia Hermandad). Imágenes: La imagen de Cristo en el misterio de los Azotes en la Columna, es de autor anónimo del siglo XVI. El Santísimo Cristo de Confalón, del siglo XVI, igualmente de autor desconocido y la imagen de Nuestra Señora de la Esperanza, de principios del siglo XVI de autor anónimo.

HERMANDAD DEL SANTISIMO CRISTO DE LA SANGRE Y NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES

Ubicada en la Parroquia Mayor de Santa Cruz.- La Cofradía de esta Hermandad realiza su estación penitencial la tarde del Jueves Santo. El Decreto dictado por el Arzobispado de Sevilla en Marzo de 1623, relativo a esta Hermandad, decía como sigue: «La del Santo Cristo de la Sangre que sale de San Agustín, en virtud de la regla que la aprobó don Gerónimo Manrique, Provisor de Sevilla en 30 de Enero de 1571. Sale a las cinco de la tarde en Jueves Santo».

En el año de 1564, el Padre Rvdo. Fray Pedro Clavijo, Prior del Convento de San Agustín y el Padre Fray Atanasio de Lasarte, junto con Juan de Alcalá y Andrés Martín (nombrados Alcaldes), Cristóbal Caro y Pedro Sánchez Portillo (nombrados Priostes), Francisco Martín de Castilla (Mayordomo), Juan de Morales, Alonso Romero, Francisco Moreno y Diego Ruiz (Diputados), fundaron esta Hermandad, con el título de Hermandad del Santo Cristo de la Sangre y Animas Benditas, ubicándose en el Convento de San Agustín, donde permaneció hasta 1858, en que, por la ruina del citado convento, se trasladó con las imágenes y enseres a la Parroquia Mayor de Santa Cruz, a cuya collación pertenecía el susodicho convento de la orden agustina.

El Provisor de Sevilla Don Gerónimo Manrique, aprobó sus reglas fundacionales el 30 de Enero de 1571, constituyéndose al propio tiempo la primera Junta de Gobierno, formada por: Hermano Mayor, Blas Martín.- Alcaldes: Jorge Melgar, Pedro Márquez y Juan de Osuna.- Escribano: Matías de Orejuela.- Depositario: Juan de Armenta. Imágenes: El Santísimo Cristo de la Sangre, obra cumbre de Gaspar del Águila, fue realizada en 1567, inspirado en el de San Agustín de Sevilla. Nuestra Señora de los Dolores, obra del cordobés Antonio Poz, realizada en 1853.

REAL, ANTIGUA Y NOBLE COFRADIA DE NAZARENOS DE NUESTRA SEÑORA, EN LA CONSIDERACION DE SUS ANGUSTIAS Y SOLEDAD, DEL SANTO ENTIERRO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO Y DEL DULCE NOMBRE DE JESUS.

Se encuentra ubicada en la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen. Por el Arzobispado de Sevilla, en su Decreto de Marzo de 1623, relativo a la Hermandad que nos ocupa decía: «La Soledad que sale del Convento del Carmen Calzado, fue aprobada en virtud de su Regla por el Licenciado Juan Rodríguez, Provisor de Sevilla en 11 de Junio de 1573. Sale Viernes Santo en la tarde.» Fundada aproximadamente en 1566, sus primeras reglas aparecen aprobadas el 15 de Julio de 1573.

Su primitivo título era el de «Antigua y Noble Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad».- Como pude comprobar existe una pequeña diferencia de un mes y cuatro días, entre la fecha consignada en el Arzobispado de Sevilla y la que de siempre consignó la propia Hermandad. Imágenes: El misterio de la «Quinta Angustia », formado por Jesús, María su madre y San Juan, obra atribuida a Jorge Fernández Alemán, del primer tercio del siglo XVI y los varones pueden fecharse sobre el siglo XVIII. El «Cristo yacente», de estilo gótico tardío, fechado en el siglo XV, de autor anónimo, se encuentra en el interior del Santo Sepulcro, magnifica urna de carey y plata, realizada entre 1700-1750. La «Virgen de la Soledad», del siglo XVIII, de autor desconocido. Su estación de penitencia la lleva a cabo en la tarde del Sábado Santo.- Tres pasos.

HERMANDAD DE NUESTRA SEÑORA DE LA PIEDAD Y SANTÍSIMO CRISTO DE LA EXALTACION EN LA CRUZ.

En la Iglesia conventual de la Merced tiene su sede.- Su estación de penitencia la lleva a cabo en la tarde del Viernes Santo. El Decreto citado anteriormente, procedente del Arzobispado de Sevilla, Marzo de 1623, respecto de esta Hermandad, decía lo siguiente: «La de la Piedad que sale de la Merced Calzada, fue aprobada su regla por el Licenciado Martín de Acosta, Provisor de Sevilla en 16 de Marzo de 1577. Sale el Jueves Santo a las diez de la noche.» Se funda dicha Hermandad en el año de 1509, en el Convento de los Mercedarios, sito al Mesón de la Foronda, actualmente llamado Barrio de Colonda.

Con el mismo título que hoy ostenta, se trasladó al Altozano de la calle Merced en el año de 1545, dado que el convento donde fue fundada quedó destruido en el año de 1543. Sus primeras reglas fueron aprobadas en 26 de Marzo de 1567 y en las mismas consta que fueron sacadas de otras anteriores. A partir del siglo XVIII, cuando las Hermandades ecijanas eran ocupadas por agrupaciones gremiales, en ella recaló el gremio de la construcción. Como podemos comprobar de la fecha que la Hermandad asigna a su fundación (26 de Marzo de 1567), no se corresponde la misma en cuanto a la que figura en el Arzobispado de Sevilla (15 de Marzo de 1577), siendo las citadas fechas motivo de dos litigios mantenidos con sendas hermandades ecijanas, uno en el siglo XVIII con la Hermandad del Santísimo Cristo de la Sangre, y otra en el siglo siguiente con la de Confalón. Imágenes: El Smo. Cristo de la Exaltación en la Cruz es obra del ecijano Miguel de Vilches, año de 1597. La Virgen de la Piedad, del siglo XVIII, es de autor anónimo.

DE LA PONTIFICIA Y MUY ANTIGUA HERMANDAD DE NUESTRO PADRE JESUS NAZARENO, SANTA CRUZ EN JERUSALÉN Y NUESTRA SEÑORA DE LAS MISERICORDIAS.

Tiene su sede canónica en la Iglesia de San Juan Bautista. Respecto de esta Hermandad, el Decreto del Arzobispado de Sevilla de Marzo de 1623, obvia hacer referencia alguna a su antigüedad, dado que el horario de su salida procesional no planteaba problema alguno respecto de las otras hermandades; de ello, que en auto de 1 de Abril de 1623, el Licenciado Antonio Cobarrubias, Canónigo Provisor del Arzobispado Hispalense, ordenó al Vicario de Écija, el señalamiento del día y hora en que habían de salir las siete Cofradías a las que quedaron reducidas las diez existentes a la citada fecha y que, respecto de esta Hermandad, se le señaló: «La de Jesús en Viernes Santo a las 5 de la mañana».

Data su fundación del año de 1564, siendo aprobadas sus primeras reglas en 1582, por el entonces Arzobispo de Sevilla Don Rodrigo de Castro. Tiene concedidas bulas por los Pontífices Paulo V y Clemencio VII. Imágenes: La Imagen de «Jesús Nazareno» es de la escuela sevillana, del siglo XVI y de autor desconocido. La «Virgen de las Misericordias», de la segunda mitad del siglo XX, obra del sevillano Ricardo Comas. Hace su estación de penitencia la madrugada del Viernes Santo a las seis de la mañana. Dos pasos.

REAL HERMANDAD Y ARCHICOFRADIA DE NAZARENOS DE LA CORONACION DE ESPINAS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, SAN MARCOS, SAN ROQUE, SANTISIMO CRISTO DE LA SALUD Y NTRA. SRA. DE LOS DOLORES.

Se encuentra ubicada esta Hermandad en la Parroquia de San Gil. Sobre la misma, y en relación con el Decreto de Marzo de 1623 del Arzobispado de Sevilla, la presente Hermandad, fue una de las que se vió obligada a dejar de procesionar; para mayor comprensión, copiamos literalmente lo que sobre ella decía dicho Decreto: «La de la Coronación de Cristo y San Roque que sale de San Gil fue aprobada su regla por el Sr. Don Alonso de Fajardo, Obispo de Esquilache, Provisor de Sevilla en sede vacante en 25 de Septiembre de 1585. Sale lunes en la tarde.» «El Licenciado Gaspar de Torres, Vicario de Écija, fue de parecer que las tres últimas, que son las de la Concepción, la Coronación y la del Ecce Homo, por ser las más modernas y salieren en días desacomodados, se reduzcan a las siete primeras, dado nuestro parecer en Écija a 28 de Marzo de 1623.

En Sevilla a 31 de Marzo de 1623, el Licenciado Don Antonio Cobarrubias, Canónigo Provisor en vista de lo anterior, se reciba información de los inconvenientes que resultan de haber diez Cofradías en Écija. Hecha la información ante Francisco Vidón, Notario, resultó justificado con testigos, muchos escándalos y quimeras sobre pasar unas Cofradías primero que otras. En cuya vista dicho señor, Licenciado Don Antonio Cobarrubias, mandó reducir las dichas diez Cofradías a sólo siete y mandó quitar las de la Concepción, la Coronación y la del Ecce Homo, concediéndoles licencias para que sí quieren juntarse con otra de las siete Cofradías, saliendo bajo la insignia de ella…» Documentos encontrados en el archivo municipal del Ayuntamiento de Écija, hace referencia a que en 2 de Diciembre de 1521, Don Gonzalo Martín Caballero entregó la suma de 260 maravedíes al Mayordomo de la Archicofradía que existía en la Iglesia del Alcázar, Collación de San Gil.

Esta primitiva Archicofradía, con el título de la «Coronación de Espinas de Nuestro Señor Jesucristo y San Marcos», fue establecida en la Parroquia de San Gil Abad por Don Alonso Fajardo de Villalobos, Provisor Sede Vacante de la Santa Iglesia de Sevilla, siendo imposible leer la fecha en las Reglas, por encontrarse el papel horadado. En el mismo libro se indica que el fundador de dicha Cofradía fue el clérigo Don Cristóbal Merino.

El 24 de Marzo de 1563, previa solicitud del cabildo de la Hermandad, se autoriza por el Licenciado Iñigo de Leziñana, provisor General del Arzobispo de Sevilla Don Rodrigo de Castro, culto a San Roque. En Cabildo de 25 de Septiembre de 1581 la Hermandad se obliga a fomentar la devoción y culto hacia el Santísimo Cristo de la Salud, si bien dicha Imagen no la adquiere la Hermandad hasta el 10 de Julio de 1614, fecha en la que, ante Diego de Morales, se otorga escritura pública por orden del Señor Provisor General de Sevilla. En Cabildo General celebrado en Enero de1702 se dió a conocer la aceptación que hacia el Mayordomo Mayor de Palacio, en nombre de S.M. el Rey Don Felipe V del cargo que se le había ofrecido de Hermano Mayor Perpetuo con derecho a sucesión. Por Real Orden de Felipe V, el Cabildo Municipal por voto acordó celebrar la festividad de San Marcos, titular de la Hermandad, para conmemorar la batalla de Almansa ocurrida el 25 de Marzo de 1707. Imágenes: La Imagen de la «Coronación de Espinas» era en su origen un Ecce-Homo, que fue entregado en 1863 a la Hermandad a cambio de la antigua imagen de la Coronación realizada por Santiago Blaglieto en 1853, siendo reformada por Don Antonio Alva. El «Santísimo. Cristo de la Salud», de estilo gótico renacentista, es de autor anónimo del siglo XVI. La «Virgen de los Dolores», igualmente de autor anónimo es del siglo XVII principios del XVIII. Realiza su estación penitencial la tarde del Miércoles Santo. Tres pasos.

REAL HERMANDAD Y COFRADIA DE NUESTRO PADRE JESUS NAZARENO ABRAZADO A LA CRUZ Y MARIA SANTISIMA DE LA AMARGURA.

Ubicada, desde su fundación, en la Iglesia Parroquial de Santa Cruz. Hace su estación de penitencia en la madrugada del Jueves al Viernes Santo. Un jueves Santo, a las doce de la noche, se apareció la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno Abrazado a la Cruz, a la venerable sierva Doña Sancha Carrillo, hija de Don Luis Fernández de Córdoba y Doña Luisa de Aguilar, señores de la villa de Guadalcázar. Como consecuencia de la citada devoción, el viernes 21 de Mayo de 1666, se reunieron unos devotos y redactaron las primeras Reglas, que fueron aprobadas por el Arzobispado de Sevilla el 1 de Junio del citado año, limitándose en dichas reglas a 33 el número de hermanos.

Diversas modificaciones, en cuanto al número de hermanos, sufrieron las reglas, hasta que el 27 de Marzo de 1907, el Arzobispado de Sevilla aprueba nuevas reglas que declara ilimitado el número de hermanos. El título de Real lo adquiere la Hermandad al aceptar el nombramiento de miembro de la misma el rey Alfonso XIII. Imágenes: Nuestro Padre Jesús Nazareno Abrazado a la Cruz, está fechado en el último tercio del siglo XVIII, atribuido al círculo de Roldán, La Roldana o con Juana Ruiz Gijón. La Virgen de la Amargura es obra del imaginero sevillano Castillo Lastrucci, siendo bendecida el 7 de Marzo de 1965.

HERMANDAD DEL STMO. CRISTO DE LA EXPIRACION, NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES y NUESTRO PADRE JESUS NAZARENO DE LA MISERICORDIA.

Tiene su sede en la Iglesia parroquial de Santiago el Mayor. Data dicha Hermandad del año de 1758, fecha en la que se denominaba «Hermandad de Penitencia de la Expiración », cuyo único titular era el Crucificado de dicho nombre. El año de 1842 aumentan los titulares al número de tres, fecha en la que se conocía a la Hermandad como la de «Nuestra Señora de los Dolores», uniéndose al Crucificado y a la Virgen de los Dolores el Santísimo Cristo de las Misericordias. A finales del siglo XIX o principios del XX, se denominó la Hermandad con el título que actualmente ostenta.

Imágenes: El «Santísimo Cristo de la Expiración», obra del escultor sevillano Pedro Roldán. Fechada en el siglo XVII. La de «Nuestra Señora de los Dolores», atribuida a un discípulo de «La Roldana» que la realizó en Sevilla, llega a Écija el 18 de Noviembre de 1713, desconociéndose la identidad de su verdadero autor. La imagen de «Nuestro Padre Jesús Nazareno de la Misericordia», obra de Montes de Oca, del siglo XVIII. Hace su estación de penitencia en la tarde del Martes Santo, con tres pasos.

HERMANDAD DE LA ENTRADA DE JESUS EN JERUSALEN, NUESTRO PADRE JESUS CAUTIVO Y NUESTRA SEÑORA DE LAS LÁGRIMAS.

Desde su fundación, se ubica en la Parroquia de Santa María.- Actualmente procesiona en la tarde del Domingo de Ramos, aunque, hasta mediados de los años 1960, lo hacía el Martes Santo, sólo con la imagen del «Cautivo». Se funda esta hermandad en el mes de Diciembre del año de 1955, con el nombre de «NUESTRO PADRE SEÑOR CAUTIVO», por el Cura Párroco de la Parroquia de Santa María, donde se ubica, D. Francisco Domínguez Fernández y el Presbítero Don Rafael Rodríguez Remesal, junto con D. Francisco Morales Martínez Fortún y Don Antonio Morales Martín y otros hermanos devotos de dicha Imagen, quienes decidieron redactar unos estatutos que les sirviese de reglamento a todas las personas que tuviesen, de alguna forma, relación con ella, donde concretaban los derechos y obligaciones para dar testimonio de fe, respeto y sometimiento a sus principios y creencias religiosas.

Sus primeras Reglas fueron aprobadas por Decreto del Arzobispado de Sevilla, con fecha 13 de Abril de 1956. El 5 de Mayo de 1967, esta Hermandad celebra Cabildo bajo la presidencia del Hermano Mayor Don Cristóbal Laborde Álvarez, acordándose por unanimidad que se uniera a la Hermandad como titular, una Virgen a la que se le profesaba culto en la Iglesia parroquial de Santa María, con el título de Nuestra Señora de las Lágrimas, por lo que a partir de esta fecha, el título de la Hermandad quedó con el de HERMANDAD DE NUESTRO PADRE JESUS CAUTIVO Y NUESTRA SEÑORA DE LAS LAGRIMAS.

A esta Hermandad pertenece igualmente la Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén, acordándose dicha creación en Cabildo celebrado en Mayo de 1973, siendo hermano mayor Don Francisco Hurtado Cobos, y aprobado por el Arzobispado de Sevilla el 20 de Julio del citado 1973.

Con tan acertado acuerdo, se recuperó para Écija, la tradicional procesión de «La Borriquita» que lo hacía junto a la «Vírgen de la Paz», también llamada de La Paloma» (recuerdo a esta imagen con una paloma sobre la mano); imágenes que todavía se encuentran en la Iglesia del Carmen y cuya procesión era organizada por la Comunidad del Colegio Salesiano del Carmen, participando muchos, por no decir todos, los alumnos de dicho Colegio, y que, a la marcha de dicha comunidad de Écija, dejó de procesionar en nuestra Ciudad.

Desde entonces, el título de la Hermandad quedó ampliado al que hoy ostenta de Hermandad de la Entrada de Jesús en Jerusalén, Nuestro Padre Jesús Cautivo y Nuestra Señora de las Lágrimas, aunque popular y tradicionalmente se le llame «Hermandad del Cautivo». Imágenes: La Imagen de Jesús entrando triunfante en Jerusalén, es obra del escultor sevillano Álvarez Duarte, realizada en el último tercio del siglo XX, siendo bendecida por el párroco de Santa María y Consiliario de la Hermandad Don Esteban Santos Peña, el Domingo de Ramos de 1974, haciendo su salida procesional por primera vez dicho día.

La imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo, es obra del escultor sevillano D. Cayetano González, realizada en el año 1947, saliendo por primera vez en penitencia el Martes Santo del año 1956. La Virgen de las Lágrimas, del siglo XVIII, es de autor anónimo, y pudiera proceder de la extinguida Hermandad del Dulce Nombre, que estaba ubicada en la misma Iglesia Parroquial de Santa María, pudiera ser la Vírgen que, con idéntica advocación recibía culto en la citada Iglesia.

HERMANDAD DEL SANTISIMO CRISTO DE LA YEDRA Y NUESTRA SEÑORA DE LA CARIDAD.

Ubicada en la Iglesia Conventual de Santa Ana, que fue antiguo Convento de los Franciscanos de la Orden Tercera, y, antes, Ermita de Santa Ana. Su estación de penitencia la realiza en la tarde del Lunes Santo. Se funda esta Hermandad en el año de 1959, por un grupo de vecinos del popular y ecijano barrio del «Puente», con el fin de abrir al culto la hasta entonces cerrada Iglesia de Santa Ana, así como poder dar veneración al Crucificado que, con el nombre, de Santísimo Cristo de la Yedra se encontraba en dicha Iglesia.

El citado Crucificado ya había sido titular de una Hermandad que radicó en la mencionada Iglesia, entonces Convento, en el siglo XVII, con el título de «SANTO ANGEL DE LA GUARDA Y ECCE HOMO, CRISTO DE LA HUMILDAD, SANTA ANA, SAN JOAQUIN Y CRISTO DE LA YEDRA». Imágenes: El Santísimo Cristo de la Yedra se atribuye a Juan de Mesa, por la semejanza de la imagen al Cristo del Amor de Sevilla, así como por la configuración del paño de pureza y la corona de espinas, que tiene la particularidad de que una de sus espinas se clava sobre la ceja derecha de la Imagen, que data del siglo XVII. La Virgen de la Caridad, es obra del imaginero sevillano Francisco Buiza, realizada en 1961.

HERMANDAD DE NUESTRO PADRE JESUS SIN SOGA, NUESTRA SEÑORA DE LA FE Y LOS SAGRADOS CORAZONES DE JESUS Y MARIA.

Desde su fundación está ubicada en la Iglesia de Santa Bárbara.- Su estación de penitencia la realiza en la tarde del Viernes Santo. Imágenes: Nuestro Padre Jesús Sin Soga, obra de Montes de Oca, realizada en 1733, recibía culto primitivamente en la capilla de San Gregorio. La Vírgen de la Fe, una dolorosa del siglo XVII, perteneció a la Hermandad del Santo Entierro de Santo Domingo, de autor anónimo. Es una de las hermandades más jóvenes de Écija; comienza su andadura en la primavera del año de 1977, naciendo como fruto de la unión de dos grupos de jóvenes, uno que llevaba a cabo labores de caridad entre los necesitados y otro que deseaba integrarse en una hermandad de penitencia, pero en ambos una misma idea, vivir más profundamente sus creencias cristianas.

Convencidos de dichos principios, solicitaron permiso del Arzobispado de Sevilla para la elaboración de sus Reglas, lo que se inició tras el correspondiente periodo probatorio, memoria de actividades realizadas y los correspondientes informes del clero astigitano y concretamente del párroco de Santa María Nuestra Señora, de quien dependía eclesiásticamente la Iglesia de Santa Bárbara donde tenían pensado ubicar su sede.

En esta última Iglesia se establecen mediante la autorización concedida por Decreto de 11 de Marzo de 1978 del Obispo Auxiliar y Vicario Episcopal de Laicos Don Rafael Bellido Caro, constituyéndose una junta gestora y realizando su primera estación de penitencia el 24 de Marzo de dicho año de 1978. El reconocimiento oficial como tal Hermandad, les fue concedido por Decreto de 24 de Marzo de 1988, fecha en que se aprueban por el Arzobispado de Sevilla sus reglas y queda erigida canónicamente en la Iglesia de Santa Bárbara. Desde hace unos años acordaron, y así les fue aprobado por la Autoridad eclesiástica, añadir a su hermandad el título de los Sagrados Corazones de Jesús y María, dando culto a los mismos, recuperando una devoción que, precisamente en la iglesia de Santa Bárbara, desde muchos años, se le tenía por el pueblo astigitano.

HERMANDAD DEL SANTISIMO SACRAMENTO, GLORIOSA RESURRECCION DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, MARIA SANTISIMA DE LA ALEGRIA Y SANTA MARIA MAGDALENA.

Ubicada en la Parroquia Mayor de Santa Cruz.- Hace su estación de penitencia en la mañana del Domingo de Resurrección. Se reorganiza esta Hermandad en el año de 1979, aprobándose las reglas actuales, por Decreto de Constitución y Aprobación, expedido por el Arzobispado de Sevilla en 2 de Febrero de 1990, en cuyas reglas, curiosamente, ya se admitía la presencia e igualdad en la Hermandad, e incluso con acceso a cargos directivos, tanto de hombres como mujeres; situación de derecho respecto de estas, que posteriormente sería admitida por el propio Arzobispado Hispalense. Igualmente es interesante destacar de esta hermandad, que es la única de las existentes en Écija, que reúne tres características muy peculiares, cuales son, ser al mismo tiempo Hermandad Sacramental, de Penitencia y de Gloria. El 6 de Abril de 2000, fue autorizada a que se le agregara a su título el de «Santa María Magdalena».

Esta Hermandad ya existió con la popular denominación de «El Entierro de Cristo», ubicándose en la misma sede parroquial, según el Decreto Arzobispal de 1623, reflejado al capítulo I del presente, que referido a la misma, en cuanto al orden del desfile procesional durante la Semana Santa, consigna: «El Entierro de Cristo de Santa Cruz, el Viernes Santo a las 4 de la tarde». Data su fundación de 1581 según datos obrantes en los libros de la Parroquia Mayor de Santa Cruz. Dentro de esta primera etapa, concretamente en 1601, fue agregada a la «Archicofradía homónima de Santiago de los Españoles» de la ciudad de Roma, obteniendo el privilegio de celebrar en nuestra Ciudad «LAS CUARENTA HORAS». En el año de 1616 se unió la Hermandad del Santísimo Sacramento y tuvo por título «Muy Ilustre Hermandad del Santísimo Sacramento y Archicofradía de Resurrección y Santo Entierro de Nuestro Señor Jesucristo».

Estaba dicha hermandad integrada por hermanos de la «nobleza» ecijana, existiendo dos libros, uno en el que se hacía constar a los hombres y en el otro a las mujeres, apareciendo en este último gran número de monjas que pertenecían a los numerosos conventos de Écija, si bien se limitaba el número de hermanos a cien caballeros y cien mujeres. La elección para el cargo de Hermano Mayor se hacía cada catorce años, pero nombrándose catorce hermanos mayores, los cuales iban ocupando el cargo un año cada uno, y en el supuesto de que alguno falleciere o enfermase, era sustituido por el siguiente. El año que duraba su mandato, tenía que guardar cuarenta y ocho horas de adoración al Santísimo Sacramento, soliéndose poner en la sacristía ropa y alimentos. Estos últimos consistían en media cuartilla de vino, una tostada de bizcocho y media cuartilla de rosalí. Igualmente se le daba al Predicador dicha ración el día de la función. Era norma en los cultos llevar refrescos, subvencionándose con pagos a la Iglesia y sus Ministros. Imágenes: El Triunfo de Jesús Resucitado es de autor anónimo del siglo XVI y la Virgen de la Alegría, obra del imaginero sevillano Antonio Dubé de Luque realizada en 1988.

HERMANDAD SACRAMENTAL DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN, COFRADIA DE NAZARENOS DEL SANTISIMO CRISTO DE LAS MISERICORDIAS, NUESTRO PADRE JESUS DESCENDIDO DE LA CRUZ Y MARIA SANTISIMA DE LA PIEDAD.

En su fundación, año de 1992, tuvo su sede en el Convento de los Descalzos, trasladándose por ruinas del mismo al Oratorio de San Felipe Neri, donde se estableció de forma definitiva. Su estación de penitencia la realiza en la tarde del Viernes Santo. Imágenes: El Misterio presenta a Jesús entregado a los brazos de su Madre, obra del sevillano Manuel Ramos Corona en la última decena del siglo XX. La Virgen de la Piedad, obra anónima de estilo napolitano es del siglo XVIII, procede del Convento de Carmelitas Descalzos, donde se fundóHermandad de Nuestra Señora del Valle de Ecija esta Hermandad. María Salomé, es una imagen dolorosa que procesionaba desde el siglo XVII con la Hermandad de San Juan (Virgen de las Misericordias) y que fue sustituida por una nueva Imagen.

María de Cleofás, imagen igualmente dolorosa que también perteneció a la Hermandad de San Juan, fechada en 1955, obra del imaginero jerezano José Marín. San Juan Evangelista, imagen del escultor sevillano Fernando Murciano Abad, realizada en 1998. José de Arimatea, imagen realizada en 1999 por el escultor citado anteriormente. María Magdalena, del mismo autor, realizada en el año 2000. Nicodemus, de igual autor, realizada en el año 2001.

Por último hacemos constar que perviven tres hermandades de gloria en esta Ciudad de Écija, al año que nos ocupa. Una, de mucha antigüedad, fundada en la advocación de Ntra. Sra. Del Valle, patrona de Écija, que tiene su sede en la Parroquia Mayor de Santa Cruz; otra la Archicofradía de los Devotos de María Auxiliadora, que se encuentra establecida en la Iglesia de Ntra. Sra. del Carmen, y fue erigida canónicamente el 31 de Mayo de 1913, y la tercera, la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío, fundada en el año de 1972 y con sede en la Iglesia de Santa María Nuestra Señora.

RECUERDO A LA TIA PILAR

Cuando terminó la ofrenda y el Niño se quedó dormido, aproveché
para desmontar el nacimiento y de esa manera, los Reyes Magos
ya no podrían volver a pasar por el Palacio de Herodes, y así este, no
sabría nunca el lugar donde había nacido el Niño Jesús.

Envolví una a una todas las figuras y las guardé en la pequeña
caja de cartón, que dejaba dentro de un baúl en forma de corazón,
donde Jesús seguiría estando vivo junto a mí, mientras una y otra vez,
el ángel del Señor, seguía proclamando:

«Gloria a Dios en los cielos y paz en la tierra a los hombres y
mujeres de buena voluntad»

Ramón Freire Gálvez.

En recuerdo a la tía Pilar.