TRIUNFO DEL APOSTOL SAN PABLO DE ECIJA
REVISTA FERIA DE ECIJA – 2008
Autor: José Enrique Caldero Bermudo
(Cronista Oficial de Ecija)

Triunfo de San Pablo en EcijaLa celebración, desde el 29 de junio del año 2008 a la misma fecha del próximo año, de los eventos conmemorativos del Año Santo Paulino, con motivo del bimilenario del nacimiento del Apóstol de las Gentes, Patrón Canónigo de la ciudad de Écija, y tan vinculado al inicio y desarrollo de la fe cristiana en esta población, así como su perenne presencia en la vida astigitana a lo largo de la historia en sus manifestaciones sociales y artísticas, nos da pie para realizar este artículo sobre uno de los monumentos y lugares que ponen en relieve la importancia de San Pablo en la ciudad que él evangelizó, según las tradiciones que hemos heredado. Asimismo, las obras de remodelación de parte del paseo que lleva su nombre, a orillas del río Genil, en las que se incluye el propio triunfo en homenaje a tan ilustre personaje, ofrecen ocasión propicia para dedicar unas líneas al origen, evolución y descripción de este ejemplo monumental ecijano.

El triunfo al apóstol San Pablo, situado en el Paseo de su mismo nombre, es un tipo de monumento de exaltación que contó en la ciudad de Écija con varios ejemplos hoy desaparecidos, conservándose únicamente el dedicado a la Virgen del Valle, en la plaza de Santa María, y éste que comentamos. Hubo otro en la plaza del Puente, conocida entonces como Plaza de los Mesones, por el número de establecimientos de este género que en ella existían para atender a los viajeros, y que estaba dedicado a San Cristóbal, patrón de los caminantes, derribado en 1868 tras la revolución que destronó a la reina Isabel II, y parte de los restos fueron descubiertos en el interior de le torre de la iglesia de Santa Ana, mientras otros, como la cabeza del Niño Jesús que portaba el santo, se conservan en el Museo Parroquial de Santa María.

Triunfo de San Pablo EcijaEsta Clase de monumentos triunfales situados en plazas o a la entrada de las ciudades es una manifestación del fervor religioso del hombre barroco y tiene sus antecedentes en los modelos centroeuropeos del siglo XVII, llamados “columnas de la peste”, pues fueron erigidos en acción de gracias por la protección sobrenatural en las grandes epidemias de ese mal que se sucedieron a lo largo de aquella centuria, que muestran una recargada decoración escultórica, tanto en relieve como en bulto redondo, y de trabajo de la piedra y que proliferan por las ciudades y lugares religiosos de Alemania, Austria, República Checa y otros países de los antiguos dominios de los Habsburgos.

En la ciudad de Écija se le levantaron otras construcciones triunfales de menor porte, como las dedicadas a la Virgen del Valle y San Pablo en la desaparecida pontezuela del Valle, junto al Hospital de San Sebastián. De carácter civil eran las columnas triunfales de mármol rojo y blanco con esculturas de Carlos III, Carlos IV, María Luisa de Parma y el Infante Luis, que servían de pórtico a la alameda del mismo “Paseo Triunfo de San Pablo”, denominación de ese espacio incluso antes de erigirse el monumento. Éste quedó terminado el 6 de julio de 1772 y fue sufragado por el pueblo ecijano y levantado a solicitud del corregidor don Joaquín Pareja Obregón.

Está formado por un basamento cruciforme con dos escalones sobre el que se sitúa una capilla abierta a las cuatro caras con rejas y grandes volutas en las esquinas; en su interior había una cruz de hierro sobre pedestal, hoy desaparecida. Sobre la capilla se alza un cuerpo moldurado con volutas que soportan cuatro faroles de forja. El fuste de la columna presenta decoración en anillos y se corona con capitel corintio. La imagen del Santo está representada descansando el peso del cuerpo sobre una pierna y portando un libro y una espada; ésta última y el resplandor son de metal.

En 1785 el monumento amenazaba ruina. El cabildo municipal acordó, el 10 de junio de ese año, que una diputación visitara a los clérigos de la Parroquia de Santa Cruz por si seguían deseando que el triunfo se trasladara a la plaza de dicha iglesia, y, si así era, que acometiesen la obra.

Los caballeros que habían contribuido a la construcción del monumento recurrieron esta decisión y el Cabildo de 17 de junio de ese mismo año determinó que una comisión visitase a dichos señores, que estaban dispuestos a correr con los gastos de la restauración, y decidieran el arreglo o el traslado, extremo que no se llevó a cabo.

El año 1929 se realizaron de nuevo obras de restauración en el triunfo de San Pablo. Entre 1953 y 1955 se ejecutaron obras de ensanche en la carretera Madrid-Cádiz. Por ello, el monumento al Patrón, que siempre había estado frente a la entrada al Paseo de San Pablo y fuera de su recinto, fue trasladado al interior del mismo, donde hay se encuentra. En el momento presente se está proyectando una nueva restauración en el marco de las obras de remodelación de su entorno que están en marcha por parte del Excmo. Ayuntamiento de Écija.

Actual Triunfo de San Pablo en Ecija